MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO”

‘La Genio de Bolaños’ precisa poca presentación. Cuando se escribe el nombre de Macarena Aguilar (12/03/1985), la reacción instantánea despierta multitud de imágenes y aglutina muchas cifras, pero el legado más relevante que se puede extraer de su fantástica trayectoria deportiva es otro: SER REFERENCIA PARA MILES DE NIÑAS. Más de 15 años de carrera en la máxima élite, su vitrina guarda decenas de prestigiosos títulos y su corazón cientos de inolvidables momentos. Casi 29 meses hace que el balonmano perdió magia, los 40×20 suman más de dos años sin disfrutar de esas acciones imborrables. Queda el recuerdo y la memoria.

Aunque lo importante hoy es leer a la verdadera protagonista, no podemos obviar un resumen de su principal herencia: MACARENA, LA GENIALIDAD HECHA JUGADORA. Sus números asustan pero son lo de menos, supera la veintena de títulos -incluyendo cinco preseas con la elástica nacional (un bronce olímpico, un bronce mundial, dos platas europeas y un oro mediterráneo)- y atesora miles y miles de goles -casi 900 con las distintas categorías de la selección-. Una balonmanista irrepetible que se sincera ante el mundo, abre su alma para explicar las razones de sus decisiones pasadas, muestra su arrepentimiento en determinadas etapas y refleja, otra vez más, aquella máxima: puedes caer tantas veces como te levantes.

Esta ventana cumple 11 años dando voz a las jugadoras de balonmano, a las protagonistas de este maravilloso deporte, y es un orgullo que una de las mejores de siempre haya decidido romper su silencio aquí, en DeporteCienPorCien. Es la primera vez, no sabemos si la última, que Aguilar medita y verbaliza acerca de los motivos de su retirada en un medio de comunicación.

Macarena Aguilar celebrando en Río 2016 – Foto: Olympics

Es que ha pasado tanto tiempo que no sé por dónde empezar…

Sí que ha pasado mucho tiempo…

La gente quiere saber de ti.

¿Tú crees?

Sí, claro que lo creo. ¿Qué hace Macarena ahora? 

Pues ahora mismo, trabajando de prácticas en Madrid.

Cuenta más, ¿te formaste para esto?

Sí. A ver, tengo que reconocer que durante mi carrera deportiva no estudié mucho, tardé mucho en sacarme selectividad y luego me matriculé en Económicas pero no terminé la carrera aquí y, cuando me fui al extranjero, menos aún. Pero en los últimos años empecé a cambiar la mentalidad, en mi última temporada ya inicié una FP de Asistencia a la Dirección para que estuviera relacionado, aunque tenía claro que no quería estudiar una carrera porque no sabía si seguiría jugando y serían muchos años. Necesitaba algo más llevadero, tenía que saber si me readaptaría al estudio y decidí hacer el módulo relacionado con la empresa, ahora estoy haciendo las prácticas y el TFG.

¿Cómo es un día cotidiano de Macarena y qué relación mantiene con el balonmano?

Ahora mismo… [Suspira] un día cualquiera para mí significa levantarme a las 6:30 de la mañana que por cierto, los primeros días pensaba que me daba algo, y a las 9 de la noche estaba en la cama [se ríe]. Voy a la oficina, estoy hasta las 17 horas más o menos y luego pues hacer un poco de vida por los ‘madriles’. No hago nada de deporte, es algo pendiente que tengo, pero  ahora no encuentro la motivación. Mi relación con el balonmano es principalmente con mi marido [Jorge Maqueda – Hispanos]. Y luego con Nerea [Pena], por supuesto, y con alguna más… Tengo que reconocer que necesitaba estar fuera de todo lo que tenía que ver con el balonmano pero, poco a poco, estoy retomando contactos.

Prácticamente 30 meses desde que dejaste el balonmano y mucha gente sigue sin saber los motivos… Te lo pregunto directamente, ¿por qué dijiste adiós? 

Ya, lo sé. [Piensa] ¿Por qué dejé el balonmano? Porque ya no podía más, mi cabeza dijo ‘hasta aquí hemos llegado’. Simple y llanamente, en los últimos meses había veces que iba a entrenar y lloraba. No estaba bien, se juntaron varios hándicaps y el balance no podía seguir así. No era feliz, no disfrutaba, estaba lejos de mi pareja… No llegaba a buen puerto. Necesitaba resetear mi cabeza. Tomé la decisión de dejarlo y luego, con el tiempo, me di cuenta de que igual me hubiera venido bien volver después… No haberlo dejado así ‘pam’, de golpe. Pero eso lo percibí después, en ese momento vi que se acabó. Ni yo ni los que estaban a mi alrededor podíamos seguir así y esa fue la decisión que tomé.

Entonces, el año más duro del balonmano fue el último en Thüringer…

Sí. Sí fue duro, sí.

Cuando empieza esa temporada 2017/18, ¿tú ya barajabas que podía ser la última?

No, para nada.

El 14 de septiembre de 2017 se publicó la convocatoria de Carlos Viver y ni tú ni Mangué, las dos jugadoras con mejores registros en ese momento, fuisteis convocadas. No sé si ya esperabas algo o no, ¿qué pensaste? 

No, nos enteramos por Twitter. Es que ese tema [resopla]… Yo, si me tomo un café contigo, te cuento todo lo que pasó y te quedarías alucinado, pero… Es que no sé si quiero que se sepa todo, no quiero profundizar porque no hablé en su día y ya han pasado tres años.

Aguilar contra Kristiansen – Foto AFP

Entendemos que quieras contar poco, mucho o nada pero a la vez es una pregunta obligada, porque si no la gente no entendería que te entrevistamos si obviamos esta pregunta…

Ya, ya… Pues a nosotras nadie nos llamó.

¿Esto influyó mucho en tu posterior despedida definitiva?

Totalmente. No fue lo que condicionó toda la decisión, pero hizo que cambiara toda la temporada, claro. Piensas en una cosa y te la quitan, quizá fue culpa mía que no le supe dar la vuelta, yo también estaba mal que fue otra piedra más en el camino o la última gota que colmó el vaso. Luego me lesioné, me hice una fractura en la clavícula, en Alemania tampoco supieron muy bien qué era y una lesión, que iba a ser de un mes, se convirtió en tres meses sin jugar. Entonces, te pasa eso en septiembre, no vuelves a jugar hasta enero y se junta todo… [Piensa] A ver, sé que quieres preguntarme más sobre este tema y no me importa contarte pero…

Entendemos que no quieres hablar públicamente y para todo el mundo.

Sí, porque ha pasado mucho tiempo.

¿Sabes lo que extraña desde fuera y dejando a un lado lo periodístico? Que, desde aquel momento, da la sensación de que ninguna de las partes -seleccionador y jugadoras- han hablado claramente de una decisión tan relevante… Porque, por ejemplo, Marta Mangué dijo aquí que ella sigue en activo y volvería si le llaman, pero en tu caso ya no es posible. 

Yo no hubiera vuelto, nunca, y lo sabe la gente que ha estado cerca de mí.

Por eso te digo que hay un halo de misterio que rodea todo este tema…

Claro, porque nadie habla claro.

Independientemente de los ciclos, de los gustos de la afición y de las decisiones técnicas, cuando dos jugadoras internacionales de vuestro calibre terminan una etapa con la selección, tan exitosa, lo más normal es agradecer el compromiso y rendir el correspondiente homenaje.

Bueno, eso puede ser… Llevábamos muchísimos años en la selección, pero no éramos tan mayores [32 años ella cuando dejó de ser internacional]. De hecho, ahora hay gente igual o mayor que nosotras en las chicas, en los chicos y en todas las selecciones, con lo cual para mí eso fue una excusa barata.

No estoy tan seguro de que la edad fuera la razón de la versión oficial…

Es lo que se decía.

¿El relevo generacional?

¿El relevo de qué? Es que no, si lo piensas, la gente tampoco es tonta. Seguro que algunos se creyeron lo del relevo porque les interesaba, lo entiendo porque hay gente a la que le gustas más o menos, seas su preferida o no… Marta [Mangué] llevaba 300 internacionalidades, toda la vida ahí, ¿podía haber seguido aportando? Bajo mi punto de vista, por supuesto. Pero bueno, el caso es que cuando se hacen las cosas mal, se hacen mal y ya está.

¿Coincides con Mangué en que deberíais haber tenido un reconocimiento o un homenaje para, por lo menos, poder despediros de la toda la gente que os ha seguido durante tantos años?

Sí, si lo piensas sí. Lo que pasa es que yo no tengo el chip de Marta porque como yo también decidí dejarlo y sin despedirme, entonces no lo veo igual. No sé si me explico. Pero, claro, obviamente ahora, después de dos años y pico, la despedida no la veo como una cosa…  A lo mejor en ese momento te hubiera dicho que sí.

Claro, pero tu caso es distinto al de Marta porque, aunque ella no esté en la selección todavía no está retirada. Tú sí, ¿no te choca que haya jugadoras internacionales retiradas con las mismas medallas que tú que hayan tenido por lo menos un homenaje?

Ya, pues no sé. Será que yo soy más borde o que no me gustan tampoco esas cosas… Si me lo hubieran propuesto, yo hubiera dicho que no. Es que no… Yo, de todo eso y más con federaciones, no hubiera querido nada.

Fernández, Mangué y Aguilar – Foto: EFE

¿Crees que la RFEBM lo ha hecho bien contigo?

Nooo, claro que no. Lo ha hecho fatal, pero bueno…

Se ha dicho desde el ente federativo que la igualdad es real y que hoy se ha equiparado todo, pero aquí entran varios detalles aparte del dinero y las dietas… Yo recuerdo cuando tú cumpliste 200 partidos con las Guerreras, Víctor Tomás también los cumplió por esa época, ¿recuerdas?

Hombre, no sé lo que me vas a decir. Me acuerdo de los 200 partidos, de eso sí.

¿Te acuerdas de lo que te regalaron?

Pues un ramo de flores

¿Y del regalo de Víctor Tomás?

Pues una camiseta, eso claro que lo sé.

¿Hubieses preferido una camiseta?

Desde luego. Pero bueno, es verdad que a posteriori sí se han dado camisetas, pero cuando yo estaba no.

Es cierto que se ha mejorado mucho teniendo en cuenta de dónde se venía, además es que tú viviste -o sufriste- también la época de Román, por ejemplo…

Sí, lo de la camiseta fue con Paco [Blázquez] pero, desde Román hasta ahora, ha cambiado todo muchísimo, nada que ver.

Quiero que repasemos tu trayectoria, de principio a fin, con calma. Tenías, creo, 16 años cuando saliste de casa para jugar con Mayo… ¿Cómo se cocinó todo aquello siendo menor de edad?

Bueno, yo estaba en los programas de verano en Bilbao [con la selección], cuando era cadete y, cuando volví, Basilio contactó conmigo, él era el responsable de la cantera del club. Me contó lo que querían y fui con mis padres a Valencia, comimos con Cristina [Mayo] y ahí surgió todo. Yo lo tenía claro, mis padres lo pasaron mal porque era muy pequeña, pero es verdad que nunca me dijeron que no. Pero sí, me fui con 16 años. Al principio fue duro, supuso un cambio bastante grande para mí porque venía de un pueblo. Estuve en una casa con una familia, la chica era de mi edad y jugaba a balonmano… Eso me ayudó muchísimo porque jugábamos juntas y entrenábamos juntas.

Es que el cambio sería brutal, de estar en tu casa a militar en un equipo que aspiraba a todo y que, años después de que tú llegases, jugó finales de Champions…

Nosotras estábamos con la cantera, en el juvenil, y también jugábamos con el de Primera Nacional. Luego íbamos a entrenar dos veces por semana a L’Eliana.

Claro, tú llegaste en la 2001/2002, Sagunto jugó la final de la Champions en 2003 y luego se quedó en semis en 2006…

Sí, yo estaba entrenando dos veces por semana con ellas y estuvimos viendo la final y todo. Fue al año siguiente cuando ya formamos parte del equipo al cien por cien.

Después (2009) dejas el club que ya no es el que era cuando llegaste, ¿por qué Itxako?

Pues sí, me había roto la rodilla y ese año había bastantes problemas económicos. Se fue casi todo el mundo pero decidí quedarme, me acababa de operar y quería estar tranquila y en mi zona de confort. Después se puso la cosa que no iba más allá, fue como una sentencia anticipada. De las cuatro que quedábamos, algunas se fueron, Eli López se retiró, me llamó Itxako y yo decidí irme.

En Itxako sucedió más o menos lo mismo.

Sí, más o menos igual.

La historia fue muy similar. Dos trasatlánticos de España, de dos generaciones distintas pero recientemente subcampeones de Europa y quebrados económicamente.

Sí, totalmente. Ese fue el problema. Y la verdad es que, fíjate, en esas dos etapas yo tengo muy buen recuerdo, porque era un grupo, un equipo, amigas, encima en España… Cuando lo tienes no lo valoras tanto, pero cuando sales al extranjero, vives otras cosas y ves lo que hay por ahí, piensas: ¡Madre mía, qué privilegiadas hemos sido! De poder jugar una final de Champions, con los pabellones llenos y todo eso en España.

Las jugadoras denuncian los impagos – Foto: MZ Web

La cosa ha cambiado, el éxodo empezó con vosotras y ahora hay unas 20 jugadoras españolas de primer nivel fuera.

Total.

Cuando Itxako cae, vosotras estáis en vuestro apogeo internacional por las medallas de la selección. Tú decides jugar en Randers, ¿por qué eliges Dinamarca, la cuna del balonmano?

Elegí Dinamarca porque desde siempre había querido jugar allí, porque veía que era lo más del balonmano y era algo que tenía dentro, siempre había querido jugar allí.

¿Cumplió tus expectativas?

Sí, desde luego. Claro que sí. Es verdad que luego estás allí y te das cuenta de que vienes de un juego totalmente diferente y el primer año me costó más trabajo, con todo el tema de la cultura y las costumbres… Pero el segundo año para mí fue, tanto personal como deportivamente, uno de mis mejores años.

¿Cómo puedes explicar la diferencia? Tú venías de equipos deportivamente top, subcampeones de Champions, superiores a Randers pero, ¿cómo es esa esencia?

El marketing es… Bueno, nada que ver. Cómo se trabajaba físicamente, cómo se trabajaba desde la base. Yo estaba viendo a una niña de 14 años haciendo las mismas pesas que yo, con el mismo programa y decía: ¿Esto qué es? Ahora lo veo normal, pero cuando llegué de España pues no lo entendía y físicamente lo noté un montón. Y luego la estructura del club, aquí es verdad que hemos tenido equipos muy buenos pero en potencial e infraestructura igual se quedaban un poco cortos, si lo comparas con otros equipos grandes de Europa.

Claro, aparte que la cantera de Randers es un escándalo. Pero, cuando se habla de infraestructura es importante saber cuánta gente cobra del club y es profesional del club… 

Eso es… Claro, es todo. Luego hago una zona VIP, traigo a un montón de patrocinadores y hago que estén contentos. Es como en Francia, al final se cuidan mucho algunos aspectos que en España no cuidamos y que quizá sean más importante que otras cosas.

Foto: Györ AUDI ETO

Cuéntanos la aventura en Györ, la ultraélite.

Cuando me llamó Ambrosio [Martín], obviamente dije que sí. Estaba superemocionada. Fue una pretemporada muy dura, de las peores que recuerdo porque entrenábamos tres veces al día. Buah [resopla]. Me lo pasé superbien, conocí a mucha gente e hice amigas, pero fue una experiencia muy dura. Lo primero porque no nos clasificamos para la Final4 y yo fui para eso, como objetivo personal. Venían de ganar dos o tres seguidas, pero claro, hubo tres lesiones de LCA, dos embarazos, un menisco y luego el problema que tuvo Susann Müller [rescisión de contrato]. Claro, ¿qué más se puede pedir? Éramos seis jugadoras de campo en los últimos partidos, la final de la liga húngara también la perdimos. La portera se lesionó a última hora, fue una temporada muy bonita por lo que significa jugar en Györ, me quedaba alucinada cuando veía que los aficionados habían estado 24 horas en un autobús para vernos jugar fuera. Pero también fue difícil porque en el plano deportivo no pudieron pasar más cosas…

¿Tú crees que, ahora mismo, Györ es la mejor ciudad del mundo para vivir balonmano?

Hombre, pues sí. Aparte de estructura de equipo, de estabilidad… Sé que en otros sitios se cobra más que allí, pero nadie rechazaría una oferta de Györ.

Y ahora toca el misterio de Rostov, cuenta qué pasó cuatro años después.

[Risas]

Recuerdo una conversación contigo por aquella época (invierno 2016), me dijiste que contarías qué pasó cuando te retirases. Es el momento.

Bueno, sé que llegué tarde porque me pedían algo especial en el visado, estuve como un mes y medio para conseguir lo que necesitaban y cuando llegué llevaban una semana entrenando y el entrenador que me había fichado ya no estaba. Empecé con mal pie, yo quería A y ellos B. Me apartaron del equipo hasta que me ofrecieron pagarme si me iba. Pues vale, me pagas y me voy.

Pero para que la gente no se pierda, ¿te ficharon y se arrepintieron de ficharte? ¿Argumentaron alguna historia física o similar?

Sí, sí, sí, eso. Ellos decían una cosa y yo otra, había llegado una semana más tarde y no podía correr como ellas corrían, además nunca había corrido como ellas. ¿Qué pasa? El entrenador danés me había fichado, creo que fue la excusa. Llegué tarde, no encajé, no sé si se arrepintieron, no lo sé. Tampoco quise pelear, era año olímpico y no podía estar pensando si me quedaba o no. Me pagaron y me fui más contenta.

De vuelta a Hungría, Siófok, ¿territorio seguro?

Sí, territorio que tela marinera. Siófok fatal, todo el equipo tenía firmado el contrato para una temporada, el presidente llegó el último día y dijo que nos rompía el contrato a ocho jugadoras. Que nos fuéramos del equipo, incluido el entrenador. Si queréis seguir aquí, no tenéis vacaciones y tenéis que venir ocho horas diarias. Estuvimos dos días en el pabellón desde las ocho de la mañana hasta que él quería, ocho horas todos los días como cualquier trabajador. Es decir, una cosa… Al final, nos pagaron lo que se nos debía de ese año y, por salud, todas rompimos los contratos. Recuerdo que estaban Daniela Piedade, Lara González, Valentyna Salamakha y varias jugadoras más, nos tenía en la pista porque, claro, no podíamos entrenar ocho horas.

Ahora vamos a tu último club, pero está bien que cuente esto una de las cinco mejores jugadoras españolas de la historia porque si te ha pasado a ti, imagina lo que le puede pasar a gente de menos nivel que es el 99%…

Pues sí, porque muchas veces este tipo de gente, energúmenos o no sé cómo llamarles, se piensan que, por tener el dinero y ser los jefes, pueden hacer con nosotras lo que les dé la gana. Pues no, denunciamos todas y nos pagaron los tres meses que nos debían. Desgraciadamente, por gente así este deporte no termina de crecer más.

El último título de Macarena – Foto: Franzisca J. Braun

Has contado que en Thüringer lo pasaste bastante mal, aún así te despediste ganando un título… ¿Sabes los títulos que has ganado en tu carrera?

No lo sé.

Sé que son más de 20. 

Yo tampoco lo sé, pero en Thüringer me despedí con una Bundesliga. Allí estuve dos años, mi primer año muy bien y el segundo tuve ese problema más la lesión del hombro y eso influyó, pero jugaba bastante y me tenían en cuenta en las cosas que podía aportar, que eso también era muy importante para mí. A veces estaba en el banquillo y venía el entrenador a preguntarme qué pensaba… Eso era muy gratificante, porque veía que tenía confianza en mí. Y encima otro título.

Hablemos de la selección. Debutaste en 2004, ¿puede ser?

Sí, en octubre después de los JJOO 2004 de Atenas. Era júnior.

¿Qué recuerdas de esos primeros días? No sé si tenías alguna referencia en la selección…

Pues cuando entré la selección sí que coincidió un cambio generacional, entró Florido y, quitando las porteras, las mayores eran Bego [Fernández], Vero [Cuadrado], Patri Alonso, [Isa] Ortuño,… Nosotras nos llamábamos la ‘Banda de Panchovilla’ porque en el Euro de Hungría 2004, que no teníamos opciones, perdíamos en el descanso y luego remontábamos y ganábamos. Encima Susana Fraile se lesionó y no pudo venir… La verdad es que para ser el primero se nos dio bien, defendíamos en 3:3…

¿Eso sería herencia de Aldeguer?

Sí, es verdad que luego también hacíamos el 6:0 porque teníamos gente alta como Bego y Vero, luego Marta también ocupaba puesto en ese 6:0 pero muy agresivo.

Y luego llegó Dueñas, con el que estuviste casi una década. ¿Qué cambió?

Pues no sé, creo que con Mimi [Florido] nos llevaba, digamos, más cerradas en las jugadas. Dueñas nos dejaba un poco más la improvisación y nos supo llevar muy bien, todo el equipo tuvimos con él una conexión muy rápida. Nos compenetramos muy bien, el Mundial de Francia llegó muy pronto y tuvimos unos años muy buenos.

¿Es muy importante la gestión del grupo? A veces se dice que, como eliges a las mejores del país, es más fácil…

No, eso es mentira. Al final cada una viene de un sitio con un estilo de juego, cada una piensa una cosa y plasmarlo es difícil. Al final en un club tienes un año, o una pretemporada, para trabajar más horas y en la selección hay partidos de un día para otro y es básico gestionarlo bien.

¿Cuál es la medalla más especial para ti?

Londres, sin duda. Mira que me lo dijo la seleccionadora de natación sincronizada, Ana Tarrés, que nos la encontramos por la Villa Olímpica cuando ganamos la medalla y nos dijo que el recuerdo de esta medalla iba a ser el más especial, más que cualquiera de europeos o mundiales. Y que en el futuro lo valoraríamos más y lo veríamos desde otra perspectiva.

Es cierto que Macedonia 2008 fue el punto de inflexión, pero ganar una medalla olímpica es como alcanzar la esencia del deporte…

Sí, al final es lo que significa, la repercusión, decir que tienes una medalla olímpica es más que una mundial y eso es así. Aunque el esfuerzo sea el mismo, es diferente.

¿Cuál es tu podio de momentos con la selección? Yo voy a decir uno, el gol a Rumanía a falta de dos segundos que valió una semi en el Mundial de China 2009.

Sí, sí, sí, desde luego. Luego tengo otro momento, en el tercer y cuarto puesto en Londres, en la segunda prórroga ya no podía más, se lo digo a Marta Mangué que estaba a mi lado: ‘No puedo más’. Ella me cogió la mano y me dijo: Maca, último esfuerzo que lo vamos a conseguir. Da la casualidad que en los miles de vídeos que hay, sale ese momento pero nadie sabe lo que me está diciendo. Estábamos todas fundidas, ya no podíamos más. Y el último momento, la medalla de Hungría, porque veníamos de años muy malos…

Sí, se había acabado el ciclo.

Exacto, por todo lo que representaba y porque luego nos dio la clasificación olímpica para Río 2016, por eso lo valoro más ahora, en ese momento no éramos tan conscientes.

En cuanto al éxito, sin señalar, ¿sabemos gestionar y rentabilizar los éxitos? No sé, si tú que has jugado en distintos países tienes alguna clave que te puedan copiar…

[Risas] Pues no sé exactamente qué se puede hacer pero sí es cierto, a los hechos me remito, que con todos los éxitos que han conseguido tanto las chicas como los chicos, no terminamos de dar un paso hacia delante. No es una cuestión de compararse con deportes que todo el mundo sabe, pero por lo menos estar ahí y tener un reconocimiento mínimo. Falta en los dos ámbitos. No sé qué es pero, en lo relacionado con la venta del producto, algo estamos haciendo mal.

Sí, igual bastantes cosas.

Sí, muchas cosas seguramente. No sé si hay que invertir más en marketing o cambiar hacia cosas más novedosas, arriesgar… No lo sé pero, desde luego, algo falla.

Es un problema también cultural del país…

Ya, también. Pero, mira, por ejemplo, yo veo la evolución que ha tenido el fútbol femenino en los últimos años y es una barbaridad. Es cierto que tiene al fútbol detrás, como dicen, pero la evolución que ha tenido el fútbol femenino en estos cuatro últimos años… ¡Es que yo me quedo loca!

También hay otro factor que la gente igual no quiere destacar. Y es que las mujeres que juegan al fútbol también se han plantado y han hecho huelgas para reivindicar mejoras. Y eso en el balonmano es mucho más difícil, tú lo has vivido. Recuerdo una pancarta en Itxako, pero llevabais no sé cuántos meses sin cobrar.

Hombre, también te digo que las que hablan o reivindican son problemáticas y eso no le gusta a mucha gente.

Exacto.

Claro, las problemáticas a su casa.

Hungría 2014 – Macarena Aguilar y Jorge Maqueda

Dejémoslo aquí, esto da para mucho. ¿Cuál es tu futuro a corto plazo? ¿Piensas tener algún tipo de conexión con el balonmano o tu época ya pasó?

No, mi época definitivamente ya pasó. No hay más. Yo tenía claro que no quería seguir en el mundo del balonmano pero, no por nada, sino porque siempre he pensado que desde muy joven me volqué mucho, que han sido muchos años en los que me ha dado mucho, he vivido mucho y me ha regalado lo mejor del mundo que es mi marido, pero es como que quiero probar otras cosas. He querido salir, no sé si el día de mañana va a cambiar mi perspectiva, porque nunca puedes decir que no, pero lo veo muy difícil. Es verdad que estos dos años nunca he dicho que quiera volver a jugar, pero siempre digo que el estar cerca de mi marido y seguir un poco vinculada a sus rutinas ha hecho que, cuando me entraba la morriña, me la ‘saciaba’… Por eso estoy como fuera del balonmano femenino sobre todo, por todo lo que ha pasado, pero por otro lado tampoco me he desvinculado al 100%.

¿Eres consciente del legado que dejas? No sé si lo has pensado pero, ¿de qué te sientes más orgullosa de tus más de 15 años de trayectoria en la élite?

Sí, desde los 18 seguro… No sé, muchos años. A ver, yo solo espero que la gente haya podido disfrutar conmigo, de mi juego, de lo que hemos conseguido y de lo que haya podido ayudar para que este deporte sea mejor. ¿Que ahora hubiera cambiado muchas formas de mí? Por supuesto. ¿Que cuando estás ahí piensas en blanco y luego miras más allá y te das cuenta de muchas cosas? Desde luego. Pero bueno, ¿ahora sería otra Macarena? También te lo digo.

Pero, ¿puedes decir en qué? ¿En qué ámbitos?

Pues, por ejemplo, antes a lo mejor había alguna cosa que, deportivamente, no me gustaba y no era un enfado, pero no estaba a gusto y no terminaba de disfrutar. A lo mejor estaba pendiente de cosas y no tendría por qué estarlo, si no van contigo ¿para qué te metes? No ser defensora de las causas perdidas, quizás me lo hubiera tomado de otra manera y no hubiera sido tan ‘vinagre’, me hubiera ido mejor.

Yo creo que tu mayor legado y el de muchas jugadoras, pero especialmente el tuyo, es el hecho de convertirte en referencia. Y déjame ponerte algunos ejemplos de ello, filtré tu nombre en el buscador de DeporteCienPorCien y, obviamente, salieron decenas de noticias en las que tu nombre aparecía. Teresa Álvarez, hoy central del Aula Alimentos Valladolid, quería ser como tú de mayor. Noelia López, jugó en DHF con el Castellón y también central, decía que su referencia eras tú. Carmen Campos, hoy central del Dijon galo, también se fijaba en ti. Y así muchas más… Quizá esto es lo mejor, ¿no?

Sí, desde luego. Sí, eso sí. A ver, al contarlo así a lo mejor dices ‘mira esta’, pero eso sí que me ha llegado. También te digo que hay una diferencia entre la época de ahora y la nuestra del principio. Ahora, por ejemplo, puedes notar más el cariño de la gente por las redes sociales y antiguamente era más difícil. El balonmano ha evolucionado mucho en cuanto a la popularidad de las redes sociales y antes era mucho más difícil todo. Seguramente, si en nuestra época de oro hubiese lo que hay ahora, el balonmano habría llegado a más gente, para que fuera todo más cercano, ahora es así porque puedes interactuar más y antes no.

Antes de hacerte las últimas preguntas rápidas, ¿quieres decir algo más? No sé, si quieres trasladar el mensaje que hubieras dado en una última rueda de prensa o en un homenaje… Si quieres, todo tuyo.

Pues es que no lo sé, la verdad es que así sin pensarlo… No sé si quiero decir más, agradecerle a la gente y a ti también por esta oportunidad…

Jorge Maqueda, Macarena Aguilar y Nerea Pena

Hemos de decirle a la gente que ha costado mucho que fueras protagonista y que lo habíamos intentado alguna vez más durante estos más de dos años…

Pero mira, te he contado antes que corté mi vinculación con el balonmano y que ahora estaba empezando a tener contacto con excompañeras. Bueno, pues por eso igual también he accedido, porque el venirme a Madrid es como… No sé si he pasado página cien por cien pero, bueno, como que mi vida ha cambiado y está por otra vía. Me he tomado un tiempo y ahora me veo preparada para afrontar ciertas cosas, ciertos miedos, incomodidades o no sé cómo podemos llamarlo. Pero sí es verdad que ahora mismo soy otra persona, en otra ciudad, en otro ámbito y no quiero lastrarme por lo que ha pasado antes, quiero pasar página y seguir. Y, de hecho, he empezado a hablar con más gente y a volver a retomar la relación, porque yo he sido la que no había querido.

Sí, y es muy respetable. Cada uno habla cuando quiere y como quiere, faltaría más. Pero no nos hemos olvidado de ti y nos hubiese gustado -no solo por nosotros sino por visibilizar una figura como la tuya-. La gente no daba crédito y se preguntaba cómo era posible que una jugadora de este nivel hubiera desaparecido mediáticamente…

Sí, muchas veces me han preguntado por redes sociales cuando juega la selección y ¿dónde estás jugando? ¿Por qué no estás aquí? Y yodecía ‘pero si llevo dos años sin jugar’. Sí es verdad que, a lo mejor, no fue el mejor camino para irme, muchas veces lo he pensado y lo he reflexionado. A lo mejor no fue la mejor manera porque no hice ni rueda de prensa, ni dije si me iba ni si era un ‘break’ o se acababa pero, te juro, que en ese momento no quería hacer nada, no quería decir nada. Me superó todo y dije hasta aquí, de hecho muchas compañeras o amigas se enteraron de que lo dejaba en julio. Me decían, oye, ¿dónde estás jugando? Y yo ‘no, es que no juego’. Como que no estaba lista o yo no lo juego. No sé si lo mejor lo tenía que haber hecho de otra manera, pues sí.

Mucha gente y yo teníamos la esperanza de que fuese una intermitencia y acabases jugando en España o algo así…

Tuve ofertas, varias, y Raph [Tervel], la entrenadora de Besançon, me decía que no lo dejara y jugase allí. ‘Te vas con tu marido cuando haya parón de la selección’, me daba muchas facilidades pero no. Es que no, mi cabeza no, tenía claro que no.

Habrá gente que todavía piense que las jugadoras que habéis jugado, sobre todo, al más alto nivel, tenéis la vida resuelta. Cuéntanos qué pasa después de ser deportista de élite..

Bueno, pues yo no te voy a engañar. Sí, ahorré bastante pero ya no solamente es el tema del dinero, es el tema de qué haces con tu vida. Toda la vida has hecho una sola cosa, has tenido un programa y, de repente, se acaba. Y te encuentras, pues eso, con un día, otro día y otro día… ‘Qué hago’. La verdad es que es muy duro porque te sacan de tu entorno, de lo que has hecho muchos años, y adaptarte a una vida laboral para la que no estás preparada, independientemente de que tengas estudios, que no era mi caso, no estás preparada porque no has tenido experiencia. Entonces es muy muy duro. Empiezas a desconfiar, todo te parece mal, entras en un bucle del que no sabes cómo salir y la verdad es que es bastante duro. Tu cuerpo cambia, te miras en el espejo y dices: ‘¿Quién soy?’ Claro, es que después del deporte no solamente es el dinero, sino que te cambia todo. Un día estás aquí en la élite y al día siguiente no eres nadie. Pues sí. No es que no seas nadie, pero sí en el nuevo mundo donde estás.

Hay programas para exdeportistas, ¿has recibido llamada del CSD o del COE?

No, del COE no. Pero de mi tutora del PROAD [Programa de Ayuda al Deportista de Alto Nivel del CSD] sí que me ha ayudado mucho. Yo, por ejemplo, llegué a Hungría y como me sentía una inútil que no tenía nada que hacer, intentaba limpiar todos los días la casa y hacer un millón de cosas. Estaba como intentando poner parches a mi vida y no superar o no ver la realidad que me venía por encima. Esta chica me decía ‘Maca, es que tú eso no puedes hacerlo porque te estás engañando a ti misma’. Estás intentando estar ocupada para no superar el problema que tienes. Pero bueno, yo estaba pues como estaba. Mira, ese verano me dediqué a comer, beber, pasármelo bien, irme de vacaciones… Llegó septiembre y vi que mi vida había cambiado totalmente, hasta febrero no empecé a estar bien. Recuerdo esos meses, estar tirada en el sofá, mi marido me preguntaba qué me pasaba y yo solo lloraba, lloraba y lloraba. Le decía que no me dijera nada, que me abrazara. Y pasábamos las tardes enteras así, abrazados y yo llorando.

Y eso siendo una de las mejores jugadoras de la historia de España. Resulta increíble.

Sí, sí. Y bueno, luego la desconfianza de todo. Tuve una época que pensaba que mi marido no me iba a querer porque yo ya no era nadie, porque mi cuerpo ya no era el mismo,… Es que la cabeza es muy mala, en ese momento estás hundida completamente y es muy difícil dejarlo.

Pero estás en la luz ahora…

Sí, vamos, ahora soy otra. Era una chica amargada, de verdad, en mis últimos años notaba que no era yo y creo que estaba amargada.

¿Crees que el deporte te ha ayudado y te ha servido también para superar este duro trámite de la vida?

Sí, desde luego. Claro que sí, porque nos hace muy fuertes ante las adversidades. Por ejemplo, hoy en día en mi trabajo tomo muchas notas de lo que he convivido con él. Y de hecho en las empresas lo valoran mucho, saben los valores que tenemos, como la disciplina, el liderazgo o el trabajo en equipo, que en situaciones de estrés no vas a tirar la toalla,…

Has contado cosas que no se suelen leer nunca y, sinceramente, me parece un testimonio muy valioso para mucha gente… Igual conviene leer a Macarena para que sepan que, incluso jugando en los mejores equipos del mundo, la realidad puede ser muy distinta…

Claro, por eso también lo he hecho. Ya que me fui así, de esa manera, por lo menos que la gente pueda sacar algo positivo y que pueda ayudar a alguna jugadora, o a quien sea, algún día.

Río de Janeiro 2016 – Foto: Olympics

11 AÑOS, 11 PREGUNTAS RÁPIDAS

Mejor amiga en el balonmano: NEREA PENA

Mejor central de todos los tiempos: De pequeña MONTSE PUCHE y de mayor ANITA GÖRBICZ, hoy creo que STINE OFTEDAL

Mejor mentalidad del balonmano: HEIDI LOKE

Mejor entrenador/a: AMBROSIO MARTÍN

Mejor país para jugar a balonmano: DINAMARCA

Mejor deporte que no sea balonmano: GIMNASIA RÍTMICA

Mejor programa de TV: No veo casi la tele, pero digo PASALABRA

Mejor serie: JUEGO DE TRONOS / ISABEL II

Mejor libro: UN PERFECTO CABALLERO

Mejor película: DIRTY DANCING

Mejor ciudad del mundo: MADRID y LONDRES


Esta encuesta ha terminado (desde 26 días).

¿Quién levantará la Supercopa 2020 que se celebra en tierras malacitanas?

SUPER AMARA BERA BERA
51.06%
RINCÓN FERTILIDAD MÁLAGA
48.94%

SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN – TERESA FRANCÉS


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

22 Respuestas

  1. 16/10/2020 - 12: 52

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  2. 16/10/2020 - 1: 09

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  3. 16/10/2020 - 1: 10

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  4. 16/10/2020 - 1: 11

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  5. 16/10/2020 - 1: 12

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  6. 16/10/2020 - 1: 46

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  7. 16/10/2020 - 2: 55

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  8. 16/10/2020 - 3: 49

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  9. 16/10/2020 - 6: 05

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  10. 20/10/2020 - 9: 28

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  11. 22/10/2020 - 11: 00

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  12. 27/10/2020 - 11: 49

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  13. 29/10/2020 - 1: 08

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  14. 31/10/2020 - 6: 25

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  15. 02/11/2020 - 11: 15

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  16. 18/11/2020 - 9: 31

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  17. 18/11/2020 - 3: 38

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  18. 22/11/2020 - 7: 44

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  19. 24/11/2020 - 11: 14

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  20. 24/11/2020 - 11: 40

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  21. 25/11/2020 - 10: 11

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

  22. 26/11/2020 - 11: 05

    […] MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO” […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *