DEJA IVANOVIĆ: “PARA ACABAR LA CHAMPIONS SERÁN IMPRESCINDIBLES MÁS MEDIDAS”

Deja Ivanović (30/09/1977), conocida como Deja Doler en su etapa de jugadora, es una leyenda en Eslovenia. Tras toda una vida jugando en el RK Krim, el club de la capital de su país, dio el paso hasta los despachos. Se retiró con 29 años y dos Champions Leagues en sus vitrinas y, en 2008, se convirtió en la directora deportiva del club. Ahora, más de una década después, sigue ocupando el cargo. Pero Ivanović no solo fue una grandísima jugadora, ahora dirige el timón de uno de los clubes clásicos de la Champions League. Además, es vicepresidenta del Women’s Forum Handball Club -algo así como una asociación de clubes europeos- y también está en el Women’s Handball Board de la EHF, promoviendo la presencia de jugadoras más allá del 40×20. Si hablamos de Deja Ivanović, hablamos de una mujer líder en el 40×20 y de una referencia en las más altas instancias de uno de los clubes que ha dado, y seguirá dando, mucho que hablar en Europa.

Foto: Marko Feist

Primero como jugadora y ahora como directora deportiva, nunca te has separado del Krim, llevas el club casi en la sangre…

[Risas] Crecí en este club, desde que empecé a jugar a balonmano hasta mi último día como balonmanista profesional, aunque durante mi carrera tuve muchas ofertas de otros clubes, especialmente en la mejor época. Siempre estuve satisfecha aquí, crecí junto con el proyecto, crecí como jugadora y como persona… Nunca me imaginé en otro sitio que no fuera aquí.

¿Cuándo y cómo te convertiste en la directora eeportiva del Krim? ¿Fue justo después de retirarte?

Sí, de hecho la decisión ya estaba tomada antes de mi retirada como jugadora. Un par de años antes de dejarlo, cuando ya me estaba planteando la retirada, el club me ofreció la oportunidad de ser la asistente de la dirección deportiva de la entidad y después me convertí en la directora… He estado aquí desde ese día, excepto dos temporadas debido a dos bajas por maternidad. Creo que el club ya esperaba que siguiera…

¿Tenías alguna formación relacionada con tus funciones o te formaste una vez decidiste aceptar este nuevo reto?

No, estuve estudiando Economía en Liubliana. Aparte de haber crecido en el club y de haber sido la capitana durante muchos años, tenía la formación necesaria para el puesto. Por eso creo que en el club pensaron en mí… Todo va unido.

Foto: Rokomet

¿Cuáles son exactamente las funciones de la directora deportiva del Krim?

El club está organizado de una forma especial, porque siempre ha sido un club familiar y dirigido por muy poca gente. Actualmente solo trabajamos dos personas a nivel profesional, el secretario general y yo, además de un técnico que nos ayuda con todo. Sí, hay entrenadores, jugadoras y jugadores, pero el resto recae en nosotros dos. Claro, si me preguntas qué es exactamente lo que hago… Hago de todo [risas]. Estoy muy conectada con el trabajo de base, estamos muy orgullosos de tener una buena escuela de balonmano y de haber visto crecer a tanto talento, de nuestro club y de toda Eslovenia, porque estar en la capital y ser una ciudad universitaria ayuda. También llevo los acuerdos con patrocinadores, la gestión de jugadores y jugadoras, la organización de los partidos -junto con una agencia de márquetin, claro-…

¿Cómo crees que el haber sido exjugadora a un nivel tan alto te está ayudando en tu rol como directora deportiva?

¿Sabes? Cuando me convertí en directora hace años, una jugadora con la que yo también jugué me dijo: ‘¿cómo te sientes siendo directora y exjugadora?’. Y yo le dije que, de alguna manera, es más fácil porque sé lo que piensan las jugadoras. Y entonces ella me dijo: ‘Debes matar a la jugadora que llevas en ti para ser una buena directora’ [risas]. No, no creo que esta sea la única salida. Pero de alguna forma debes pensar en el interés del club, de la comunidad de nuestra institución y no siempre va de acorde con las necesidades o las expectativas de las jugadoras. Así que creo que lo mejor es estar en un punto medio, pero estoy segura de que la experiencia como jugadora me ha ayudado muchísimo.

¿Qué cualidades crees que debe tener una buena responsable deportiva?

Creo que hay dos cosas importantes a tener en cuenta. Por un lado, es fundamental la educación, porque a un nivel profesional debes trabajar con gente muy formada, así que debes tener esas competencias necesarias para el puesto. Pero por otro lado, si lo miro desde mi perspectiva, está claro que debes estar muy unida al club o al proyecto, porque de esta manera vas a dar mucho más, lo haces con pasión, con emoción, no solo es blanco o negro… Ay, no lo sé… De algún modo debes tener confianza en ti misma y en lo que haces pero, a la vez, debes escuchar al jugador o jugadora, hablar con ellos y ellas, tener empatía. Un director deportivo está a dos niveles, el profesional y el personal.

Foto: Leon Vidic

También eres la vicepresidenta del Women’s Forum Handball Club. ¿Qué hace exactamente esta organización y por qué es importante?

Sí, fui elegida al principio, en 2014. Honestamente, cuando fui a la primera Asamblea General de esta asociación realmente no sabía qué esperar, porque yo escuché que sería una organización que trabajaría en favor de los clubes que competían en Europa. Nosotros empezamos a trabajar duro, nos reunimos dos veces al año con representantes de todos los clubes, tenemos muchas reuniones de la Junta, todo de una forma para que las condiciones de los clubes sean las mejores posibles. Hemos construido una muy buena relación con la EHF y trabajamos con ellos de la mano… Así que somos como un puente entre la EHF y los clubes. Se han hecho muchas cosas, otras muchas se harán y, año tras, año veo que tenemos más confianza de los clubes, cada vez vienen más a las asambleas… Así que vamos creciendo.

Cuando vas a reuniones con otros directores deportivos o representantes de otros clubes, ¿ves a muchas mujeres? En España, por ejemplo, las directivas de los clubes todavía están dominadas por hombres…

A ver, en Eslovenia es muy extraño ver a mujeres en puestos directivos, pero el nivel aquí no es muy alto y no hay muchos profesionales trabajando, la mayoría son semiprofesionales o amateurs. A nivel europeo, conforme van pasando los años veo a más mujeres en esos puestos, pero todavía estamos lejos de una situación igualitaria. Creo que, en general, hay muchos más hombres que mujeres… Pero quiero decir también una cosa: claro que estoy a favor de la igualdad de género, pero aquí creo que debemos valorar más las competencias de las personas, sin importar su género.

Foto: RK Krim

¿Qué iniciativas existen en el Women’s Handball Board de la EHF para que veamos más casos como el tuyo?

Tenemos muchos proyectos sobre lo que las jugadoras pueden hacer cuando se retiran, a varios niveles además: para entrenadoras, para jugadoras en activo, para jugadoras retiradas, etcétera. Y cada año hay un programa, o un curso, dedicado a los puestos directivos para aquellas que quieran dar el paso a formar parte de la dirección de los clubes. Además, déjame que destaque que desde el Women’s Handball Board nos hacemos cargo de parte de los costes del programa para que aquellas mujeres que quieran hacerlo tengan mayor facilidad para acceder. Hay muchas posibilidades, pero es cierto, y estoy de acuerdo contigo, que la presencia actual de mujeres en puestos directivos no es el número que nos gustaría tener.

Pero por lo menos hay un progreso, que es lo importante.

Exacto, esa evolución existe, afortunadamente.

Cambiemos de tercio. En El Krim tuvisteis a Carmen Martín…

Sí, aunque yo no estaba en ese momento, porque estaba de baja por maternidad. Pero debo admitir que no solo es una jugadora excelente, sino que todo el mundo que trató con ella también dijo que era una gran persona. Carmen tiene ese temperamento español, que supongo que tú conoces [risas], y eso es perfecto para un club y un equipo como el nuestro, y para el balonmano en general. Y sí, todo el mundo estaba superemocionado cuando estaba aquí y muy triste cuando se fue. Espero que estuviera satisfecha de su etapa aquí en Liubliana y que tenga buenos recuerdos…

Foto: Lars Ronbog/ Getty Images

Porque claro, cuando hablamos del balonmano femenino español, ¿qué nombres te vienen a la cabeza?

¡Ah! Natalia Morskova [risas]. Y por supuesto debo decir Cristina Mayo… ¡Hay muchas jugadoras de aquella época! Ahora me siento como muy nostálgica… Especialmente cuando recuerdo los viajes a Valencia y los partidos allí, ver jugar su balonmano era muy especial, muy rápido, muy español, con Cristina Mayo muy nerviosa y activa en el banquillo… Fue una época maravillosa. Pero si me preguntas por nombres, diría Cristina Mayo y Natalia Morshkova. Eran lo mejor de lo mejor.

De hecho, como jugadora ganaste dos Champions League. ¿Crees que el Krim volverá a estar en una fase final en un futuro no muy lejano?

Espero que sí, trabajo duro para ello [risas]. No, en serio. No es ningún secreto que tuvimos unos años en los que el club estaba en malas condiciones, estas últimas temporadas han sido muy duras porque estábamos en números rojos hasta la temporada pasada, herencia de esa crisis económica que afectó tanto a Europa y, por supuesto, a Eslovenia. Ahora empezamos a ser un club normal, con una situación más estable, con la posibilidad de volver a traer jugadoras, más transparente… Ahora tenemos una buena base para dar un paso adelante y estoy segura que dentro de unos años estaremos donde queramos estar.

¿Qué crees que falta en el balonmano esloveno y qué es de lo que te sientes más orgullosa?

Creo que el problema es la baja calidad de la liga, pero está claro que todo gira entorno al dinero y ahora no lo hay. También hay un problema con los entrenadores de la base, porque veo que muchas jugadoras jóvenes no reciben las habilidades que deberían tener… Y está claro: si no haces que las jugadoras jóvenes crezcan con cierto nivel, luego no tienes buenas jugadoras en la élite. ¿Qué es lo mejor del balonmano en Eslovenia? Pues que somos un país pequeño y la competición no es tan dura como en otros países, porque tenemos menos partidos, por lo que tenemos más tiempo para preparar los partidos europeos y podemos descansar más que otros equipos.

Siguiendo con esto que has dicho, Ana Gros está a un nivel muy alto en estas últimas temporadas y está destacando mucho en la Champions League. ¿Por qué crees que es importante para el balonmano esloveno?

Está claro que es un modelo a seguir para muchas jugadoras jóvenes que sueñan con ser como ella. Como te he dicho, la generación que viene por detrás no tiene jugadoras del nivel de Ana Gros, pero necesitamos este tipo de jugadoras porque son ídolos, inspiran a otras… Son la razón por la que muchas jóvenes sueñan con el balonmano en Eslovenia. Si me preguntaras por nuestros objetivos en Krim, te diría que los resultados son importantes, pero lo que realmente queremos es traer de vuelta a esas grandes jugadoras que tenemos jugando por Europa. También hay muchos jugadores eslovenos buenos en las mejores ligas europeas y que crecieron aquí, así que estamos muy orgullosos de ello también.

¿Podrías nombrar a algún joven talento que despuntará pronto? Alguna jugadora que debamos tener en el radar…

[Piensa] Por supuesto, Valentina Klemenčič. Es pivote, mide 1,85m y tiene 18 años. Juega aquí en Krim y también ya está con la selección absoluta. Todavía necesita tiempo para convertirse en una de las mejores jugadoras aquí, pero va por el buen camino y tiene las condiciones físicas y mentales para ser una de las mejores. ¡Estoy segura de que oiréis hablar de ella!

Foto: Damjan Žibert

Y el último tema, sobre la situación actual. ¿Qué opinas de los protocolos de la EHF sobre esta nueva “normalidad” en el deporte?

Debo recalcar que antes de que comenzara la temporada yo estaba a favor de jugar la Champions en ‘burbujas’, porque para mí la prioridad es la salud de las jugadoras y los técnicos, entonces viajarían menos, tendrían las condiciones de máxima seguridad, estarían aislados… Y para mí esas son las mejores condiciones cuando juegas a ese nivel. Aún así, hubo algunos clubes que no estaban de acuerdo, especialmente por temas económicos relacionados con entradas, bonos de temporadas, espectadores, fanes… Está claro que para nosotros también, pero priorizábamos la seguridad del equipo a la venta de entradas.

Y ahora, ¿qué?

Ahora estamos jugando como en otras temporadas, estamos posponiendo partidos, con muchos gastos relacionados con las pruebas PCR para el equipo (una o dos veces por semana), los vuelos son también más caros… ¿Sabes? Hace unos días me senté en mi oficina y pensé: ¿Qué hacíamos antes? Porque ahora todo está relacionado con la COVID-19 [risas]. Ahora, la organización del partido es quizás un 10% de mis preocupaciones, el resto gira entorno a la COVID-19. Creo que no soy pesimista, pero sí realista, si digo que creo que vamos a estar así hasta el final de temporada. No sé qué pasará… No sé si pasaremos a jugar en ‘burbujas’ en invierno, no sé… Pero para acabar la Champions serán imprescindibles más medidas.

Además, hay protocolos diferentes según el país, ¿no?

Sí, hay países en los que si hay una jugadora infectada le apartan del equipo y, si el resto da negativo, va a jugar el partido. En Eslovenia, esto no es posible. Aquí, si tienes solo un positivo, toda la delegación se pone en cuarentena diez días, incluso si les hacen mil test y todos dan negativo. Estuve hablando con el equipo de baloncesto de la ciudad y uno de sus jugadores dio positivo y todo el resto negativo, pero las instituciones no les permitieron jugar, y lo probaron todo a nivel europeo, ministerios… Y, en parte, es porque no reciben un trato especial como atletas profesionales. Ahora estamos todos los clubes de todos los deportes juntos para trabajar en ello, a ver si lo conseguimos…

¡Ah! Por eso hay partidos de Champions que se siguen jugando aunque haya jugadoras que han dado positivo y otros que se posponen… ¡No entendíamos nada!

Exacto. Porque antes de empezar la temporada, la EHF nos dijo que siguiéramos la normativa más estricta, sea la nacional o la europea. Es decir, si las medidas en Eslovenia son más estrictas que las europeas, debemos seguir las eslovenas.


¿Quién levantará la Supercopa 2020 que se celebra en tierras malacitanas?


MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO”


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *