LYSA TCHAPTCHET RESPONDE A KABA GASSAMA

Lysa Tchaptchet (18 años) está a las puertas de debutar en un gran campeonato con las Guerreras. Tras una década dedicada al balonmano, la pivote ha realizado uno de sus sueños: jugar con al selección española absoluta. Tras jugar en las filas de la base y el primer equipo del Beti-Onak, Tchaptchet disputa ahora su primera temporada en la División de Honor Femenina con el BM Elche Visitelche. De origen camerunés, la pivote lleva más de media vida viviendo en España y obtuvo recientemente la nacionalidad española que le permite representar a nuestro país en competiciones internacionales. Además, está muy unida a su hermana pequeña, Lyndie (15 años), también futura promesa de nuestro balonmano. Con la absoluta debutó este fin de semana, con cuatro goles en dos partidos, pero esto es solo el principio… Hablar de Lysa Tchaptchet no es solo hablar del futuro del balonmano en España, sino del deporte europeo. Tiene un futuro más que reluciente por delante y, pese a su juventud, la mentalidad para afrontarlo de forma sobresaliente.

Foto: RFEBM

Kaba Gassama entrevista a Lysa Tchaptchet…

¿Cómo ha sido para ti salir de casa tan joven para jugar en DHF?

La verdad es que no fue una decisión fácil, me costó bastante. Pero hoy miro hacia atrás y no me arrepiento de nada. Creo que tomé la decisión correcta, estoy muy a gusto… Sí que es verdad que al principio me costó irme, separarme de mi familia y mis amigos para ir a una nueva ciudad y un nuevo equipo, donde tampoco sabía qué me iba a encontrar. Pero nada, muy bien, las del equipo me acogieron muy bien y no me puedo quejar. Al principio me costó un poco adaptarme pero, poco a poco, fui cogiendo el ritmo de los partidos, porque la diferencia de nivel se nota entre la Plata y la División de Honor.

¿De dónde te viene la pasión por el balonmano?

Pues en mi pueblo el balonmano era el deporte rey y mi madre me apuntó. Al principio no me gustaba nada, pero es que ni un poquito, porque yo de pequeña, a diferencia de ahora, era muy poquita cosa, muy flaca y jugaba en un equipo mixto, entonces los chicos eran muy brutos y me pegaban mucho. Lo pasaba mal, la verdad… Pero nada, luego ya se pudo crear un equipo femenino y empezó a gustarme muchísimo… Y aquí estoy [risas].

¿Qué significa tu hermana para ti?

Para mí, mi hermana es una persona muy especial, la amo con locura, supongo que como cualquier hermana… También me pico muchísimo con ella, pero no sé… Espero algún día poder jugar con ella, compartir pista con ella en un mismo equipo o en contra.

¿Qué pasó aquella vez que tuviste que entrenar con tu hermana, siendo tú juvenil y tu hermana infantil?

Pues en una acción le hice daño y todo el mundo se escandalizó: “¡Dios, qué le has hecho! ¡Las has reventado!”. Y yo en realidad sabía que no se había hecho daño porque nosotras en casa jugamos a balonmano y nos pegamos un montón, somos muy brutas entre nosotras pero sabemos dónde está el límite… Pues en el partido, todo el mundo se me echó encima, en plan: ¡ala, qué mala eres! Cuando en realidad no era para tanto…

Foto: RFEBM

¿Tienes algún ritual o manía antes de los partidos?

Más que manías, considero que es una especie de rutina para poder concentrarme. La verdad es que tengo muchas, pero también van cambiando conforme pasan los años, no es algo que si no hago pienso que voy a jugar mal, para nada. Es solo para concentrarme… Por ejemplo, los tres primeros pases que hago tienen que ser con la mano izquierda, luego con la mano derecha y luego con las dos, y luego ya puedo pasar como quiera. O siempre tengo que calentar en el lado del banquillo para dar los pases. O comer chicle calentando… Son pequeños matices que me sirven para concentrarme.

¿Qué sentiste cuando te llamaron para disputar el Europeo?

Pues me hizo muchísima ilusión. La verdad es que me quedé en shock, hoy sigo sin creérmelo porque toda jugadora sueña con estar aquí algún día y realmente no estás preparada para que te pase… Estoy muy feliz, a ver qué tal. Me siento muy arropada por el grupo, las chicas se portan genial conmigo.

¿Qué consejo le darías a todas aquellas niñas que, como tú en su día, sueñan con poder debutar con las Guerreras?

El principal consejo es que disfruten y que vivan el momento. A mí el balonmano me ha dado mucho, buenos y malos momentos, pero siempre hay que disfrutarlo. Y también que se organicen, porque yo estoy compaginando el balonmano con los estudios y a veces no es fácil, te tienes que privar algunas cosas pero luego te compensa.

Tres preguntas extra de DeporteCienPorCien

Foto: EFE

¿Qué ha significado para ti llegar a Elche y, enseguida, ser convocada con la selección absoluta?

Elche me ha ayudado muchísimo a poder formarme como jugadora. Creo que esto es solo el principio y con la ayuda del club, de mis compañeras y sobre todo del entrenador he podido estar aquí.

¿Notas mucho la presión por tu debut internacional? ¿Qué os ha dicho Carlos Viver al respecto?

La verdad es que no noto nada de presión. Los entrenadores me han dicho que, sobre todo, disfrute y que viva el momento. Presión, ninguna. Solo quiero aportar al grupo lo máximo posible y ayudar en todo lo que pueda.

¿Cuál sería tu debut soñado?

Pues mi debut soñado sería empezar con una victoria por todo lo alto ante Rusia.


Esta encuesta ha terminado (desde 4 meses).

¿Hasta dónde llegarán las #Guerreras en el EHF Euro Dinamarca 2020?

5º AL 8º PUESTO
52.00%
FINAL
17.33%
9º AL 12º PUESTO
13.33%
SEMIFINALES
12.67%
13º PUESTO O PEOR
4.67%


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *