IVET MUSONS: “VOLVER A JUGAR, PARA MÍ, YA ES UN PREMIO”

El resurgimiento de Ivet Musons (17/06/1993) ya es un hecho. La lateral del BM Elche Visitelche se rompió el LCA en los JJMM de Tarragona, verano del 2018, pero hoy ha recuperado sus sensaciones y atraviesa un gran momento de forma. Cuando acaba de iniciar su octava campaña en la ciudad de las palmeras, analiza la metamorfosis que ha sufrido en los últimos 20 meses. Hay una cosa que está clara, no ha perdido el olfato de cara a gol y este curso superará los 800 tantos en la élite liguera. La selección es uno de los pilares sobre los que gira la conversación con la catalana, cuya génesis explica algunas cosas que no se sabían hasta el momento y que evidencian la importancia de la gestión y el tacto en la época de formación. Le preguntamos por sus expectativas relacionadas con jugar en el extranjero y también hay lugar para algunas vicisitudes sobre los oros internacionales que ha conseguido, tanto en la pista como en la arena. La meta tiene dos premios muy suculentos, la cita continental que acoge Noruega en apenas un mes y medio y, por supuesto, los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. Mientras, el camino.

Ivet Musons – Foto: Alejandro Ferrándiz

Queremos saber cómo estás. Si tuvieses que ponerte una nota sobre 10 que reflejara tu nivel global actual, ¿cuál sería?

Pues la verdad es que me pondría un 8, creo que podría mejorar más físicamente, me faltan los pequeños detalles o parámetros para llegar a la excelencia pero, bueno, no me puedo quejar… Creo que estoy más fuerte que en toda mi vida deportiva y espero que siga así. Que el cuerpo, en general, me respete y podamos seguir disfrutando. Como he dicho alguna vez, está claro que todavía me falta ritmo porque con todo esto de la pandemia no habré jugado más de seis o siete partidos oficiales.

Hace poco tiempo, tu entrenador nos comentó que eras la “mejor Ivet de siempre”…

[Se ríe] A ver, la verdad es que es un halago tener esas palabras de su parte. Desde que he pasado todo esto, me he vuelto superexigente y, para mí, me falta un poco. Es cierto que juego de otra forma, ahora tengo más capacidad para leer el juego y antes era mucho más agresiva. Antes era más cuadrada, ahora puedo jugar más en equipo y defiendo más. La verdad es que me encuentro mucho mejor defendiendo que años atrás, no sé si es porque soy más fuerte físicamente o por la edad, que también hace [risas].

Dos triunfos y una derrota por la mínima, ante Rocasa, ¿cómo valoras el arranque liguero y cuáles son los objetivos del equipo? 

Pues, creo que el primer objetivo es poder pasar de fase y poder disputar el campeonato y no luchar por no descender. Para mí, jugar con el grupo de abajo no sería un fracaso pero sí una espinita clavada, muy mal nos tienen que ir las cosas para que nos veamos en esa situación por no descender. Hemos demostrado ser peleonas y, poco a poco, espero que podamos mostrar una mejor versión de nosotras mismas.

La lesión de Musons en los JJMM – Foto: VGGaribay

Has estado dos semanas concentrada con la selección, primero con el ‘Objetivo 2021’ y después con las Guerreras -que llevabas más de dos años sin ir por la lesión-, ¿cuáles son tus sensaciones después de tanto tiempo? ¿Has tenido alguna charla individual con Carlos Viver?

Sensaciones buenas. La última vez que estuve con el ‘Objetivo 2021’, el pasado mes de marzo, soy realista y no era la Ivet que venía siendo antes de la lesión. La verdad es que la primera semana me ha venido muy bien, sobre todo para refrescar todo el trabajo táctico que se olvida un poco después de estar tanto tiempo fuera de las Guerreras, fue genial y pude recuperar todo lo que el entrenador pide, me encontré supercómoda y en dos o tres días ya tenía claro el tema táctico colectivo. Y la verdad es que sí tuve una pequeña charla, me dijo que todos estaban bastante sorprendidos de cómo había vuelto y no esperaban que mi rodilla fuera a responder así. Incluso el médico, la delegada, todo el mundo me lo dijo y para mí fue un halago. Yo le dije que iba a seguir luchando, que la decisión era suya y que, sea lo que sea, yo habré dado todo de mí. Si puedo llegar bien y, si no, estaré igualmente orgullosa porque volver a jugar para mí ya es un premio.

¿Confías en poder jugar el Europeo 2020 de diciembre?

Bueno, confiar confiar, no tengo la confianza cierta del 100% pero, bueno… Ya te he dicho que yo he luchado, que las cosas ya no están en mis manos y ya es una decisión técnica el hecho de si puedo, o no, formar parte de la selección para el Europeo.

Ivet Musons en los JJMM – Foto: VGGaribay

¿Crees que para los virtuales Juegos Olímpicos cambiaría la situación y aumentarían tus posibilidades por el factor tiempo?

Pues sí. Conforme más tiempo pase, más tiempo tengo yo para coger la forma, jugar más partidos porque, como te he dicho antes, me faltan sensaciones y se consiguen jugando. Así que nada, si puede ser en el Europeo bien y si puede ser en los JJOO pues mucho mejor. Ya sabes que voy a seguir trabajando, no voy a dar nada por perdido y le voy a poner las cosas muy difíciles.

Hemos descubierto hoy un dato extraño, ¿puedes explicar por qué has llegado a ser internacional absoluta sin pasar por ninguna categoría inferior (promesas, juveniles y júnior)?

[Se ríe] Esta pregunta es un poco…

Lo normal es que muchas internacionales juveniles o júnior no lleguen a la absoluta y tu camino sorprende porque ha sido el inverso… 23 partidos y 47 goles con la absoluta, pero cero registros en el resto de categorías.

Esta pregunta es… Te la voy a responder de la mejor manera posible, si puedo. En mi etapa de base, yo coincidí con el primer año de la ‘Millora de l’handbol catalá’ y se hizo una especie de CAR (centro de alto rendimiento), fuimos a la Blume. Mi promoción fue la primera en estrenar ese programa y, si te soy sincera y ahora que soy más madura y más mayor, yo no era muy consciente de lo que suponía estar en un centro de alto rendimiento con 13 o 14 años. Yo dormía allí, estudiaba allí, entrenaba allí y pienso que no estaba organizado de la mejor manera para niñas de esa edad. Ese año se me truncó todo un poco, sí estaba yendo a las concentraciones de Soria [con la selección promesas] y después nos echaron por mal comportamiento. No sé muy bien qué decir porque era pequeña y sí es verdad que algún día, por eso que hacen los niños, decíamos que no queríamos ir a clase y no íbamos. Ahora lo miro en frío y digo, claro, está mal, pero conmigo la Federación  [Catalana] no se portó nada bien y me privaron de poder ir a los campeonatos autonómicos…

Vamos, hablando claro, te vetaron.

Sí, más o menos. Yo solo pude disputar un campeonato de España en infantil de segundo año y en cadete de primero, me dijeron que el castigo sería de dos años y el castigo fue de más de dos años. Entonces, mi etapa de base se truncó un poco aunque tuve la suerte de poder fichar por el Castelldefels [2011]. A mí me gustaba jugar a todos los deportes, sobre todo al balonmano, y menos mal que fui a Castelldefels, allí pude despuntar y luego ya recibí la llamada del Elche. Competí y, a los cuatro años, tuve la llamada de la absoluta y llegué sin pasar por la base.

Es un tema igual de curioso que polémico, pero era obvio que la situación era extraña.

Sí, por eso te he dicho… A mí me dolió muchísimo porque truncaron mi formación, ahora en frío se pasa un poco pero me hicieron mucho daño.

Lanzamiento contra POR – Foto: VGGaribay

Las lesiones son otro factor que condiciona carreras, tú has tenido dos cruzados pero como si fueran tres porque estuviste más de dos años fuera de las pistas… ¿Cómo has cambiado tu parte psicológica y cómo has modificado, si lo has hecho, tu estilo o tipología de juego?

Pues sí, son como tres lesiones porque la última ha sido complicada no, lo siguiente. Lo he pasado mal mal porque pensaba que no iba a volver a jugar al balonmano, cuando te dicen que son ocho o nueve meses te lo tomas con filosofía pero ves que va pasando el tiempo y la rodilla no funciona porque no puedes ni andar bien. No es solo correr o saltar, es andar. Ahí vi que igual no podía volver a jugar, me replanteé dejar lo y recuperarme fuera. Si tenía que volver luego ya volvería y si no pues nada, la verdad. No sé si ello me ha hecho ser más fuerte ante la vida y ante todo. Sí puedo decir que he cambiado la forma, ahora ya no voy tanto por el suelo como cuando era más pequeña y es otro estilo de juego, pero no dejo de ser yo.

¿Cuántas ofertas has recibido en los últimos cinco años para dejar el Elche? 

Host.., pues en los cinco años últimos unas cuantas. No te sabría decir…

¿Más de 20?

Puede ser, hubo un par de años que si no me llamaron todos los equipos no me llamó nadie. Cuando me lesioné todo se mermó un poco, pero esos años que estuve genial sí pude recibir ofertas, tanto de España como de fuera.

Claro, te iba a decir que entre esas habría alguna de fuera. ¿Tienes intención de probar en el extranjero o ya no?

Pues, si soy sincera, antes de lesionarme mi ilusión era jugar fuera. De hecho me iba a ir y me pasó todo esto y nada… Este año para mí es de inflexión, empecé sin saber cómo iba a responder mi rodilla, era una caja de sorpresas. La verdad es que me ha ido todo muy bien, he podido entrenar todos los días mañana y tarde y, ahora, estoy con esperanzas de poder salir fuera. Tengo que ver cómo responde mi rodilla, de momento este año no me puedo quejar, espero aguantar y ya veremos lo que hacemos.

Musons tras el oro en playa – Foto: Álvaro Bermejo

Te hago una difícil. Si tuvieses que elegir, ¿preferirías el oro mundial de playa 2016 o el oro de los JJMM de pista 2018?

Pufff [suspira]. Es complicado, muy complicado. Son dos marcas muy diferentes porque el Mundial de balonmano playa lo pude disfrutar, jugar la final…

Y meter el último gol, dilo… 

[Risas] Y meter el último gol. Sí es verdad que en los Juegos del Mediterráneo solo pude disputar la primera fase [hasta la lesión] y me perdí las semifinales y la final. Es cierto que tengo el oro, pero de una manera un poco extraña. Al menos puedo decir que soy campeona de los JJMM.

La última. Cumplimos 11 años, de ahí el motivo de la entrevista, y tú llevas el dorsal 11. No sabemos por qué, ¿alguna razón?

Mira, si te digo la verdad, empecé a jugar en el colegio y desde que viví el típico momento de repartir la camisetas llevo el 11. Es como un recuerdo que tengo desde que empecé a jugar, algunas veces he tenido que cambiar de número porque ya estaba elegido pero ahora que ya llevo muchos años siempre llevo el 11, como recuerdo de cuando era una niña.


¿Quién levantará la Supercopa 2020 que se celebra en tierras malacitanas?


MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO”


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *