CARMEN CAMPOS: “NO ME CANSO DE EXIGIRME. ME GUSTARÍA JUGAR EN UN EQUIPO CHAMPIONS”

La ambición y la humildad, los ingredientes del brebaje que hidrata el camino de una de las jugadoras más infatigables del panorama nacional. La central madrileña del JDA Dijon galo, Carmen Campos (10/07/1995), sigue escalando hacia su sueño. Sobresalió desde el principio, su talento se percibía desde que ganaba medallas en las categorías inferiores del BM Base Villaverde. De la capital de España viajó a Baleares para enrolarse en las filas del Puig D’en Valls ibicenco para actuar como líder y anotar 153 goles en 25 partidos y un año después, otro saltó más, al Mecalia Guardés. No tardó mucho en convertirse en la brújula del conjunto de Prades, su extraordinaria campaña (99 dianas en 23 partidos) le hizo ser objeto de deseo de uno de los clubes LFH -una de las ligas más poderosas del Viejo Continente-. Campos sabe cuál es la fórmula que le ha llevado hasta dónde está, trabajo, trabajo y trabajo. Ha jugado tres partidos ligueros y acumula 18/20 goles, ocupando entonces el podio de las mejores artilleras de la competición francesa.

Valora su éxodo mientras refleja lo contenta que estaba en A Guarda, analiza los primeros compases en una liga donde siempre había querido jugar y reflexiona sobre cuáles pueden ser los siguientes episodios de su carrera. Aspira alto y su perseverancia invita a pensar que puede conseguirlo. Respecto a las Guerreras es consciente de que ha perdido papeletas al marcharse fuera de España, pero no tira la toalla. Bonne chance à toi.

Carmen Campos – Foto: JDA Dijon

Bueno, cuéntanos primero la actualidad porque habéis tenido una semana de parón obligado por el protocolo COVID. Se ha aplazado el duelo español contra el Besançon de Lara González y María Núñez, pero hoy jugáis Copa…

Sí, la verdad es que la semana pasada estuvimos en entrenando en condiciones normales, pero sí que es verdad que el Ministerio de Sanidad de Francia, no fue la Federación Francesa quien ordenó la cancelación del partido, canceló el partido el mismo sábado, básicamente por la mañana y justo cuando íbamos a jugar, diciendo que éramos un caso de contacto con un positivo [en el equipo filial con el que habían entrenado] y era mejor cancelarlo. Teníamos que repetir PCR, al final éramos todas negativas y, bueno, pudimos retomar la semana con normalidad y jugamos esta misma tarde partido de Copa [contra Noisy].

¿Cómo es el protocolo allí, el tema de las PCR, los controles, los aforos,…?

Pues mira, en pretemporada empezamos y tenías que hacerte una PCR que te valía solo para tres días. Es decir, si jugabas dos o tres amistosos por semana pues, prácticamente, tenías que hacerte dos PCR semanales como mínimo. Ahora es verdad que han alargado un poquito ese plazo y ahora nos permiten la PCR con una semana de margen, entonces todos los lunes tenemos que hacernos una PCR para el partido que tengamos miércoles o sábado, incluso para los dos en caso de que puedas tener doble partido esa semana. Es una obligación [no recomendación] para todos los equipos y se permite jugar con un máximo de dos positivos, es decir que si tienes un tercero pues en teoría se debe cancelar el partido. Luego, en nuestro pabellón sí tenemos limitación de aforo, un asiento libre entre personas. Sí es verdad que al principio era un poco locura, no hacía falta llevar mascarilla en muchos sitios… Estás en una cola esperando para pagar y tienes al de atrás en la nuca, no toda la gente se lo toma tan en serio como en otros sitios.

Vamos a cambiar de tema, que tenemos COVID todos los días y a todas horas… Como el club lo difundió, habrá mucha gente que ya lo sepa y otra parte que no. La semana pasada yo veía la lista de goleadoras de la LFH y había una persona que se llamaba Carmen Campos y acumulaba 18 goles de 20 lanzamientos. Está claro que la aventura francesa te está yendo mal…

[Risas] Sí, la verdad es que, desde que llegué aquí, el entrenador me ha dado toda la confianza. No solo a la hora de jugar, que juego todo en ataque, sino también a la hora de lanzar penaltis, que me ha dejado este rol desde el primer momento. Hacemos muchos concursos de penaltis al final de los entrenamientos y tal y, bueno, debe ser que le he dado esa confianza a él me la ha devuelto. Me deja asumir mucha responsabilidad en el ataque, básicamente estoy siempre en el centro y me deja un poco de libertad a la hora de jugar a lo que yo vea en ese momento y luego me deja tirar los 7 metros y eso también hace un poquito que suba esa media.

Al final, no sé, tiene que ser una sensación muy guay verte en la tabla de goleadoras por encima de Gros, Nascimento o Hagman. Y está claro que esto acaba de empezar y que es un poco la anécdota pero, bueno, con lo joven que eres…

No, la verdad es que es una pasada… Sobre todo cuando llegas al calentamiento, yo que todavía no conozco mucho la liga o la ubicación de algunas jugadoras, pero sí es un plus de motivación verlas enfrente, jugar contra esta tía que la he visto toda mi vida en televisión y ahora la tengo delante, me está defendiendo y yo la estoy defendiendo, me está metiendo goles y yo estoy metiendo goles. No sé a la hora de calentar durante el partido o, incluso la semana previa, cuando hacemos vídeo, que te pones a observar al rival, puedes ver un poco el tipo de jugadoras que hay en esta liga y la calidad que tienen. Entonces, verte de tú a tú, que puedes competir con ellas y que estás ahí… Pues, la verdad, que es un orgullo para una jugadora.

Campos fintando – Foto: Alexis C

¿Cuáles son los objetivos colectivos más o menos del equipo? Obviamente el potencial de la liga francesa no lo vamos a descubrir ahora, el balance son dos derrotas y un empate pero los rivales son los que son.

Mira, en el segundo partido que tuvimos contra Nice allí, íbamos ganando de cinco a falta de cinco minutos, pero tuvimos un mal cambio, luego otros dos minutos y al final se nos fue el partido en los últimos cinco minutos pero hubiésemos podido sacar algún punto contra un buen equipo y en una pista difícil. Cualquiera que haya jugado ahí, como Carmen Martín, sabe que es una pista bastante complicada, es chiquitita, además hacía muchísimo calor y casi rascamos ahí los puntillos. El otro día con Nantes, pues tiene mucha más experiencia, es un gran equipo y estuvimos ahí, pero es verdad que no fue nuestro mejor partido. ¿Los objetivos de nuestro equipo? Intentar quedar lo más arriba posible y, por supuesto, evitar el descenso a toda costa e intentar acercarnos a los puestos de media tabla para intentar luchar por Europa. Está claro que este año tenemos un equipo completamente nuevo, somos como ocho o nueve cambios y eso nos va a costar a la hora de conocernos unas a otras, de conocer un poco hacia dónde vamos y cuál es el rumbo que queremos tomar. Somos un equipo muy joven y yo soy de las mayores aquí para que nos hagamos una idea. Hay otra jugadora con 25 años, dos con 26, una con 27 y otra con 31. El resto son niñas de 19, 20 o 21 años. Entonces, q la hora de jugar y tener experiencia nos cuesta porque, aunque las que somos un poco más mayores, venimos de ligas extranjeras y por mucha experiencia que tengas, si no conoces la liga francesa pues no eres experta aquí. Y las jóvenes, es gente que viene de segunda división o de equipos donde quizá no jugaban tanto. Creo que podemos hacer cosas muy bonitas este año porque precisamente es un equipo joven, creo que hay muchas ganas de trabajar y muchas ganas de aprender. Pero claro, necesitamos un poquito de tiempo juntas, jugar, entrenar y a ver cómo se va dando.

La pregunta típica para la gente que no controla el potencial de la LFH, ¿cómo es respecto a DHF? Algunos datos que puedas contar para que la gente se haga una idea…

Pues bueno, es muchísimo más física que la española… Eso es lo que decimos todos cuando salimos fuera, pero sí que es verdad. Es como que no te puedes relajar, lo típico,a veces en la liga española pierdes un segundo de vista a tu oponente y cuando giras la tienes delante y aquí no. En el momento que pierdas un segundo al oponente es un gol en contra. No hay más, cuando te quieres dar cuenta, te ha ganado la espalda o ya te ha ganado el uno contra uno. Lo mismo que cuando se lanza o lo que vienen siendo los repliegues, tienes que volar para atrás. Entonces, a nivel físico es bastante más exigente la francesa que es la española. Quizá en la española somos gente más chiquitita, que jugamos muchísimo más próximo a la línea de 9 metros y aquí no. Aquí se juega con más distancia respecto a la línea de 9 metros, hay más lanzamiento exterior y no hay bote en comparación con España. Yo soy una jugadora que me gusta mucho el bote, ahora veo los partidos de la liga española y me doy cuenta de la diferencia. En España prácticamente es recibimos y botamos, recibimos y botamos…

La teoría de casi todos los entrenadores se reduce, grosso modo, a no botar.

Sí pero, si tú te das cuenta, que yo estoy viendo muchos partidos aquí, por ejemplo en el contrataque que al principio me costaba mucho… ¿Cuántas centrales tenemos en España que suben el balón botando? Anthía [Espiñeira], Cecilia [Cacheda], [Silvia] Arderíus, Tere [Álvarez], yo y tantas centrales que tenemos mecanizada esa subida de balón y aquí es olvídate desde el minuto 0, no se bota el balón ni con subida de contraataque aunque no tengas a nadie delante, ¿sabes? El balón se sube en pase. Por ejemplo, el otro día estaba viendo a Guardés que abusan mucho del bote y yo también cuando jugaba y es que no te das cuenta. Incluso el año pasado te dabas cuenta de que usabas mucho el bote, pero digamos que te valía un poco, ¿no? Al final siempre encontrabas un huequillo, aquí al final no te vale. Frenas mucho el juego y les da tiempo a ordenarse, así que aquí es más bien pase, pase y pase. Y luego claro, el potencial de las jugadoras. No es lo mismo jugar contra una Bruna de Paula, por ejemplo, que no sabes por dónde te la va a hacer y tienes que estar ahí con los 18 sentidos puestos, que a lo mejor contra otra. Aquí, en el momento que tienes a Gros, Gulldén y otras tantas, la verdad es que es una maravilla poder estar con toda esta gente.

Por lo que ya has visto, has jugado tres partidos ligueros y algunos de Copa, ¿dónde crees que estaría el Dijon en la clasificación DHF?

Pues, yo creo que sí podría estar compitiendo arriba…

¿Entre los tres primeros crees que sí?

Pues sí, yo creo que sí. Creo que sí… Al principio sí que dudaba más porque no conocía a las jugadoras, veía que era llegar y lanzar y tenía la sensación de que faltaba un poco más de inteligencia en el juego. Pensaba que no había que abusar tanto de lo físico, porque en eso de usar la cabeza en España somos muy buenos. Entonces al principio sí he tenido mis dudas pero, según van pasando partidos, veo que aquí la defensa es muchísimo más agresiva que en España. En las primeras semanas entrenando, para mí eran dos minutos constantes en el criterio que conocía de España… Aquí te habían dejado el hombro en tu campo y decían: bien. Yo decía: ¿cómo que bien? [Risas] Si eso es roja directa en España… Es un poco el choque que tienen aquí en el nivel defensivo, que es totalmente diferente. Claro, yo alucinaba al principio sí, pero si le acaba de partir en dos…

El criterio arbitral es otro.

Totalmente, es completamente diferente. Por ejemplo, a la hora de lanzar aunque tú no la toques, si estás pisando los seis metros, te van a pitar penalti y es como ¡si es que no la he tocado, no me pueden quitar penalti por esto! Pues son pequeños matices que vas asimilando y que son diferentes… Entonces yo creo que sí que estaría arriba porque la defensa es mucho más agresiva, dependiendo también de qué arbitraje tengamos. Con un arbitraje español, quizá nos perjudicaría…

Tú aquí estarías descalificada por triple exclusión en el minuto 20 [risas]…

Básicamente [se ríe], viendo lo que he visto aquí en estos meses, en España serían exclusiones continuas pero, claro, aquí se permite mucho más.

¿Alguna anécdota de algo que te haya llamado mucho la atención de lo que significa jugar en Francia?

Pues es que te podría decir tantas. Mira, nosotros tenemos un pabellón súperbonito que compartimos también con el basket y solo el hecho de la presentación de las jugadoras, sin ir más lejos: nos apagan las luces, nos enfoca una luz que nos sigue por todo el camino hasta que llegas a la zona de chocar a las compañeras…. Ya solo con eso comienzo a decir, jolines… Solo el nivel de la presentación, independientemente del pabellón que es increíble, y ya cómo entras en juego… En general todo, o sea, creo que es muchísimo más profesional. No hay comparación.

Campos en acción – Foto: Laury Rousseau

En el plano mediático, ¿te han hecho muchas entrevistas? ¿Hay mucho seguimiento?

No, bueno me hicieron en el periódico de aquí cuando llegué y luego en el club, pero yo creo que también condiciona que somos extranjeras y no hablamos tanto francés. Sí que es verdad que a la hora de hacer entrevistas no lo veo tanto, nosotras teníamos muchísimas en Ibiza o en la Guardia. Allí está el Faro de Vigo o el Diario Atlántico y sí teníamos más seguimiento del que yo estoy viendo aquí. Pero claro, sí es verdad que el periódico de aquí de Dijon, Le Bien Public, sí que sube muchas fotos nuestras, pero no en forma de entrevistas por así decirlo. Es más, como que hablan del partido o hablan del equipo, más un resumen. Sí que hay más entrevistas con la capitana y con el entrenador, tipo para radio con llamadas pero lo que típico del periodista que te espera al final del partido y te habla, yo todavía no lo he visto directamente pero quizá es eso, que somos extranjeras y no se nos acercan porque el idioma no lo controlamos tanto.

Bueno, ya vendrán, ya vendrán cuando te vean más semanas ahí, en lo alto de la tabla… Una pregunta doble: ¿Cómo fue de difícil tomar la decisión de dejar A Guarda y España? ¿Y cómo de contenta estás ahora en Francia después de cuatro meses allí?

[Piensa unos segundos] Pues la verdad es que fue súper difícil. Es como que, en el fondo, es lo que tienes que hacer pero, quizá, no hay un momento en el que lo quieres hacer. Digamos que eso fue lo que me pasó en enero. Era como lo que has esperado toda tu vida, lo que has querido siempre, jugar en la liga francesa y vivir esto… Pero, por otro lado, estaba súperfeliz en La Guardia. Me sentía súper a gusto, tenía un entrenador que es la leche con el que aprendía diariamente, tenía compañeras que, además de compañeras, son amigas. Como que ya tienes tu vida hecha, tu rutina y tener que cambiar todo eso cuesta. Y más ahora, que ya no sólo es un país nuevo y una cultura nueva, sino que es un equipo diferente, unas costumbres diferentes. Es como que el choque ha sido por dos. Porque, por ejemplo, cuando yo cambié de Villaverde a Ibiza o de Ibiza a La Guardia, al final tenía muchas ganas de cambiar porque lo que yo tenía no era lo que quería. ¿Qué pasa? Que en La Guardia sí que era un poco lo que quería y me gustaba. Al final, pues siempre quieres crecer y quieres evolucionar y es lo que siempre has querido, pero siempre estás dejando atrás algo que realmente te gustaba. Ahora como que te cuesta un poco adaptarte, entrar otra vez en una dinámica de equipo nuevo, de gente nueva, conocer, hacer tu rutina,… Eso es, digamos, lo que más me está costando. Independientemente de que esté yendo mejor o peor, pues me acuerdo mucho de las compañeras. El otro día estuve viendo el partido [Guardés] contra Pereda y al final es como mucha nostalgia. Ver la afición, por ejemplo, eso sí que lo eché muchísimo de menos en el primer partido que jugué aquí en casa, al final se notaba un montón que Infierno no estaba ahí animando. Son cositas que sí echas de menos. Supongo que será como todo, hasta que vuelves a construir nuevos recuerdos, una nueva rutina, empiezas a hacer amigos de nuevo,… Por ahora, eso sí que me está costando un poquito más.

¿Y cómo es ese choque cultural? No sé, la comida, las costumbres, el idioma,… ¿Cómo es un día a día de Carmen? Estás en el centro de Francia, no es un clima mediterráneo precisamente…

No, para nada. Sí que es verdad que es un poco parecido al de La Guardia, lleva como tres semanas lloviendo sin salir el sol y en eso pues no hay mucha diferencia, pero sí que se agradece que no haya humedad. Y en cuanto al choque aquí es más, en mi día a día aquí… Bueno, lo que peor llevo es que no me echo siestas porque aquí el entrenamiento de la noche es a las tres y pico de la tarde y es un poco chocante para mí. A lo mejor nosotros entrenamos a las cuatro y, sobre todo en pretemporada, teníamos reuniones a las dos de la tarde, vídeo a las tres, o sea eran unas horas que yo, sobre todo los dos primeros meses, no sabía ni dónde estaba. Yo me levantaba, tenía que comer a las 12 si quería echarme un ratito antes, pero a las dos tenía que estar otra vez para entrenar por la tarde. Muchas veces sales a las seis o a las siete de la tarde, ya has hecho todo en tu día y solo te queda irte a casa. Entonces es como, bueno, diferente porque todo lo tienes mucho más condensado durante el día….

¿Cuántas sesiones hacéis a la semana ahora en competición?

Creo que estamos haciendo 9 semanales. Entrenamos lunes, martes y jueves mañana y tarde. Los miércoles y los viernes hacemos una sesión y luego el día del partido otra. Pues sí, nueve antes de jugar y luego jugamos la última. Y, por lo demás, eso. Que al final aquí casi todas las cosas cierran a las siete de la tarde y es como que te cuesta un poquito pillar los horarios…

Carmen Campos en París

Obviamente, no es la vida de aquí de terraza y demás…

No, no, eso se echa de menos. Porque luego lo típico de la hora de salir a tomar el café o salir a tomar unas cañas, aquí no se lleva tanto o al menos no lo estamos haciendo nosotras, tampoco lo sé. La verdad es que es una ciudad chiquitita, pero el centro tiene mucha vida y eso. Pero claro, a lo mejor quiere salir a cenar a las 9 de la noche y está todo cerrado o vas a comer a las dos de la tarde y los restaurantes están cerrados a esa hora.

Te hago la última, aparte de la selección absoluta que imagino será tu objetivo a corto, medio o largo plazo… ¿Cuál es el siguiente escalón en tu sueño deportivo? ¿Qué aspiraciones tienes?

Bueno, de momento yo di este paso para ir poco a poco, pero sí que me gustaría estar en un equipo potente, de Champions por supuesto… Esta es una liga muy competitiva, tiene equipos que juegan Champions como el Brest o el Metz que son equipazos. Lo ideal sería fijar el foco en esos equipos, si no pueden ser esos dos pues tienes también equipos como Nantes, ahora Bourge de Peage está muy bien o Nice que pueden ser un paso intermedio. Eso, digamos, sería para seguir pero, al final, siempre quiero ir a más, no me canso de exigirme y sí me gustaría estar en un equipo mucho más puntero que juegue Champions y probar ese tipo de competiciones.

¿Y la selección?

La selección por supuesto que también, pero creo que es algo que no depende tanto de mí. Yo tenía claro que cuando viniera aquí a Francia iba a descolgarme un poco de esa tónica, yo estaba yendo con el ‘Objetivo 2021’ y al final te tienen en el día a día. Y en el momento que te tú vas, pues o vas con la absoluta o no vas, lógicamente. Y ahora mismo, viendo la absoluta, los puestos, que yo estoy fuera y que hay gente en España que está muy bien pues va a ser muy complicado poder tener un huequecillo. Claro que voy a seguir trabajando para poder entrar pero ahora mismo, a corto plazo, lo veo complicado. Lo veo complicado. Está claro que sigue siendo mi objetivo, pero bueno si tiene que llegar va a llegar igual. Al final es un premio a todo el trabajo y si sigo trabajando y sigo esforzándome llegará si tiene que llegar.

Creo que como sigamos un poco el plan que te está saliendo, lo difícil va a ser que no te llamen.

Ojalá, ojalá.

Nos alegramos de hablar contigo, de saber que te va bien por Francia y que sepas que, como al resto, te vamos a seguir vigilando, claro.

Muchas gracias y enhorabuena por estos 11 años, ojalá sigáis acercándonos tanto el balonmano como lo hacéis y que nosotras estamos encantadas y no solo cuando nos vamos. Al final es un medio que está siempre pendiente de nosotras y hace que nos sintamos un poco más en casa, queridas y arropadas, así que os lo agradecemos sobre todo a vosotros.

Pues para eso estamos, básicamente. Así que te agradecemos enormemente tus palabras, que te vaya muy bien.


¿Quién levantará la Supercopa 2020 que se celebra en tierras malacitanas?

RINCÓN FERTILIDAD MÁLAGA
50.21%
SUPER AMARA BERA BERA
49.79%

MACARENA AGUILAR: “SOLO ESPERO QUE LA GENTE HAYA PODIDO DISFRUTAR CONMIGO”


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *