EL BALONMANO FEMENINO YA TIENE SU CONVENIO COLECTIVO EN FRANCIA

El balonmano es el primer deporte femenino de equipo con un ‘Convenio Colectivo’ de Francia. Por extraño que parezca, estamos en 2021 pero esto es noticia. Su relevancia radica en la inexistencia de estructuras legales y sociales en torno al deporte femenino profesional. Esta noticia del país vecino debería ser el faro para otras disciplinas deportivas y otros países, una guía en la que inspirarse para dotar a las deportistas de la protección que se merecen. Este convenio, en concreto, se aplicará a los contratos profesionales de las jugadoras y entrenadores de la primera división femenina.

La voluntad del balonmano galo de establecer las herramientas adecuadas de estructuración, regulación y profesionalización de la disciplina femenina se materializó el 15 de marzo en el Ayuntamiento de París, donde tuvo lugar la firma oficial del convenio. En el ámbito masculino se firmó un convenio en 2008 -que se amplió a la segunda división en 2018-, el de la femenina ha llegado en 2021.

Laura Glauser con su hija el pasado curso, cuando la guardameta jugaba en Metz – Foto: Cedosa380

Un paso más cerca la profesionalización

En Francia, el máximo órgano deportivo del país ya establecía un marco regulatorio para los deportistas de cualquier disciplina, el CCNS (Convention Collective Nationale du Sport), pero ni el balonmano profesional ni el deporte femenino veían sus necesidades reflejadas al completo. Con este pretexto nace este convenio específico para el balonmano femenino, lo que supone un paso más hacia la profesionalización. “Firmar este convenio colectivo especifico para las jugadoras profesionales de la élite es un reconocimiento de su estatus”, apunta Anne-Laure Michel, directora de comunicación y desarrollo de la Asociación de las Jugadoras y Jugadores Profesionales de Balonmano (AJPH) de Francia.

Además, este Convenio Colectivo “es también una herramienta de regulación y de protección y va a generar una situación más igualitaria entre los clubes: las jugadoras tendrán las mismas condiciones jueguen en el club que jueguen”, asegura Michel. Con esto también van a valorar a los clubes que ya trabajaban bien y ya ofrecían buenas condiciones a las jugadoras y entrenadoras.

La importancia de este nuevo Convenio Colectivo radica en que el CCNS estaba negociado por los sindicatos nacionales, pero no por los sindicatos directamente implicados en la gestión del balonmano femenino (clubes, jugadoras y entrenadoras). “Tener nuestro proprio convenio colectivo nos da toda la flexibilidad sin depender de nadie más y nos permite adaptar el texto a las realidades del balonmano femenino”, dice Michel

Pauletta Foppa, jugadora del Brest Bretagne, en un partido de Champions (Foto: EHF)

La prioridad: el bienestar de las deportistas

Los medios de comunicación franceses destacan que la principal aportación del nuevo Convenio Colectivo es la protección de las jugadoras que estén embarazadas. Antes, el CCNS estipulaba que en caso de baja (ya sea por lesión o maternidad), los clubes solo tenían la obligación de mantener el sueldo durante tres meses, y luego había por ley 16 semanas de baja por maternidad (con el subsidio pagado por la Seguridad Social del 50% del sueldo). Ahora, el Convenio Colectivo recoge la obligación para los clubes de contratar seguros que permiten mantener los sueldos de las jugadoras durante los 12 primeros meses de la baja.

Algunos de los temas principales que relata el Convenio Colectivo firmado esta semana son:

  • Creación de comisiones adaptadas para tratar de temas específicos con representantes de clubes, jugadoras y entrenadores. Por ejemplo, cada cierto periodo de tiempo se reunirán para revisar el articulo sobre el sueldo mínimo.
  • Duración mínima de los contratos de 12 meses y un modelo de contrato común. Como novedad: si la Federación no homologa el contrato por cualquier motivo, el club no puede echar a la jugadora. “Esto protege a la jugadora. A veces, falta un documento para las extranjeras por ejemplo, o las pruebas médicas no son buenas… Pero esto ahora no puede ser motivo para romper de manera unilateral el contrato”, señala Michel.
  • Descanso y vacaciones: 7 semanas cada año (antes eran 6 semanas).
  • Sueldo mínimo: excepcionalmente y teniendo en cuenta las incertidumbres generadas por la crisis en los presupuestos de los clubes, los sueldos mínimos se mantendrán como antes (1561€ brutos mensuales).
  • Y muchas otras medidas relacionadas con el uso de los derechos de imagen de la jugadora (por parte del club, los espónsores, la Liga, la Federación…); las condiciones para firmar un contrato a tiempo parcial; obligaciones de los clubes y obligaciones del empleado; la organización de la pretemporada; etc.
El equipo del Metz Handball (Foto: Le Républicain Lorrain)

Consenso por el interés general

El comunicado oficial de la Ligue Butagaz Energie lo deja claro: el convenio colectivo del balonmano femenino es un hito histórico que nace del acuerdo entre la Asociación de las Jugadoras y Jugadores Profesionales de Balonmano (AJPH), la Asociación de los clubes profesionales de balonmano femenino (UCPHF) y la Asociación de los entrenadores de balonmano (7Master).

Jean-Marie Sifre, presidente de la UCPHF, afirma que este convenio “demuestra que hemos alcanzado una cierta madurez porque hoy todos los clubes reconocen su importancia y, más en general, el diálogo social para el desarrollo de nuestra disciplina. También muestra un deseo común de trabajar en el interés general y el desarrollo general del balonmano femenino profesional”.

Los representantes del convenio en el evento de la firma (Foto: AJPH)

El primer acuerdo de muchos que llegarán

Anne-Laure Michel asegura que están “superorgullosos y contentos, pero no nos lo tomamos como si fuera el final de las negociaciones. Es una etapa. Las negociaciones y el diálogo entre los sindicatos deben seguir, adaptarse, evolucionar”. Además, los tres sindicatos ya se están planteando ampliar este Convenio Colectivo a la segunda división. “Hay menos contratos profesionales (esta temporada había 80), pero una jugadora profesional de segunda división también se merece condiciones laborales dignas. Es un proyecto y el reto siguiente que queremos conseguir. Queremos ayudar a los clubes a que crezcan y darles herramientas de desarrollo”, añade.

Lo importante también es que esta es una iniciativa que va a atraer más a los patrocinadores, las televisiones y las instituciones. “En tiempo de crisis, hemos conseguido firmar este acuerdo. Es una señal de madurez. Esperamos que también este texto ayude a trabajar en la autonomía de una liga femenina. Hemos demostrado que podemos contar con los protagonistas (clubes, jugadoras, entrenadores), que sabemos trabajar juntos”, dice Michel.

Ahora el reto es divulgarlo. Y lo harán con vídeos y herramientas didácticas. Así nació Dihane, la personificación de este diálogo social que ha impulsado el Convenio Colectivo y que simboliza los valores que recoge. Desde su cuenta de Twitter, Dihane comunica de una forma cercana, clara y humana la actualidad social del balonmano femenino francés. Según Michel, “la idea es personificar el diálogo entre sindicatos, hablar en primera persona… Tiene tres padres (los clubes, las jugadoras, los entrenadores) y una madrina (Marie George Buffet, exministra de Deportes de Francia)”.

Evolución del salario medio de las jugadoras de la élite francesa (tiempo completo). Tabla de la AJPH

El balonmano francés, en cifras

En la temporada 2020-21, el 91% de las jugadoras de los clubes franceses de primera división tiene contrato a tiempo completo. Concretamente, hay 175 jugadoras a tiempo completo y 17 a media jornada. En España, solo 52 balonmanistas DHF (24,8% del total) de la temporada 2019/20 estaban a jornada completa, mientras que otras 72 estaban contratadas a media jornada.

Además, el sueldo medio de la élite francesa es de 3056€ brutos mensuales (a jornada completa). La transparencia general del balonmano en España no permite conocer este tipo de datos, pero el sueldo mínimo en DHF es, al menos, tres veces inferior. El presupuesto medio de los clubes galos esta temporada asciende a los 2 millones de euros, siendo 6,1 millones el máximo y 1,1 millones el mínimo. El presupuesto francés más alto decuplica, aproximadamente, los presupuestos más elevados de la competición doméstica española.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es WhatsApp-Image-2021-03-16-at-9.33.23-PM.jpeg

Y en España… ¿Qué?

En España no hay un colectivo propio para el balonmano femenino. Sí existe para la Liga ASOBAL, vigente desde 2017, aunque está lejos del acuerdo contemplado en Francia. Por ejemplo, los jugadores tienen 30 días de vacaciones y no se establece ninguna duración mínima de sus contratos. Además, los clubes tienen la obligación solo de tener a siete jugadores asalariados a tiempo completo y cinco a jornada parcial.

Hace justo un año, el futbol femenino español firmó su primer convenio colectivo de la historia. Pero en el balonmano todavía no hay un marco regulatorio específico para la disciplina femenina. Si bien sí existe la Asociación de Jugadoras de Balonmano (AMBM), no hay ninguna asociación o institución que represente a los clubes, y ambas partes son fundamentales para firmar cualquier convenio como el que ahora existe en Francia o como el de la Liga ASOBAL.

El Convenio Colectivo francés es un ejemplo de que se pueden (y se deben) buscar herramientas que prioricen la profesionalización y el bienestar de nuestras deportistas o que, al menos, regularicen su situación. El consenso es fundamental.


Esta encuesta ha terminado (desde 6 meses).

¿Quién piensas que será el campeón DHF?

SUPER AMARA BERA BERA
75.34%
CUALQUIER OTRO EQUIPO
24.66%

Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Josu dice:

    Tengo curiosidad por saber los presupuestos de los equipos de la DHF de esta temporada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *