INFORME: LAS ESTRATOSFÉRICAS AUDIENCIAS DEL BALONMANO EN DINAMARCA

¡Ah, Dinamarca! Cuando en una conversación sobre balonmano se menciona el país nórdico hay una palabra que, seguro, mencionamos o escuchamos: envidia. Y no es para menos… El amor de los nórdicos en general, y de los daneses en particular, por este deporte es otro nivel: los seguidores en las pistas, la atención de los patrocinadores, el tratamiento y la visibilidad de los medios de comunciación, la profesionalización de los clubes y un larguísimo etcétera.

Esa pasión por la resina se ve plasmada, evidentemente, en las audiencias televisivas. Lo comprobamos durante el EHF EURO 2020 femenino -que organizaba el propio país- y lo hemos constatado durante el Mundial 2021 masculino. Las cifras son estratosféricas. Y ojo, porque este dato es importante: Dinamarca tiene 5.800.000 habitantes -una cifra a recordar durante la lectura de este artículo-.

La magia transporta a una jugadora danesa al estudio de TV2 durante el EHF EURO 2020 (Foto: TV2)

Uno de cada tres daneses vio el Europeo Femenino

El EHF EURO 2020 femenino se jugó en diciembre, una época muy especial para la sociedad y la televisión danesa: tienen una programación especial, con programas y series específicas de estas fechas y que son una tradición inamovible para la mayoría de la ciudadanía del país -en España no tenemos nada que se le pueda comparar-. De ahí que las series ‘Julefeber’ y ‘Juleønsket’ -‘Jule’ significa ‘Navidad’- lideraran buena parte de las audiencias semanales y ocuparan toda la programación de la cadena pública DR1.

Aún así, los números que logró el balonmano femenino fueron alucinantes. Según cifras de Kantar, la semifinal entre Dinamarca y Noruega reunió a 1.613.000 espectadores, equivalente a casi el 30% de la población del país. El partido contra Rusia, que valió a las danesas esa plaza en la lucha por las medallas, fue visto por 1.375.000 personas, superando de largo el 20% del total de habitantes de Dinamarca. Ambos fueron los programas más vistos de la semana, los dos emitidos por TV2, la televisión comercial danesa.

El partido que enfrentó a Dinamarca y España en la Main Round también fue lo más visto de esa semana, con 1.231.000 espectadores. También superaron el millón de espectadores los encuentros Francia-Dinamarca, Dinamarca-Suecia y Montenegro-Dinamarca. Y el resto de partidos no registró un número inferior al de 900.000 espectadores en TV2. Si vamos más allá, los análisis desde el estudio -con la tecnología puntera que fascinó a toda la comunidad del balonmano- superaron siempre las 800.000 personas.

Para ver esas cifras con un poco más de perspectiva, analicemos lo que ocurrió en España. Los partidos de las Guerreras se emitieron por Teledeporte y tuvieron unas audiencias mucho más residuales: El España-Francia fue visto por 121.000 personas y el España-Dinamarca por 92.000 -en un país con más de 47 millones de habitantes-, lo que supone cuotas de pantalla inferiores al 2%. La cifra récord del balonmano femenino español lo tiene el partido por el bronce en los Juegos Olímpicos de Londres, emitido en La1, que congregó a 1.681.000 espectadores, casi un 4% de la población (aunque cosechó casi un irrepetible 19% de cuota de pantalla).

Mundial masculino: la mitad del país frente al televisor

Las audiencias del Mundial masculino que finalizó el pasado fin de semana son una auténtica locura. La final entre Dinamarca y Suecia fue vista por una media de 2.615.000 espectadores -con un ‘minuto de oro’ de 2.934.000 espectadores-, lo que equivale a casi la mitad del país (1.414.000 en TV2 y 1.201.000 en DR1). Recordad, la población danesa no llega a los seis millones de habitantes, por lo que hablamos de cuotas de pantalla superiores al 70%. Sí, más de dos de cada tres telespectadores visualizaron balonmano. Y no solo eso: la previa, el pospartido y la entrega de medallas no bajó de 1.400.000 espectadores.

Y vamos más allá: la semifinal entre Dinamarca y España congregó a 2.358.000 personas frente al televisor, mientras que el resto de partidos -y de programas en el estudio- no bajan del millón de espectadores. Incluso un partido en el que no jugaba Dinamarca (España-Noruega) tuvo una audiencia superior a los 700.000 espectadores. Números estratosféricos.

En España los datos son, de nuevo, muy inferiores. Las semifinales entre España y Dinamarca -partido más visto de todo el torneo mundialista- fueron sintonizadas por 759.000 espectadores (4,5% de cuota de pantalla) y el partido por el bronce entre España y Francia, 347.000 personas. Es decir, que el España-Dinamarca cosechó el triple de espectadores en Dinamarca cuando su población ocho veces menor que la de España. Una barbaridad que solo se explica con el arraigo tremendo del balonmano en el tejido socio-cultural del país escandinavo.

Conexión en directo de TV2 en un partido de liga (Foto: Lars Ronbog / FrontZoneSport / Getty Images)

La cobertura de la TV danesa más allá de los campeonatos internacionales

El balonmano no solo tiene visibilidad en Dinamarca en grandes campeonatos internacionales. El número de retransmisiones de partidos de la liga regular -tanto femenina como masculina- y de la Champions League es abundante. Para empezar, hay que tener en cuentas que cuatro canales de televisión emiten balonmano en directo regularmente: TV2, TV2 Sport, TV3 Sport y TV3 Max, todas comerciales. Por ejemplo, en el mes de febrero estos canales emitirán un total de 25 partidos en directo de balonmano, casi uno al día. De esos 25, nueve son de la liga danesa femenina y tres de competiciones europeas. Es decir, que la mitad de los partidos que se emitirán en febrero serán de balonmano femenino.

La audiencia que cosechan los partidos emitidos de la liga oscilan entre los 50.000 y los 117.000 espectadores (entre el 4% y el 8% de cuota de pantalla, es decir, de entre todas las personas que en ese momento estaban viendo la televisión), sin ninguna diferencia entre partidos de la liga femenina y masculina. De hecho, el partido de liga más visto de esta temporada ha sido un Team Esbjerg-Viborg HK disputado en noviembre. Por otro lado, los partidos de Champions y otras competiciones europeas reúnen a un número de espectadores inferior -entre 20.000 y 90.000-, pero tienen una cuota de pantalla superior. Por ejemplo, el partido entre Team Esbjerg y Rostov-Don, el primero que disputaba Nerea Pena con su nuevo equipo, tuvo un 13,2% de share. También el Odense Håndbold-CSKA Moskva tuvo un 10,9% y el Odense Håndbold-Györi Audi ETO KC, un 10,1%.

La cultura deportiva, fundamental en el país vikingo

Todos los datos expuestos en este artículo son estratosféricos si los comparamos con las cifras en España. La explicación es clara: la cultura deportiva en Dinamarca es esencial para el funcionamiento de la sociedad nórdica. No hay ni un danés que no haya practicado deporte en algún momento de vida y, de hecho, es incluso difícil encontrar a alguno que no haya practicado balonmano.

Si bien es cierto que el fútbol tiene más seguimiento durante la temporada regular -en cuanto a espectadores en los estadios, audiencias de televisión y seguimiento de ligas internacionales, como la Premier League, LaLiga o la Bundesliga-, el balonmano domina el plano cultural. Para los daneses, seguir a sus selecciones nacionales de balonmano es casi una religión, un gran acontecimiento y un motivo de orgullo. Este deporte no solo copa los telediarios, sino que aparece en prácticamente todas las series nórdicas como un elemento secundario (‘Borgen’, ‘Rita’, ‘Forbrydelsen’ o ‘Arvingerne’, entre otras), un indicativo cultural del país.

Pero en Dinamarca no solo se ve balonmano y futbol, también gozan de una gran popularidad el bádminton, el ciclismo, las gimnasias rítmica y artística, el golf, la natación, tenis, vela y un largo etcétera. Sin duda, la cultura deportiva suele venir precedida de una adecuada política deportiva, muy diferente en el caso danés a la desarrollada por otros países europeos como España donde el fútbol es lo que inunda casi todo el espectro mediático.


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *