NANDI ESPINO: “ESTABA EN DEUDA CON EL ESTAMENTO ARBITRAL”

La grancanaria Nandi Espino (1976) arbitrará la próxima temporada en Asobal, junto a su compañero Víctor Navarro Baquero. Eso le convierte en la tercera árbitra de toda la historia de la élite masculina, siguiendo la estela de Cristina Fernández Piñeiro y Agatha Gracia. Hacía más de tres décadas que una de las mejores ligas de balonmano europeas no tenía a una mujer como juez en sus partidos nacionales. Antes, la pareja había arbitrado en la División de Honor Plata masculina, la División de Honor Femenina y en algunos torneos nacionales e internacionales, como la última Copa de la Reina disputada en Lasesarre (2019).

Espino respira balonmano. Necesita pisar el 40×20. Este deporte es su estilo de vida y así ha quedado demostrado con su trayectoria. Jugó en varios clubes e incluso dirigió algunos equipos de base y, por último, se inició en el mundo del arbitraje para no alejarse demasiado de las canchas. Con ello, afirma que está en deuda con el estamento arbitral por su comportamiento cuando era jugadora. Ahora, esta deuda le ha llevado hasta el peldaño más alto del arbitraje español.

 

Ya lo has logrado… La próxima temporada arbitrarás en la élite masculina española. ¿Cómo te sientes al ver realizado este sueño?

Bueno, estoy inmensamente feliz por este logro, es algo que todo deportista quiere conseguir cuando comienza, el llegar a lo más alto… En mi caso, arbitrar en la élite, es una de las ligas más importantes, con grandes jugadores y entrenadores, con un nivel de los mejores. Eso sí, soy consciente de que debo trabajar mucho más de lo que he trabajado hasta ahora para estar al nivel óptimo y de las exigencias de la Liga y con la misma ilusión que he tenido hasta ahora.

Foto: Nandi Espino

¿Cómo decidiste embarcarte en la aventura de arbitrar tras retirarte como jugadora?

Había jugado y había entrenado en equipos base de mi club. Era el momento de mi retirada, pero no me quería desvincular del deporte que me apasiona, que ha sido y es mi estilo de vida. Sentía que estaba en deuda con el estamento arbitral, ya que en mi trayectoria como jugadora era de máxima exigencia a los árbitros en sus actuaciones, e incluso sus errores no eran aceptados por mí, sin facilitarles su labor. Decidí vivir desde dentro esas sensaciones de un árbitro y, siendo árbitro, es cuando me doy cuenta que son parte del balonmano, el deporte que amo, y que su labor conlleva en algunos casos el error por situaciones de presión, de apreciación, por decisiones en décimas de segundo, por criterios, etc. Sin ninguna intencionalidad que en aquel momento cuestionaba.

Eres la tercera mujer de la historia en arbitrar en Asobal. ¿Qué crees que hace falta para que haya más mujeres en este estamento?

Es duro pero se puede llegar, porque todo se consigue con trabajo y más trabajo. Desde el CTA de la RFEBM es lo que se exige para mejorar y llegar con las cualidades que un árbitro necesita y estar en lo más alto sin diferencias de género, a pesar de que la mujeres tengamos que demostrarlo para superar a todos por ser minoría. Tenemos un gran apoyo de la RFEBM, que nos facilita las herramientas para poder trabajar y progresar en la consecución de los objetivos, siendo los mejores los que lleguen a lo más alto, como he comentado, sin diferencias de género.

Hace algunas temporadas entrevistamos a las árbitras noruegas Roen y Arntsen y nos dijeron que ser mujer era un obstáculo en sí mismo. De hecho, se retiraron precisamente por este motivo. ¿Qué opinas sobre este tema?

En España cada vez somos más las mujeres que arbitramos. Ahora mismo somos 25 en categoría nacional.

Foto: J Ricardo Gil

Sí, pero ¿consideras que has sufrido discriminación o en algún momento has vivido una situación un poco complicada?

Por suerte, tengo que decir que a día de hoy no me he sentido discriminada. El aficionado de balonmano suele ser entendido y conocedor del juego y eso facilita nuestra labor. Evidentemente siempre te vas a encontrar con esa presión de la afición, y algún caso esporádico o alguno que vea a la mujer más vulnerable y descargue sobre nosotras, pero eso es lo que hace que nuestro deporte sea diferente. Considero que a mí, por ejemplo, eso me motiva a seguir luchando por conseguir las oportunidades que nos merecemos y para que nos valoren por nuestro trabajo.

Has arbitrado partidos de categorías masculinas y femeninas. ¿Has notado alguna diferencia, por ejemplo, en la manera de interactuar con las/os jugadoras/es o en alguna otra faceta?

Bueno, la verdad es que no, porque al final vas a arbitrar un partido de balonmano con las mismas reglas independientemente del género. Los jugadores y las jugadoras nos tratan igual y nos respetan de igual forma, ellos y ellas solo quieren un arbitraje correcto y justo, que es de lo que se trata. En ellos quizás es donde menos problemas hay. Pero en la pista somos todos iguales y trabajamos por un deporte más justo y equitativo. Las y los protagonistas son ellos y velamos porque así sea. Donde sí hay diferencia es en cuanto al juego porque, evidentemente el masculino es más rápido y más duro,  y el femenino es un juego más elaborado, más colectivo y en equipo.

¿Crees que los árbitros están bien valorados, tanto económicamente como deportivamente?

Debemos tener claro que no somos profesionales del arbitraje desde el punto de vista económico, pero en dedicación, disponibilidad, trabajo y responsabilidad hay que serlo para conseguir el respeto de todos y los objetivos que nos marcamos. Sí es cierto que de ello no podemos vivir como en otros deportes, a pesar de que como he comentado, realizamos nuestro trabajo como tal.

Foto: BM Remudas

¿Cómo enjuicias el tratamiento que tienen los árbitros en el balonmano? Por ejemplo, son menos respetados que en el fútbol, pero quizás hay otros deportes en los que se respeta más esta figura de juez…

Cuando comienza un encuentro, todos los árbitros tenemos un voto de confianza por parte de los jugadores y oficiales. Se lleva muchos años marcando un estilo de arbitraje que sanciona muy correctamente la dureza en el juego. Nuestro juego es cada vez más rápido, más vistoso en lo técnico, en lo táctico, donde el jugador se siente protegido y con confianza. Esto nos ha llevado a conseguir ese respeto que al final es mutuo.

Las hermanas Bonaventura nos dijeron que “ser árbitro te hace ser mejor ser humano”… ¿Estás de acuerdo?

No puedo estar más de acuerdo. Ser árbitro me ha enriquecido como persona. He mejorado mucho a nivel personal.

Tu pareja arbitral es un hombre. Esto me recuerda a cuando Karen Brødsgaard comentó que, como entrenadora, creía que la combinación de un hombre y una mujer en el banquillo es la mejor. ¿Crees que en el arbitraje sucede lo mismo?

Solo tengo palabras de agradecimiento a mi compañero. Formamos un gran equipo en la cancha, pero también lo somos fuera de ella. Es muy fácil trabajar con él. Víctor es parte de mi familia… A veces sueles tener más feeling con un chico que con una chica y también tiene que ser que nos crucemos en el camino. En este caso he tenido la suerte de poder encontrar a un compañero que me entiende al igual que yo le entiendo a él. No todo el mundo tiene la suerte de conseguirlo. Y de hecho, en otros deportes no es tan importante tener esa conexión como en el balonmano.

Foto: Nandi Espino

¿De qué partido que has arbitrado tienes un mejor recuerdo?

SIn duda,  el BM Zuazo Zubileta contra el BM Elche de la Copa de Riena 2019.

¿Y cuál ha sido el más complicado hasta ahora?

Cada partido tiene su complicación. Lo importante es saberlo llevar y dirigir.

¿Quién es tu jugadora favorita?

Hay muchas jugadoras de muchísima calidad, al igual que en el arbitraje. Tenemos la suerte que cada vez hay mejores jugadoras, y lo triste de esto es que suelen fichar por equipos de fuera de España.

¿Cuál es tu siguiente meta (o sueño)?

Seguir trabajando día a día con las mismas ganas e ilusión que cuando empecé. Pero, a priori, una vez que las listas han salido, quiero pasar las pruebas del stage para hacerlo realidad y adaptarme a la categoría lo más pronto posible para seguir progresando.


Esta encuesta ha terminado (desde 29 días).

¿Es factible la asistencia de público en la fase final copera?

PODRÍA SER CON UN PROTOCOLO ADECUADO
51.99%
NO, SERÍA IMPRUDENTE
41.06%
SÍ, SEGURO
6.95%

SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN – TERESA FRANCÉS


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *