WE SHARE HANDBALL II: EL VALOR DE REVOLUCIONAR EL BALONMANO

La segunda edición del congreso We Share Handball se celebró este pasado fin de semana con éxito. Con un proyecto más ambicioso que el del año pasado -con más tiempo de preparación y más voluntarios implicados en su producción y realización-, el WSH2019 recibió a casi 300 personas que compartieron un mismo objetivo: aprender de otras experiencias e inspirar a otros.

Garmendia, Manchado, De la Torre y Cadens – Foto: WSH2019

La idea del congreso giraba en torno a la mejora de la experiencia de la práctica del deporte y, para tratarla, se volvieron a utilizar formatos distintos: mesas redondas, presentaciones de startups, clínics, pósters, un Think Tank e incluso una ‘handbattle‘, con debates uno contra uno. Esta edición destacaba, entre otras cosas, por su internacionalización: el club invitado era el Limoges HAND87 francés, además de contar con Olivier Girault (presidente de la Ligue National Handball) o Anne-Laure Michel (exdirectora de competiciones de la misma competición).

Foto: WSH2019

Nosotros, además, destacamos la mejora de la presencia femenina entre las ponentes, paneles que contaban con mujeres como Carmen Manchado, Tati Garmendia, Andrea de la Torre o Mireia Torras, entre otras. Además, hubo una mesa redonda dedicada al balonmano femenino con el objetivo de lograr una mayor visibilidad y una mejor gestión del deporte de mujeres -con Manchado, Garmendia, De la Torre y María Cadens como ponentes-. Además, se trataron temas como la tecnología en el arbitraje, la gestión de las federaciones o el marketing y el fan engagement.

La valentía de este proyecto radica en la intención de revolucionar el balonmano, de mejorarlo dejando atrás las rivalidades entre clubes y poniendo el foco en el hecho de compartir. Si tenemos que elegir una palabra para definir el We Share Handball, esta sería disrupción: “proceso o un modo de hacer las cosas que supone una ‘rotura o interrupción brusca’ y que se impone y desbanca a los que venían empleándose” [Fundéu]. Noelia Quero manifestó una idea interesante que va en esta misma línea: el balonmano debe aparcar el victimismo para empezar a construir su futuro de una forma positiva y optimista.

En una entrevista hace aproximadamente un año Isabel Cuesta, cofundadora del We Share Handall junto con José Luis Villanueva, nos decía que “el balonmano necesita volver a ilusionarse”. En una conversación en la segunda edición del congreso, volvió a salir el tema y todos coincidieron con algo: el balonmano sí está ilusionado, pero falta que quienes quieran mejorarlo sean aquellos con poder de hacerlo. De momento, ya sabemos que hay muchas personas con la intención de revolucionar este deporte, ahora solo falta que todas esas ideas y la inspiración que se dieron durante este fin de semana se acaben materializando en forma de disrupción.


¿Te gusta la primera convocatoria #GuerrerasArena del nuevo seleccionador?

  • NADA
    (44%, 98 Votos)
  • HARÍA 3/4 CAMBIOS
    (19%, 42 Votos)
  • MUCHÍSIMO
    (19%, 41 Votos)
  • HARÍA 1/2 CAMBIOS
    (18%, 40 Votos)

Votos totales: 221

Cargando ... Cargando ...

SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN – TERESA FRANCÉS

 


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 18/06/2019 - 11: 51

    […] semana que la segunda edición del congreso We Share Handball llegó a su fin. Durante dos días, más de 300 personas se congregaron en Esplugues de Llobregat (Barcelona) para hablar de cómo mejorar la experiencia de la práctica del balonmano a través de actividades […]

  2. 29/08/2019 - 5: 33

    […] participó como ponente en la última edición del We Share Handball, compartiendo sus experiencias profesionales y su punto de vista sobre el balonmano francés. Esta […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *