VIBORG HK: LA CUNA DEL BALONMANO DE MUJERES DANÉS

El Viborg HK levantando una Champions (Foto: Viborg HK)

Si hablamos de balonmano en Dinamarca uno de los primeros nombres que nos viene a la mente es Viborg, una localidad de apenas 40.000 habitantes pero con una tradición de balonmano de mujeres que la sitúa como una de las capitales de nuestro deporte en el mundo. El Viborg HK es uno de los clubes con más títulos de la historia: tres Champions League, tres EHF Cup, una EHF Cup Winners’ Cup, dos subcampeonatos de Europa y catorce ligas y diez copas danesas. Y, a día de hoy, sigue siendo un equipo referente en Dinamarca y ya está en las semifinales de la EHF Cup. De hecho, la única Champions que ha ganado un equipo español -Mar Valencia- fue ante este.

Susanne Munk Wilbek (Foto: Johnny Pedersen)

Se fundó en 1936, pero no fue hasta más adelante cuando se consolidó como el club que es hoy en día, concretamente en los noventa. Susanne Munk Wilbek (antes Susanne Munk Lauritsen), exjugadora del Viborg HK y de la selección danesa -con la que se colgó el oro olímpico en 1996- es la actual segunda entrenadora del equipo y define lo que ocurrió en el municipio danés como “estar en el sitio adecuado en el momento adecuado: gente con visión, que tiene ideas creativas y que nadie les dice que no van a llegar a ningún sitio, sino que más bien dicen ‘¿por qué no? ¡vamos a probar!”. De hecho, la propia Wilbek fue una de las propulsoras del cambio: empezó a jugar en el Viborg HK con el equipo todavía en categorías inferiores y fue convocada con la selección absoluta, “la gente empezó a cuestionar si el hecho de que yo jugara con la selección y no estuviera en la élite era un problema y me preguntaron: ‘¿qué quieres hacer al respecto?’. Y dije -me acuerdo perfectamente, porque estuvo en todos los periódicos-: ‘ahora debo asegurarme de que mi equipo juega en la mejor liga del país’. Mucha gente se planteó el por qué no lograrlo, llegamos a la máxima categoría y en unos tres o cuatro años ya estábamos entre los mejores equipos. En 1994 ganamos nuestra primera liga”.

Jacob Vestergaard y Susanne Munk Wilbek hablando durante un partido (Foto: Johnny Pedersen)

A la ambición se le sumó la visión del entrenador: “mirábamos cómo saltaban los jugadores de voleibol, la explosividad de los corredores, el control del balón de los jugadores de baloncesto… Siempre estábamos pensando en nuevas formas de hacerlo todo”, asegura Wilbek. Eso hizo que el club fuera atractivo para jugadoras jóvenes con talento, que se concentraron en el área central de la península de Jutlandia, al mismo tiempo que el equipo nacional danés estaba llegando a lo más alto, justo cuando el Viborg HK empezó a cosechar sus primeros éxitos. “En esa época teníamos una selección femenina muy muy popular que despertó el interés de la prensa y de la gente y, como muchas jugadoras veníamos del Viborg HK, eso convirtió la ciudad en una especie de cuna que avivó el interés también de inversores”, añade la ahora entrenadora.

El Viborg HK celebrando una Champions (Foto: Viborg HK)

Pero lo que ha hecho de Viborg una ciudad de balonmano no ha sido el hecho de llegar al éxito, sino el haberse podido mantener en posiciones destacadas en Dinamarca y Europa durante estos casi 30 años. “Fuimos una de las primeras ciudades en tener una escuela deportiva en todo el país, teníamos aficionados que venían desde Copenhaguen… La clave es que nuestra escuela es atractiva para las jóvenes, pero también ha sido que nos hemos sabido comportar de forma deportiva siempre: es importante ser buena gente, no las bordes que siempre ganan. Debemos estar delante, pero también debemos pensar que la gente mira a nuestro club para ver cómo actuamos cuando ganamos y cuando perdemos. Cuando visten esta camiseta verde, nuestras jugadoras aprenden muchos valores de estos. Puede sonar antiguo, pero creo que es verdad”, apunta Wilbek.

Los títulos en la vitrina también hace que la presión en el 40×20 crezca, no solo para las jugadoras, sino para todo el equipo y club en general. Wilbek dice estar “convencidísima” de que las jugadoras sienten presión: “en realidad, tenemos que ganar la EHF Cup o terminar bien liga danesa para poder participar en Europa el próximo año, y las dos cosas son extraordinariamente difíciles. Nuestros seguidores nos dicen que debemos sobreponernos a los problemas porque, si no lo hacemos, este será el primer año en 26 temporadas que no participemos en un torneo europeo. Yo soy capaz de ir partido a partido, pero la gente te lo va recuerdando”.

(Isabel Ortuño con la camiseta del Viborg HK (Foto: Lars Ronbog)

En la actualidad, tres de las integrantes de la última convocatoria de la selección danesa juegan en el Viborg HK: Line Haugsted, Stine Bodholt Nielsen y Kristina Jørgensen. Lo cierto es que todas las jugadoras del club son de países nórdicos -todas danesas exceptuando a dos suecas y una noruega-, “principalmente por una razón económica, porque traer a jugadoras de otros países es realmente caro y, además, es un país muy pequeño y si miramos alrededor, a una hora de Viborg tenemos siete u ocho equipos, y el poder traer a jugadoras se convierte en una competición”, señala la segunda entrenadora del equipo. Históricamente, por el club han pasado jugadoras como Isabel Ortuño, Anja Andersen, Bojana Popovic, Karen Brødsgaard, Amanda Kurtovic o Rikke Skov -único dorsal retirado del equipo y jugadora a la que le han dedicado una tribuna del pabellón-, entre otras.

Hoy, el balonmano femenino danés no se entendería sin la historia del Viborg HK, un club que creció gracias a su ambición y que supo aprovechar los éxitos de su selección para llegar a lo más alto del continente. El balonmano femenino danés ha seguido creciendo, su liga es una de las mejores del mundo y, en Europa, otros equipos llevan pisando fuerte desde hace años. El verdadero valor del Viborg HK no es todo lo que se encuentra en sus vitrinas, sino que haya sido capaz de mantenerse en la cima del balonmano de mujeres de todo el mundo y que siga siendo una referencia para otros clubes.


SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN – ISABEL ORTUÑO

 


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 22/03/2019 - 3: 09

    […] el conjunto de la primera línea española está en las semifinales de la EHFCup y se medirá al Viborg HK danés por un billete para la gran […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *