¿CÓMO ES SER MUJER EN DINAMARCA?

Dinamarca es uno de los países europeos que destaca por su igualdad de género, pero todavía está lejos de los estándares de una situación idónea. De hecho, en algunos estamentos, España presenta porcentajes iguales o superiores que el país nórdico. Aun así, la igualdad de género no solo se refleja en datos cuantitativos, sino en hechos cualitativos: no se trata solo de cuántas mujeres hay, sino de cómo es la situación de esas mujeres. En este artículo evitaremos hablar de política, violaciones o violencia de género y nos centraremos en la situación de las mujeres del balonmano femenino danés a través de varios testimonios que hemos ido recogiendo a lo largo de esta temporada. Cabe destacar, antes de nada, que en el país nórdico esta disciplina recibe muchos recursos, tiene mucha visibilidad en los medios de comunicación y, culturalmente, no hacen mucha distinción entre el masculino y el femenino.

Sandra Toft, jugadora del Team Esbjerg y de la selección danesa (Foto: EHF)

Empecemos por las jugadoras. Publicamos un artículo de una iniciativa del Handbol BCN Sants para luchar contra el machismo porque las deportistas todavía reciben comentarios despectivos en España. En Dinamarca, en cambio, las balonmanistas no se plantean hacer este tipo de gestos o de denuncias, porque la gran mayoría (no queremos generalizar) no ha vivido un episodio de estas características. Sandra Toft, portera de Team Esbjerg y de la selección danesa, asegura que “en Dinamarca no he sufrido nunca discriminación, de ningún tipo… Y nunca he escuchado ningún comentario despectivo hacia nosotras”. Eso sí, Toft nos confiesa que cuando participa en competición europea, la situación cambia: “por ejemplo, no estoy muy de acuerdo con las designaciones arbitrales que tenemos en las competiciones femeninas, porque creo que los campeonatos masculinos tienen un arbitraje de mayor calidad”.

Toft también comenta que no cree que haya menos reconocimiento hacia el balonmano femenino danés. “Los hombres tienen ahora más visibilidad y reciben más recursos económicos porque están entre los mejores equipos del mundo (de hecho, son los campeones del mundo). Cuando las mujeres estaban en lo más alto, probablemente recibían más atención”, apunta la guardameta.

Karen Brødsgaard, entrenadora (Foto: TV2 Nord)

Si nos fijamos en otros colectivos veremos que la diferencia respecto a la liga española no radica en el número, sino en la forma. Por ejemplo, en la élite solo había una mujer entrenadora, Karen Brødsgaard (EH Aalborg), pese a que dejó de serlo hace una semana. Aún así, hay equipos que tienen a mujeres como segundas entrenadoras (como el caso del Viborg HK o el Team Esbjerg). Cabe destacar que la única mujer en la élite mundial que ha participado en campeonatos recientes de selecciones es danesa: Helle Thomsen.

Brødsgaard, doble campeona olímpica que tiene un currículo espectacular como jugadora, asegura que nunca ha experimentado ningún tipo de discriminación. “De hecho, en Dinamarca y en Suecia, donde también he sido entrenadora, piden que más mujeres dirijan equipos”, dice, “así que el tema es que quizás no hay tantas mujeres que quieran ser entrenadoras o que quieran trabajar en puestos que requieran más responsabilidad”, algo que también afirmó Thomsen cuando la entrevistamos. “Quizás quieren formar una familia, quieren quedarse en casa, salir con los amigos, y están bien con eso. Si realmente tienes el deseo de ser líder o entrenadora, ¿por qué no lo haces?”, añade.

Según la entrenadora danesa, las oportunidades existen para las mujeres, pese a que los números siguen estando lejos de la igualdad. Aún así, pese a que las cifras no acompañen, Brødsgaard señala que no cree que haya “desigualdad en los sueldos o en el trato que recibimos por parte de la prensa. Solo tienen respeto por lo que intentamos hacer… Cuando la gente viene al pabellón me dice ‘tienes un trabajo guay’ y me preguntan cómo trabajo, qué hago… Muestran interés y respeto”.

Anette J. Laustsen, presidenta del Ajax København (Foto: Ajax)

Si miramos en puestos directivos, solo hay una mujer presidiendo un club en la élite: Anette J. Laustsen, presidenta del Ajax København. La entidad tiene un equipo masculino muy potente y uno femenino que lucha más bien por no descender, pero ambos en la élite del balonmano danés. “No he tenido ningún problema por el hecho de ser mujer en mi trabajo y mi experiencia es que me toman en serio en todos los asuntos”, afirma la directiva. “Soy voluntaria y no recibo honorarios, pero tengo clara una cosa: si en algún momento se decide que debemos cobrar, el sueldo será el mismo independientemente de si hay un presidente o una presidenta”, añade.

Pero, ¿por qué hay tan pocas mujeres ocupando cargos directivos en los clubes daneses? Laustsen opina que, para muchos hombres, presidir un club de balonmano de élite es “prestigioso”, mientras que las mujeres que quieren hacer algún trabajo voluntario “no se centran tanto en la élite, sino más bien en aquellos clubes u organizaciones que necesitan más ayuda”. A modo de conclusión, Laustsen confiesa que no cree que sea importante “el género de las personas que toman las decisiones: lo que realmente importa es que haya personas sensatas y dedicadas que ocupen esos puestos”.

Christiansen & Hansen, árbitras (Foto: Stregspiller)

El colectivo arbitral sigue una tónica parecida: solo hay tres mujeres arbitrando en la élite: Karina Christiansen, Line Hesseldahl Hansen y Malene Lythje. Las dos primeras, Christiansen & Hansen, también arbitran en campeonatos organizados por la EHF y la IHF. Sin ir más lejos, fueron una de las parejas designadas para el Campeonato de Europa de Francia 2018 -dirigieron la final entre las anfitrionas y las rusas-. DeporteCienPorCien ha podido hablar con ellas y, tras confirmarnos que están “contentas” con las designaciones que reciben, no han querido hacer ningún comentario respecto a la discriminación o la igualdad de género. La no-respuesta también es una declaración: ¿puede haber temor a posibles represalias? Solo lo saben ellas, pero es una realidad que han declinado la oportunidad de contar su experiencia profesional -sea positiva o negativa- acerca de esta cuestión. En cuanto tengamos la oportunidad, volveremos a intentar tener un retrato más profuso de la realidad de las mujeres árbitras en Dinamarca.

Por último, analizaremos otro colectivo que también forma parte del mundo del balonmano femenino pero que, en muchas ocasiones, se (nos) olvida: las periodistas. Dinamarca emite una cantidad elevada de partidos en directo y esta disciplina deportiva ocupa muchos minutos en televisión y mucha tinta en los periódicos. Stine Bjerre Mortensen es uno de los rostros más reconocidos del periodismo deportivo -y del balonmano- danés y de la cadena TV2 Sport, donde ejerce de periodista y presentadora. “Nunca he experimentado discriminación en mi trabajo. Donde yo estoy, recibes el mismo trato que los hombres si te esfuerzas tanto como ellos. Hay más periodistas hombres, pero me he sentido tan respetada como ellos por mi esfuerzo y mi trabajo. Puede ser un ambiente difícil a veces y he visto a algunas compañeras teniendo dificultades, pero eso no refleja discriminación: creo que es, más que nada, el hecho de que las mujeres a veces somos muy duras con nosotras mismas y queremos ser perfectas en todo lo que hacemos… También yo”.

Stine Bjerre Mortense, periodista de TV2 Sport (Foto: Ekstra Bladet)

El periodismo deportivo en Dinamarca respeta y posiciona a las mujeres también como referentes. “Tenemos a mujeres de todas las edades. De hecho, una de las periodistas más reconocidas que cubre fútbol es una mujer de 51 años”, dice Stine Bjerre Mortensen. De la misma manera, la periodista danesa afirma que en TV2 Sport tratan igual al deporte femenino y masculino: “tenemos la misma cantidad de cámaras, comentaristas, etc. en la liga masculina y femenina. No hay diferencia en la forma en que producimos los partidos y los programas. Sí que es verdad que actualmente emitimos más partidos de la liga masculina que de la femenina, pero porque tenemos un mayor número de espectadores… Pero esa popularidad puede cambiar. Normalmente está relacionado con el éxito de los equipos nacionales”.

Como hemos ido viendo, la igualdad de género en el balonmano femenino danés sigue siendo una asignatura pendiente si nos fijamos en los números. Las cifras sonrojan, sí, pero como nos han comentado todas nuestras protagonistas, las oportunidades para las mujeres existen y, una vez ocupan esos puestos de trabajo, son respetadas y no viven ningún episodio de discriminación. Os dejamos con una última frase de la entrenadora Karen Brødsgaard para seguir reflexionando: “Creo que en todas las esferas de la sociedad necesitamos a más mujeres que quieran estar ahí, no solo porque sean mujeres, sino porque realmente tienen esa pasión”.


SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN – ISABEL ORTUÑO

 


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *