EL TECHO DE GRANITO PERSISTE EN EL BALONMANO MUNDIAL

Solo CINCO de las 32 selecciones que participaron en el reciente Mundial de España tenían como seleccionadora a una mujer. Esto supone apenas un 15% de los banquillos ocupados por mujeres en esta cita internacional de balonmano femenino. En el Mundial de Alemania 2017, este medio hizo el mismo ejercicio y el resultado fue una seleccionadora entre las 24 selecciones participantes: Helle Thomsen. El avance es nimio, relativo, y más teniendo en cuenta la opresión que sufre la figura de la mujer en países como Irán.

Monique Tijsterman – Foto: Á. Bermejo / RFEBM
  • LIUDMILA BODNIEVA (seleccionadora RUSIA)
  • MONIQUE TIJSTERMAN (seleccionadora PAÍSES BAJOS)
  • BOJANA POPOVIC (seleccionador MONTENEGRO)
  • LYAZZAT ISHANOVA (seleccionadora KAZAJISTÁN)
  • KADIJEH GHANE (seleccionadora IRÁN) ***

*** Ghane era la oficial C en las actas, pero actuaba como máxima responsable en el banquillo.

Estas son las mujeres que han dirigido cinco de los 32 combinados nacionales en el pasado Mundial España 2021, aunque Tijsterman ya no es la seleccionadora neerlandesa -las campeonas mundiales 2019 quedaron fuera de los 1/4 de final-. Yendo un poco más allá, en un análisis donde se tienen en cuenta los componentes del cuerpo técnico -casi todos con cinco personas- se descubre que solo había 51 mujeres sobre un total de 151 (algo más del 30%) y pocas con el cargo de segunda entrenadora como Larsen (NOR), Savic (MNE), Mijatovic (SLO) o Wiberg (SWE) entre otras-. Solo tiene combinado contaban con más de la mitad de mujeres (tres o cuatro) en el cuerpo técnico, siendo MNE y CRO las únicas con cuatro de cinco. Congo, Japón, Eslovaquia y República Checa no tenían ninguna mujer en sus banquillos. España solo cuenta con Jéssica Alonso entre las cinco personas que ocupan asiento en el banquillo durante los partidos, aunque Verónica Cuadrado (manager), María Cadens (preparadora física) y María Navarro (fisioterapeuta) conforman el equipo definitivo que asciende hasta los 10 miembros.

Liudmila Bodnieva (RUS) – Foto: JL Recio / RFEBM

La ausencia de mujeres en todos los estratos ejecutivos o directivos del balonmano femenino es insultante. En la rueda de prensa que cerró el Mundial de España 2021, había siete personas como protagonistas directos y los siete eran hombres. La única mujer presente tenía el rol de traductora, hecho poco sorprendente sabiendo quién dirige el máximo organismo del balonmano mundial. Y sucede en la mayoría de los casos, salvo honrosas excepciones. La presencia de la mujer se limita muchas veces a la apariencia o al falso cumplimiento de cuotas. En el Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Balonmano (IHF) hay dos mujeres -Anna Rapp y Narcisa Lecusanu- que suponen el 40%, mientras que en su Consejo aparecen estas mismas dos mujeres pero sobre un total de 16 sujetos, además de que solo una de sus siete comisiones -la de jugadoras- está dirigida por una mujer, Karolina Kudlacz (POL). Poco cambia la película en el Comité Ejecutivo de la federación Europea (EHF), donde solo Gabriella Horvath y Marta Bon forman parte de un órgano conformado por 14 personas. Por ejemplo, en los órganos de la RFEBM: Junta Directiva (7/16), Comisión Delegada (3/15) y Consejo Asesor (2/19). Solo Diana Box, que asume el rol de vicepresidenta, no ocupa el cargo de vocal como Tati Garmendia, Lydia Pena, Jéssica Alonso, Maru Sánchez, Montse Marín y Lourdes Melero. En la Comisión Delegada el puesto es obligado, Silvia Navarro es una de las tres mujeres porque representa al estamento de jugadoras.

Rueda de prensa balance Mundial 2021

En cuanto a las estructuras de clubes División de Honor, la tónica no pierde la senda. Tan solo dos entrenadoras en 14 equipos: Cristina Cabeza (Unicaja Gijón) y Dolo Martín (Sant Quirze). Dos de 14 es el balance. Respecto a las juntas directivas de los clubes DHF, hay casos como el del BM Elche Visitelche con ninguna mujer entre sus 12 puestos directivos o la del Granollers con tres féminas entre las 15 personas del órgano. En el otro lado se encuentra, por ejemplo, el Super Amara Bera Bera, cuyo organigrama de trabajo en balonmano -es un club peculiar porque tiene siete secciones- está formado por cinco personas y cuatro son mujeres. Tati Garmendia es la presidenta de la sección y, junto a Pepa Moreno (presidenta del Costa del Sol Málaga), son las dos máximas responsables de los 14 clubes DHF. Hay otro factor relacionado también con la transparencia, varios clubes no tienen publicado su organigrama directivo en sus respectivos portales web.


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *