ANNE-LAURE MICHEL: “EL PRESUPUESTO MEDIO EN FRANCIA ES DE 2 MILLONES DE EUROS”

Anne-Laure Michel nació en Marsella y trabajó durante cinco años como Directora de Competiciones de la liga francesa de balonmano masculino (LNH, 2012-2017). Con un Máster en Derecho, Economía y Gestión del Deporte, Michel se mudó a Barcelona en busca de nuevos retos profesionales, donde trabajó durante dos años en el departamento de comunicación y marketing de una empresa internacional del sector de la agricultura. Desde el mes de septiembre de 2018 es Marketing Supervisor en la federación europea (EHF) en los partidos de la Champions. Desde este año es también responsable de comunicación y desarrollo de la Asociación Francesa de Jugadores y Jugadoras Profesionales de Balonmano (AJPH) y es responsable, además, de la zona del sur de Francia: asesora a los jugadores y jugadoras de esa zona en caso de que tengan proyectos de formación, transición de fin de carrera, problemas técnicos o jurídicos, dudas…

Michel participó como ponente en la última edición del We Share Handball, compartiendo sus experiencias profesionales y su punto de vista sobre el balonmano francés. Esta entrevista tiene este mismo fin: conocer, de primera mano, todos los avances y la realidad que ha hecho del balonmano galo, en relativamente poco tiempo, una de las potencias mundiales no solo a nivel de selecciones sino también de clubes.

Foto: Anne-Laure Michel

¿Cómo se vive el balonmano en Francia?

¡Se vive cada temporada mejor! A nivel personal tengo envidia cuando veo los pabellones alemanes, húngaros, polacos y la afición de la gente. Pero en Francia, hemos mejorado mucho en pocos años. En Montpellier o en Chambéry, hace años que llenan el pabellón, que la afición es muy fuerte. En Chambéry cuentan, por ejemplo, con la presencia de dos grupos de aficionados y es impresionante cuando se ponen a cantar uno tras otro. El caso del Nantes ha sido un fenómeno mucho más reciente y el trabajo que han hecho para fidelizar a los fanes en muy pocas temporadas es impresionante. ¡El pabellón está lleno casi siempre y los partidos en la Hall XXL (10.000 asientos) son un éxito cada vez que lo hacen! En Aix en Provence también: ahora con el pabellón L’Arena, consiguen atraer a mucha gente y llenan muy a menudo el pabellón (6.000 asientos). A nivel de la LNH y de los eventos que organizan (Final4 de Coupe de la Ligue o Trophée des Champions), también el trabajo es enorme: no solo organizan partidos, sino que organizan shows en pabellones grandes, conquistan nuevos territorios, ofrecen una experiencia al fan, al espectador, al patrocinador… Los presupuestos de los eventos han crecido estos últimos años, pero las recetas también. El balonmano femenino goza también de un nivel de afición bueno: Brest o Metz, por ejemplo, son dos clubes que tienen muchos aficionados, que les movilizan cuando juegan finales o Final4.

¿En qué posición está el balonmano respecto a otros deportes? 

En Francia, el fútbol es de manera incontestable el deporte número uno, luego el rugby se posiciona segundo y la tercera posición se la discuten el baloncesto y el balonmano. Es una lucha feroz entre estos dos deportes… Y la verdad es que es muy difícil de hacer una clasificación objetiva entre esos deportes. En balonmano tenemos dos selecciones francesas (masculina y femenina) muy buenas a nivel europeo e internacional, lo que beneficia a la imagen de la Lidl Starligue y la Ligue Butagaz Energie. La imagen e influencia enorme de la NBA beneficia a la liga de baloncesto francés (Jeep Elite). Sin embargo, el problema es que la NBA y la potencia del baloncesto americano genera una competencia enorme, los mejores jugadores franceses juegan allí y no les interesa la selección francesa porque prefieren quedarse en EEUU o con algunos contratos no pueden jugar con la selección [cláusulas]. Los presupuestos de los clubes masculinos son similares (una media 5 millones de euros en la élite). A nivel de posición de la liga en Europa, somos mucho más fuertes en balonmano que en baloncesto. A nivel de visibilidad y de derechos de televisión, el importe mayor para la la liga de baloncesto (2,5 veces más ingresos), pero solo tienen tres partidos en directo, mientras que el balonmano gana en número de partidos en directo (a partir de 2019 se podrán ver todos los partidos de Lidl Starligue).

Foto: We Share Handball

¿Cuántas licencias masculinas y femeninas tiene el balonmano francés?

El Ministerio de Deportes publicó, a finales de 2018, que había 549.295 licencias. El 35,7% corresponde a licencias femeninas y el 73,4% a menores de 35 años. Es el quinto deporte detrás de fútbol, tenis, equitación y judo. Entre 2014 y 2017, el balonmano francés ganó 33.724 licenciados.

¿Qué diferencias hay entre el masculino y el femenino? 

El hecho de que el masculino tenga una liga profesional autónoma (LNH), aunque tenga el vínculo de delegación de la federación, ayuda mucho. La LFH todavía pertenece a la federación. La LNH tiene más presupuesto, más patrocinadores propios, y puede invertir más en desarrollo. El patrocinio con Lidl, por ejemplo, ha ayudado mucho al balonmano masculino: no solo es dinero, sino que hacen también muchas actividades con los clubes, con el público, en los eventos… Son muy activos. A nivel personal, espero que el patrocinio naming de la élite femenina (Butagaz firmó un contrato de tres años para que la liga se llame Ligue Butagaz Energie) ayude también a desarrollar la liga y le dé un impulso fuerte. Hay un potencial enorme. Los clubes masculinos tienen una estructura más sólida también porque tienen presupuestos más altos. La LNH tiene normativas mucho más exigentes con los clubes de Lidl Starligue y Proligue. Por ejemplo, el presupuesto mínimo para un club de LSL es 1,6 millones de euros, para un club de Proligue, 1 millón y para un club de Ligue Butagaz Energie, 700.000€. Pero cuidado: el presupuesto medio de los clubes de la LFH en 2018/2019 era de 2 millones de euros. Brest, por ejemplo, tenía 5,4 millones de euros de presupuesto y el Metz, 2,6 millones. Otra señal política que demuestra que las cosas están cambiando en el sector femenino: hace unos meses se creó el sindicato de los clubes femeninos y esto también va a ayudar a que los clubes trabajen juntos con la LFH/federación y lancen más proyectos de desarrollo. La Asociación de los Clubes Masculinos (UCPH) existe desde hace muchos años. En el sector masculino, todos los proyectos son debatidos entre representantes de los clubes, de los jugadores, de los entrenadores, de la institución. A nivel de difusión en televisión, la liga femenina solo tiene algunos partidos en directo (en 2018/2019, 15 partidos): hay más regularidad en el sector masculino (hasta 2018/2019 eran 2 partidos en directo a la semana y a partir de 2019/2020, los 7 en directo).

¿Cómo se estructura el balonmano base en Francia a través de los centros de alto rendimiento, cuántos hay? ¿Son públicos?

En Francia, la formación de los jugadores y jugadoras está bien estructurada con mucho vínculo entre el nivel regional y nacional: se llama el “Parcours de Performance Fédérale (PPF)” con varios niveles. En cada región, hay lo que se llama “Pôle Espoir” (para los jóvenes de los 13 años a los 18) divido en dos programas según el nivel del jugador: el Programa de Ascenso y el Programa de Excelencia. Luego, los mejores entran en “centre de formation” (18-23 años), centros de alto rendimiento vinculados a los clubes profesionales de élite. Tanto los Poles Espoirs como los centros de formación los aprueban la federación.

¿Por qué el balonmano femenino francés ha crecido tanto en los últimos años? 

Venimos de unos resultados buenos de la selección estos últimos años: medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 2016, medalla de bronce en el Europeo (2016), medalla de oro en el Mundial (2017) y medalla de oro en el Europeo en Francia (2018). Este es un escaparate bueno para la liga. En paralelo, los clubes franceses se estructuran, los presupuestos están creciendo año tras año, atraen a muchas jugadoras europeas buenas, apuestan e invierten en la formación… La clasificación histórica de Metz en la Final4 de la Champions League la pasada temporada ilustra el trabajo hecho en Francia. En cambio, la liga femenina todavía sufre de la competencia de algunos clubes fuertes en Europa (Gyor, Bucarest, Rostov…) con presupuestos más altos y varias jugadoras francesas van a jugar allí.

Foto: Anne-Laure Michel

¿Cómo ves el futuro a corto y largo plazo?

Creo que el balonmano masculino y femenino van a seguir creciendo. Los clubes dependen menos del dinero público, trabajan duro para buscar y fidelizar a patrocinadores. Han entendido que el marketing y lo comercial es clave: el balonmano es un producto que se tiene que vender. Los jugadores y jugadoras son un activo que hay que utilizar, movilizar. La gente y los patrocinadores no solo vienen a ver un partido, sino que vienen a consumir, a divertirse, a desconectar, a ver un espectáculo, a vivir un momento especial. Además, todos los protagonistas del balonmano francés tienen una ambición común: crecer a nivel de las ligas y de las selecciones (desde los jóvenes a las selecciones A). Apostamos en la formación francesa: si antes se solía contratar a muchos más extranjeros “baratos”, ahora se valora más la formación local: invertir para formar a los jóvenes. Aún así, hay muchos retos en el balonmano en general: primero para el balonmano femenino, estos tres años de contrato con Butagaz van a ser claves, creo yo. La asociación de los clubes va a permitir desarrollar fuerzas comunes para trabajar mejor e ir hacia adelante. También hay un proyecto de autonomía de la Liga femenina. En el balonmano masculino, también trabajan para el futuro, tienen proyectos de desarrollo en marcha.

A nivel de gestión de competiciones, ¿cuál es el mayor reto que afronta el balonmano?

Adaptarse al entorno externo, a las competiciones europeas, por ejemplo. El cambio en 2020/2021 va a tener consecuencias grandes en la Liga, en el contrato que tiene la LNH con beIN Sports. Jugar de nuevo el fin de semana es volver unos años atrás. Jugar los fines de semana hace más difícil para los clubes atraer a los patrocinadores, porque están de fin de semana. Un miércoles, pueden invitar a clientes suyos y la dinámica es distinta. La visibilidad en la televisión también es otro problema: entre semana la competencia con otros deportes es menos fuerte. El fin de semana, no hay huecos: el fútbol lo domina todo… Habrá que adaptarse de nuevo, encontrar un nuevo equilibrio. Además, en Francia se toma en consideración y se valora la salud de los jugadores y la protección de su integridad física. Es impensable (e imposible según las normativas) jugar como en Alemania, dos partidos en menos de 24 o 48 horas. La Lidl Starligue se adapta al calendario europeo y garantiza un plazo mínimo entre dos partidos: si un equipo juega el sábado en Champions League, el partido de Liga se tendrá que jugar el miércoles anterior. No se puede jugar el jueves.

¿Qué crees que se hace mal o qué se debería cambiar?

Estos últimos años muchas cosas han cambiado para bien, para muy bien en el balonmano francés, así que me cuesta contestar a esta pregunta. Cuando empecé a trabajar en la LNH en 2012 éramos cinco. Hoy son 15 y las cosas han cambiado mucho. El trabajo que hacen con los clubes (y el trabajo que hacen los clubes) es espectacular. No es una cosa que se hace mal, pero es algo frustrante para mí: el importe de los derechos de la televisión, que es de 4 millones de euros. El baloncesto francés cobra 2,5 veces más con menos visibilidad. En fútbol y en rugby, los derechos no paran de subir. No entiendo por qué hay tantas diferencias y por qué no conseguimos atraer ofertas más altas. Pero cuidado, el contrato de 2019-2023 con todos los partidos en directo en beIN SPORTS lo veo como una mejora cualitativa. No todo es dinero, pero ayudaría a desarrollar aún más el “producto balonmano”.

Foto: LNH

La última, las posiciones de management están mayormente ocupadas por hombres. ¿Cómo fue tu experiencia de estar en un ambiente predominantemente masculino? ¿Sufriste algún tipo de discriminación?

Cuando empecé a trabajar en la LNH en 2012 fue mi primer trabajo. Llegué joven y bastante ingenua. Después de un año de prácticas, me ofrecieron el puesto de “responsable de las competiciones”, con responsabilidades, con una cierta presión (de los clubes, del patrocinador TV, de la federación europea). Era un puesto clave donde estaba en contacto con managers de clubes, entrenadores, árbitros… Casi todos hombres. De manera general en cinco años no me puedo quejar, fui muy bien tratada pero sí que tengo anécdotas. Al principio tuve que demostrar que no estaba aquí para hacer café o tomar notas y hacer el resumen de la reunión. Me acuerdo de una reunión organizada por unos entrenadores sobre el calendario, en la que me habían invitado como experta y, cuando un entrenador dijo que hacía falta hacer un resumen de la reunión, vi las miradas de muchos de ellos hacia mí. Con tranquilidad y una sonrisa, pedí que me recordaran quién organizaba la reunión, diciendo que yo hacía los resúmenes de las reuniones que organizaba yo, pero no de los demás. Se dieron cuenta de repente y un entrenador se hizo voluntario para tomar notas. Me acuerdo también de una reunión el 8 de marzo (día de la mujer): era una visita a un centro de formación para renovar su aprobación federal, era la única mujer y había 12 hombres. Puede ser impresionante, pero desde mi punto de vista, lo más importante es no callarse o evitar no atreverse: lo fundamental es saber por qué estamos aquí y que asumir nuestras posiciones valen como las de los demás. Luego creo que el respeto se gana con el trabajo bien hecho, seamos mujeres o hombres.



¿Quién es el favorito para levantar la Supercopa 2019?

  • SUPER AMARA BERA BERA
    (68%, 32 Votos)
  • ROCASA GRAN CANARIA
    (32%, 15 Votos)

Votos totales: 47

Cargando ... Cargando ...

SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN – TERESA FRANCÉS


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *