REFLEXIONES COPERAS: JOSÉ ALDEGUER

BALONMANO FEMENINO
COPA DE LA REINA 2014
ARTÍCULO DE OPINIÓN
Autor: José Francisco Aldeguer
Foto: Salvador González

De lo deportivo, en la línea de este artículo, solo voy a reseñar
que en la historia de la Copa de la Reina hay un factor que creo cambió el
nivel cualitativo de la competición: el cambio de fechas de celebración. El
celebrar la Copa una vez finalizada la temporada producía que las jugadoras
llegasen muy castigadas y cansadas, convirtiendo las semifinales y la final
(también el tercer y cuarto puesto que se disputaba antaño), en partidos donde
primaba la resistencia al esfuerzo por encima de la brillantez que las
jugadoras atesoraban. En este aspecto creo que fue un acierto el cambio a las
fechas actuales, donde los equipos están en plena competición.
Otro dato destacable de la Copa, además de las actividades paralelas,
charlas o ‘clínics’ auspiciados por la presencia de los entrenadores de élite y
los técnicos de la RFEBM, son las reuniones de los clubes de la División de
Honor. Siempre se han utilizado estas fechas para intercambiar experiencias,
proponer cambios con el fin de mejorar y, en definitiva, estar unidos. Aunque
sea en este breve espacio de tiempo. Estas reuniones se han hecho sin
asociación, con una asociación y con dos, con más o menos éxito, pero siempre
de forma muy voluntariosa.
Por último, y desde el punto de vista anecdótico, cuando la
Copa de la Reina se celebraba tras finalizar la liga, y la figura del
“representante” no existía prácticamente, allá por los años 90, el entorno de
la competición se convertía en algo parecido a un “mercado”. Las gradas se
transformaban en improvisadas oficinas para negociar fichajes, las “subastas”
al mejor postor eran frecuentes, todo ello en aras de conseguir a la jugadora
deseada. En definitiva, las jugadoras definían su futuro inmediato y los clubes
perfilaban e incluso cerraban sus plantillas. Eran otros tiempos, y en ellos
los dirigentes de los clubes debían saber cautivar con sus proyectos y estar
más cercanos a las jugadoras.

Me despido felicitando de antemano al BM Helvetia Alcobendas,
no tengo ninguna duda de que van a ser unos grandes anfitriones. Así mismo,
agradecer y animar a las gentes del balonmano femenino de este país por su enorme
resistencia a sucumbir a una realidad aplastante que nos ahoga día a día; el
vivir con una economía de subsistencia y mantener viva la esencia del balonmano
femenino me parece un desafío y casi un “acto heroico”. ¡¡¡Enhorabuena!!!
*** José Francisco Aldeguer es uno de los nombres que siempre perdurará en la historia del balonmano de mujeres en España. Entrenador del Elche Mustang durante muchos cursos, seleccionador absoluto y en categorías inferiores y uno de los grandes ‘formadores’ de balonamistas. 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *