PABLO MARTÍN: “EN ESPAÑA SE TRATA PEOR A LOS ÁRBITROS QUE EN FRANCIA”

Pablo Martín (08/09/1987) nació en Toledo y a sus 31 años está a las puertas de la élite total del arbitraje galo, este español nos cuenta la experiencia de trabajar fuera de nuestras fronteras en la víspera de una cita muy especial. Mañana miércoles dirigirá el duelo español en la LFH entre el Besançon de María Núñez y Lara González -lesionada- y el Nice de Carmen Martín.  Las terceras clasificadas reciben a las cuartas y será un duelo de altos vuelos con un ambientazo y con televisión en directo… Aunque no es el único español que arbitra en Francia -Juan Domínguez dirige encuentros en N3M y N2F- Martín cuenta su historia, cómo emigró al país vecino y cómo ha ido creciendo paulatinamente en su etapa profesional. Empezó desde abajo y junto a Florian Veroncini -su compañero en el 40×20- ha llegado a las puertas del máximo nivel, ya ha dirigido tres compromisos de la LFH y mañana completará el cuarto de esta campaña. Combinando su formación académica, Martín reflexiona sobre el comportamiento de los distintos agentes del balonmano para con el estamento arbitral. Se habla de condiciones y de sueldos, un tema muchas veces tabú en el ámbito deportivo. Desgrana el sistema del balonmano francés, explica las consecuencias positivas de la inversión y sus declaraciones confirman lo que se ha comentado infinidad de veces: La riqueza cultural que  tiene Francia es muy superior a la que se maneja en España. ¿Volver? Siempre es el objetivo, pero no se lo plantea a corto plazo.

Foto: René V.

La primera, antes de entrar en materia, ¿cómo llega un árbitro toledano a dirigir encuentros en la élite femenina del balonmano francés?

Son un cúmulo de casualidades unidas al trabajo de muchos años por mejorar cada día y contar con la gente adecuada a tu lado. Yo me vine a Francia por motivos personales y quise seguir arbitrando aquí porque una pasión no se abandona así como así. Escribí a Ramón Gallego, que es el presidente de la Comisión de Reglas y Arbitraje de la IHF, que me puso en contacto con el presidente del Comité de Árbitros de Francia, François Garcia. Fue François quien me puso luego en contacto con Sylvie Borrotti, que formó la nueva pareja arbitral que hago ahora con Florian Veroncini. Florian ya había arbitrado en 1ª Nacional y estaba a punto de subir de categoría antes de que su compañero dejase el arbitraje repentinamente, y yo había llegado también a 1ª Nacional con Samuel Lozano, mi compañero prácticamente desde que empecé a arbitrar… Nos pusieron juntos y empezamos arbitrando partidos de Nacional 2 masculina y Nacional 1 femenina hace un par de años. La primera temporada la acabamos con un partido de ProD2 masculina en esa primera temporada y ascendiendo al G2. Poco a poco han ido demostrando confianza en nosotros y la temporada pasada nos incluyeron en el grupo pre-élite. Ahí seguimos arbitrando Nacional 1 masculina y D2 femenina, pero también tenemos partidos de ProD2 masculina y LFH (la división de honor femenina).

Esta es tu tercera temporada allí, ¿cómo ha sido tu evolución personal y profesional en este tiempo?

Personal y profesionalmente las cosas me están yendo muy bien. Me casé el año pasado y profesionalmente no paro de crecer. Empecé dando clases de español, al año siguiente hice un máster de Cooperación Internacional en Educación y ahora estoy trabajando como consultor en políticas educativas para el Instituto Internacional de Planificación Educativa, que forma parte de la UNESCO. Así que, en ese sentido, todo están siendo grandes avances.

Y este miércoles hay un apasionante Besançon – Nice (BeIn Sports 3, Francia) con María Núñez y Carmen Martín frente a frente -Lara González está lesionada-, será el 4º partido de la LFH que arbitres esta temporada… ¿Te hace especial ilusión?

Me hace especial ilusión porque es el partido de más nivel que hemos arbitrado hasta ahora (3as contra 4as de máxima categoría femenina) y es la primera vez que un partido nuestro se retransmite por televisión en directo. Arbitrar a jugadoras o jugadores de España se ha convertido ya casi en una rutina porque te los puedes encontrar en cualquier categoría, pero es verdad que arbitrar a jugadoras internacionales como Carmen y María siempre es un buen añadido.

Pablo Martín con Marta Mangué

¿Qué es lo que más te llama la atención del balonmano de mujeres en Francia como espectador/aficionado?

Hay mucha más afición que en España. Como informasteis en vuestra web si no recuerdo mal, hace poco se superó el récord en un partido de plata femenina con unos 3.000 espectadores. Esto es impensable en casi cualquier campo en España, incluyendo los de la liga ASOBAL. El nivel no es necesariamente mucho más alto, viene fundamentalmente del hecho de que hay menos equipos en categoría nacional y por lo tanto hay una mayor selección, así que el nivel medio aumenta. En categorías masculinas sí que hay más diferencia de nivel.

Explica un poco cómo están distribuidas las distintas categorías arbitrales en Francia…

Antes había 4 grupos nacionales: G1, G2, G3 y G4. El G1 arbitraba la Lidl Star Ligue, la ProLigue y la LFH. El G2 arbitraba la N1 masculina y la D2 femenina. El G3 la N2 masculina y la N1 femenina. Y el G4 la N3 Masculina y la N2 femenina. Este año ha habido reestructuración y al G1 lo han llamado grupo élite, al G2 lo han llamado pre-élite y lo han reducido a 6 parejas (antes había 24), al G3 lo han llamado grupo federal y al G4 lo han llamado grupo sector, con muchos cambios respecto a las parejas de cada grupo. Además, cada grupo tiene responsabilidades diferentes: el grupo élite sigue arbitrando las mismas categorías (LSL, LFH, ProD2), el grupo pre-élite está a caballo entre la N1M y la D2F por un lado, y la ProD2 y la LFH por otro, el grupo federal arbitra fundamentalmente N1M, D2F, N2M y N1F, y el grupo sector se encarga de la N2F y la N3M.

De todas formas, estos grupos son bastante permeables y es posible que alguien del grupo élite pite en D2F/N1M o que alguien de pre-élite llegue a arbitrar en LSL. Han querido flexibilizarlo para parecerse un poco más a cómo los jugadores y jugadores juegan en las distintas categorías. Nosotros éramos G2 el año pasado y este año nos han incluido en el grupo pre-élite, lo cual es un medio ascenso. Hasta ahora hemos arbitrado 3 partidos de LFH y 2 partidos de ProLigue, además de uno de copa de Francia que enfrentó a un equipo de ProD2 y otro de LSL. Ahora tenemos todavía más designaciones en LFH y ProD2.

Una pregunta a raíz de esto, ¿qué posibilidades hay de que ascendáis a la máxima categoría?

¡Estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para que así sea! Trabajamos día a día para mejorar nuestro arbitraje y estar a la altura de la élite. De momento nos está yendo bien, con las designaciones que nos han dado hasta ahora y los informes que hemos recibido. Aún así, nosotros sólo podemos seguir trabajando hasta el final de temporada y luego ver qué decisión toman en el consejo de promoción.

Florian Veroncini y Pablo Martín – Foto: Handshoot

¿Qué diferencias existe entre el arbitraje francés y el español en cuanto a la forma y en cuanto al fondo?

El arbitraje francés y el español siguen las directrices marcadas por la IHF, así que no sabría decirte diferencias de fondo en cuanto a la filosofía del arbitraje, que es contribuir al espectáculo y hacer el juego cada vez más rápido y atractivo. Sin embargo, la diferencia de medios económicos para el balonmano en Francia y en España es abismal, y eso se refleja también en el arbitraje. Las estructuras, con personas a sueldo en los comités arbitrales de las federaciones territoriales, la cantidad de observadores haciendo informes todos los fines de semana, en vídeo y de manera presencial, la puesta en marcha de “entrenadores” dedicados a cada pareja: nosotros tuvimos a Sylvie Borrotti durante dos años mandándonos análisis de los vídeos de cada partido nuestro durante dos años. Cuando llegábamos a los pabellones había alguien que nos buscaba y nos decía: vengo de parte de Sylvie para grabar el partido y que os lo llevéis. Delegados federativos desde N1M y D2F. En fin, una inversión enorme para ayudar a que nos preocupemos únicamente de arbitrar y hacerlo cada vez mejor.

En cuanto a la forma, sí hay diferencias y hay que hacer un esfuerzo por adaptarse. En Francia he escuchado con más frecuencia en estos tres años que es más importante la fluidez del juego que la aplicación estricta de la regla. Tengo una anécdota bastante curiosa al respecto: en el primer partido amistoso que pité en Francia, entre Toulon (LFH) y Bourg-de-Péage (entonces D2, ahora en LFH), quité dos veces el balón al equipo que realizaba un saque de centro. Una vez a Toulon porque la jugadora, en vez de hacer un pase, botó el balón. La segunda vez a Bourg-de-Péage porque le dio el balón en la mano a su compañera. Nadie entendió qué había pitado: ni entrenadores ni jugadoras. Cuando se lo expliqué después del partido, el entrenador de Toulon me dijo: “¡Olvídate de eso, a nadie le interesa!”. He tenido que hacer un esfuerzo bastante grande para no mirar cómo se ejecutan los saques de centro, jajaja.

Háblanos también de ese “consejo de promoción”, ¿cómo funciona el seguimiento de las parejas arbitrales?

El consejo de promoción decide las plantillas arbitrales cada año, para lo que tiene en cuenta su puesto en la clasificación de su categoría, su edad, su margen de progresión, su compromiso con el arbitraje y sus aspiraciones. La clasificación se hace teniendo en cuenta las notas de los informes y las pruebas físicas y teóricas. Una de las cuestiones que facilita la toma de decisiones al consejo es el número de informes que tienen de cada pareja. Los medios tanto humanos como materiales de los que dispone el comité en Francia son muy elevados: nosotros este año hemos tenido ya 11 informes en 18 partidos, dos de ellos en vídeo, por lo que el consejo tiene mucha información de cada pareja que viene de gente distinta. Además, el consejo de promoción también está formado por muchas personas que toman las decisiones conjuntamente, entre ellos el presidente de la dirección nacional de arbitraje (arbitraje de élite), la presidenta del comité central de arbitraje, algunos miembros de la federación nacional y de las federaciones territoriales.

Foto: René V. Photos

¿Y respecto a las condiciones de sueldo, desplazamientos, dietas,…?

En Francia estamos mejor pagados sin ninguna duda. Cada miembro de la pareja cobra 600€ por un partido de LSL [élite masculina], 350€ por un partido de LFH [élite femenina] o de ProD2, y 240€ por un partido de D2F o de N1M. Si el partido se juega entre semana se añaden 100€, lo cual pasa bastante a menudo en LSL, LFH y ProD2. En cuanto a los desplazamientos, el tren es obligatorio para cualquier desplazamiento de más de 300 km por trayecto, o el avión si es más barato. El coche está permitido solo para trayectos de menos de 300 km. Cuando coges tren o avión se pagan los gastos reales, y si coges el coche se paga en función de unos baremos, que pueden llegar a más de 50 céntimos por km (no lo sé exactamente porque casi nunca voy en coche). En cuanto al hotel, en LFH, D2F y N1M se pagan hasta 80€ por pareja y 65€ por árbitro si solo uno de ellos duerme en hotel. En LSL y ProD2, desde esta temporada son los clubes los que reservan los hoteles y tienen obligación de coger uno de al menos 3 estrellas. Nuestra experiencia es que los cogen algo mejores, y muchas veces una habitación para cada árbitro. Por último, tenemos derecho a hasta 2/3 dietas por desplazamiento en función de la categoría, de 20€ máximo y presentando justificantes. Es el único aspecto en que la federación francesa paga menos que la española. Lo más relevante es el desplazamiento: poder coger un tren de alta velocidad o el avión para un trayecto de 700 km te permite llegar al partido mucho más fresco que si has tenido que conducir toda esa distancia.

Nos consta que el arbitraje en Francia vive un proceso de profesionalización, ¿en qué punto exacto está y hasta dónde podría llegar?

El diálogo entre la Federación, la Dirección Nacional de Arbitraje y las ligas profesionales ha sido largo y con muchas negociaciones, pero ya han llegado a un acuerdo. El año que viene será el primero con dos parejas profesionales, y luego irán aumentando una pareja más cada año, hasta 8. Las parejas profesionales en principio sólo arbitrarán en LSL y ProD2 porque la LFH todavía no se ha incorporado al proyecto. Les pagarán con un sueldo fijo mensual todo el año, una cantidad fija por partido independientemente de la categoría arbitrada, un complemento por antigüedad y una prima según el nivel de cada pareja, en función de la clasificación de la que hemos hablado. Lo más interesante es que habrá un mecanismo de reinserción laboral desde el primer año para asegurar que una vez finalizada la carrera arbitral encuentren una salida profesional. Es un proyecto muy ambicioso y espero que tenga éxito, ¡aunque a nosotros seguramente no nos toque!

¿Cómo ves el arbitraje femenino en Francia? ¿Qué cosas se están haciendo para promocionarlo?

En la actualidad hay dos parejas femeninas en la élite: las hermanas Bonaventura y Paradis-Tournant. Además, hay una pareja que comparte grupo pre-élite con nosotros: Derache-Plouhinec. La Comisión Central de Arbitraje está presidida por una de las primeras árbitras internacionales y la primera en formar una pareja internacional totalmente femenina: Sylvie Borrotti. A través del proyecto de feminización del arbitraje demuestran que tienen muy claro que para las mujeres hay más barreras que para los hombres en el arbitraje y están trabajando duro para eliminarlas, como por ejemplo con iniciativas como stages específicos para árbitras nacionales que les ayudan a identificar esas dificultades. Me consta que en España también se están desarrollando acciones parecidas con Cristina Fernández al frente, todo un referente del arbitraje femenino, pero es verdad que se parte de un poco más lejos. Espero que pronto dé sus frutos y podamos ver parejas femeninas en la élite en España (¡Ánimo Tania, Lorena y Nandi!). Yo comparto plenamente esta filosofía y creo que es necesario que haya más mujeres arbitrando al máximo nivel. El balonmano en general saldría beneficiado.

Foto: Diaph 5.4

¿Quiénes han sido tus referencias a lo largo de tu trayectoria?

Aquí me pones en un compromiso, porque yo no soy de tener a personas concretas como referencias en una especie de pedestal. Siempre me he concentrado más en qué cosas hacen bien o mal e integrarlas en mi arbitraje en la medida de lo posible. Además, corro el riesgo de dejarme fuera a gente muy importante y que merecería aparecer más que otros a los que yo haya visto con más frecuencia. Por ejemplo, siempre me gustó cómo solucionó mi hermana Julia una situación en la única temporada que arbitró. Era uno de sus primeros partidos y uno de los equipos lo llevaba Rafael Sierra, uno de los entrenadores con más trayectoria del balonmano en Toledo. Rafa estaba protestando con los pies encima de la línea de banda y ella, con muchos nervios internos pero cierta sangre fría por fuera, le pidió por favor que saliese del campo. Rafa se quedó totalmente descolocado y no volvió a protestar en todo el partido. ¡No sería justo que dijese entonces que Julia ha sido una de mis referencias, y dejarme fuera a parejas que han arbitrado finales de mundiales y de Juegos Olímpicos!

Sí quiero hacer una mención especial a esas árbitras y árbitros que sufren violencia verbal y a veces física en los campos de categorías inferiores. Esos campos son mucho más duros porque oyes los ataques que recibes, con el agravante de que eres todavía adolescente y aún no has decidido qué tipo de persona quieres ser. El público y los dirigentes de las federaciones deberían tomar conciencia de este hecho y proteger especialmente a quienes empiezan a arbitrar.

Sabemos que los medios en Francia están más pendientes que en España del balonmano pero, ¿cómo es la presencia mediática de los árbitros allí?

En el stage de principio de temporada nos dijeron que tenemos que aprender a comunicar con los medios de comunicación, así que podría empezar pronto, pero todavía estamos lejos de ver árbitros hablando en público regularmente como se puede ver en cada vez más en el fútbol en España. Creo que es algo que veremos dentro de no mucho: ya hemos tenido talleres de comunicación en el stage de mitad de temporada y, poco a poco, iremos desarrollando las capacidades necesarias para hacerlo con soltura. Además creo que es importante para visibilizar la función del árbitro y mejorar su aceptación.

Uniendo tu formación académica con la profesional, ¿hay divergencias en cuanto al concepto educacional de la afición en Francia? ¿El trato de la gente hacia vosotros es similar que en España o varía?
Casi podría decir que no hay punto de comparación. Pero no solo la afición: todo el mundo del balonmano es mucho más respetuoso en Francia que en España. Los clubes hacen esfuerzos por que te sientas bien acogido, con una persona que nos recoge en la estación de tren si hace falta,y que se asegura de que no nos falte de nada. Al final del partido te invitan a la zona VIP, donde puedes tomar algo y comer. El cuerpo técnico protesta menos y pregunta más, lo que hace la comunicación más sencilla, y lo mismo pasa con los jugadores y jugadoras. Y el público, a veces, hace ruido pero no está todo el partido abucheando al arbitraje, ni hay los insultos que se oyen en España. ¡La mayoría de los partidos solo les oyes animar a sus equipos! En resumen, en España te tratan peor. Y no hablemos ya cuando arbitras cerca de casa. Al menos en mi caso, ahí era cuando más sufría.

Maison Du Handball – Foto: Agnès Vives (Le Parisien)

Vives en París y allí está la Maison du Handball, que ha costado más de 40 millones de euros… ¿La conoces? ¿Cómo se la venderías a quienes no la conocemos?

El último stage ya lo hicimos allí, y es lo más alucinante que he visto en el mundo del balonmano. Unas instalaciones concebidas 100% para el balonmano, con campos que tienen infinidad de cámaras que graban todo lo que pasa para verlo inmediatamente en una pantalla gigante, salas de musculación, salas de reuniones, despachos para las federaciones, restaurantes, piscinas para baños fríos y calientes, un hotel con habitaciones que nada tendrían que envidiar a hoteles de cinco estrellas ambientadas cada una en los campeonatos internacionales jugados por las selecciones francesas… Sin contar la decoración, desde las esculturas del exterior a la infinidad de pantallas con vídeos de balonmano, los trofeos conseguidos, y hasta un videojuego que simula que eres un portero en una ronda de 7 metros con detección del movimiento. En fin, todo un despliegue de medios que demuestran que el balonmano tiene su sitio en Francia y que pretende tener cada vez más relevancia.

¿Te planteas volver a España?

Todo el mundo que emigra sea por el motivo que sea se plantea volver a casa en algún momento. Yo no veo que vayamos a volver pronto: mi pareja está contenta aquí y yo tengo intención de seguir con mi carrera arbitral hasta el final, sea cuando sea. Luego serán las circunstancias las que manden: si profesionalmente las cosas no funcionan o si el arbitraje se termina antes de tiempo por el motivo que sea, por ejemplo, tendremos más motivos para volver. Algún día, pero no a corto plazo.


Que el balonmano de mujeres español pueda estar entre los 7 primeros de Europa en 2022 es...

  • MUY DIFÍCIL
    (53%, 80 Votos)
  • IMPOSIBLE
    (26%, 39 Votos)
  • MUY FACTIBLE
    (13%, 20 Votos)
  • SEGURO
    (7%, 11 Votos)

Votos totales: 150

Cargando ... Cargando ...

CARMEN MANCHADO – SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *