LOS PIES EN EL CIELO Y LA MEDALLA DE PLATA EN EL CUELLO

Final inédita, ambas escuadras buscaban su primer oro mundialista. Los precedentes y las estadísticas pasaban a un segundo plano. La intervención de lo intangible: las ganas, la fe, la concentración, la intensidad, el talento o el sacrificio serían los rasgos determinantes para desequilibrar la balanza. 

ESPAÑA 29-30 PAÍSES BAJOS

Foto: Charlie Triballeau (AFP)

‘La Oranje’ es un combinado relativamente joven en cuanto a sus éxitos, más que España, ya que ha conseguido sus tres preseas internacionales desde 2015. Las Guerreras querían lo mismo. El ganador tendría doble premio, el reinado mundialista y el billete directo para la cita olímpica del próximo verano en Tokio.

El ímpetu de las españolas marcó los primeros compases del encuentro, un 6-2 inicial provocó el tiempo muerto de Mayonnade para cambiar la dinámica. Y así fue. De la seriedad defensiva de las de Carlos Viver, que suponían goles rápidos y fáciles de contragolpe, y la conexión con pivote se pasó a las acciones de talento individual neerlandesas. Esas imprecisiones de unas -con errores claros desde los extremos-, unidas a los aciertos de las otras, hicieron que el parcial de invirtiese y fuese  el cuerpo técnico español quien detuvo en compromiso. Países Bajos ajustó su dispositivo en retaguardia a la vez que España se nublaba en la parcela ofensiva -un solo gol entre el minuto 10 y el 21-. Conclusión: Equilibrio. Y desde la igualdad, el combinado neerlandés empezó a imponer su estilo de juego y el tempo del choque que más le convenía. Después de esfumarse la renta de tres o cuatro goles que barajó España, la calma y el talento rivales hicieron que la diferencia al descanso fuese para las tulipanes. El ataque de las españolas se tornó gris, empezaron a surgir las manos de Wester bajo palos -Pena y Fernández erraron un 7 metros cada una- y eso se tradujo en un 13-16 en el asueto.

La tónica de la reanudación fue la misma que la de la recta final del primer acto. Abbingh y su cañón, Polman y su dirección, Snelder y su ejecución fueron los principales ingredientes para que el conjunto naranja obtuviese la máxima renta del duelo (17-22) y obligara a nuevas instrucciones. La precipitación española fue excesiva, poco acostumbradas a remar a contracorriente en este campeonato. El cambio en defensa para impedir la comodidad rival en primera línea y una dosis extra de convicción, receta para comprimir el electrónico y seguir aferradas al cetro mundial. Todas perseguían el cajón más alto del podio, pero ‘La Oranje’ parecía que se perfilaba como clara favorita según avanzaba el cronómetro y persistía la tranquilidad con sus dos o tres tantos de ventaja, aunque la emoción hizo acto de presencia en la recta final. España echaba el aliento en la nuca nerlandesa -se pusieron a uno cuando restaban menos de cinco minutos para escuchar la bocina-. Robo de Lara González y empate a la contra de Marta López, 90 segundos para el final. Media España potencialmente infartada. Pasivo de Países Bajos, tiempo muerto España. 20 segundos para un gol de oro. Error de España en la gestión del último ataque y error clamoroso -según los primeros colegiados consultados- o acierto -según otros-. En cualquier caso, difícil interpretación (sin tecnología) en la decisión arbitral de las Bonaventura con la roja a Ainhoa Hernández y el 7 metros que decidió el color de la medalla.

La quinta medalla en grandes campeonatos -además de los dos oros en los Juegos Mediterráneos- para las vitrinas del balonmano de mujeres en España. Silvia Navarro, Darly Zoqbi, Nerea Pena, Alicia Fernández, Silvia Arderíus, Almudena Rodríguez, Mireya González, Alexandrina Barbosa, Lara González, Jennifer Gutiérrez, Soledad López, Marta López, Maitane Etxeberria, María Núñez, Ainhoa Hernández, Eli Cesáreo, Merche Castellanos y Carmen Martín. Carlos Viver, José Ignacio Prades, Robert Cuesta, César Flores, Vicente Álamo, María Navarro, Daniel Llorente, Jéssica Alonso y Verónica Cuadrado, todos estos nombres son historia -algunos otra vez- de este deporte. Y también todas las balonmanistas que han contribuido a que estas hayan logrado la gesta.


FICHA TÉCNICA

ESPAÑA (13+): Silvia Navarro (1 parada) y Darly Zoqbi (7 paradas); Nerea Pena (3, 2p), Alicia Fernández 5, 1p), Silvia Arderíus, Almudena Rodríguez, Mireya González (2), Alexandrina Barbosa (7, 2p), Lara González (1), Jennifer Gutiérrez, Soledad López (2), Marta López (6), Maitane Etxeberria, María Núñez, Ainhoa Hernández (3) y Eli Cesáreo.

PAÍSES BAJOS (16+): Wester (12 paradas) y Duijndam; Kramer, Van der Heijden (3), Bont (2), Abbingh (6), Polman (9), Nusser, Snelder (5), Van Wetering (1), Dulfer, Freriks, Smeets, Malestein (3) y Housheer.

PARCIALES: 5-2/8-5/9-8/9-9/12-11/13-16 (descanso). 15-18/17-22/21-23/24-26/26-28/29-30 (final).

ÁRBITROS:  Hermanas Bonaventura (FRA). Excluyeron a Cesáreo y Hernández (roja directa) por parte de España; a Kramer, Dulfer y Snelder por parte de Países Bajos.

CANCHA: Park Dome Kumamoto ante más de 9.624 espectadores.


[poll id=”88″]


SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN – TERESA FRANCÉS


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *