LLEGAN LOS PRIMEROS NOMBRES PARA ITXAKO

BALONMANO FEMENINO
DIVISIÓN DE HONOR
MERCADO DE FICHAJES
Foto: VGaribay

 
Como adelantábamos en este blog hace un par de días en la noticia Fichajes para un Itxako misterioso, parece que se confirman -a falta de que el club lo haga oficial- los primeros nombres de la nueva plantilla que quiere confeccionar la directiva navarra antes del próximo 31 de agosto.
La pivote rumana Andreea Marín Alina (Aula Cultural Valladolid) ya ha firmado, según nuestras fuentes, con Itxako. La balonmanista fue una de las mejores artilleras de la categoría de plata el año pasado, mientras que su compatriota Daniela Badea (Salud Tenerife) parece haber aceptado la oferta que le llegó desde Estella. El caso de la mexicana del Beti Onak, Selene Anabel Sifuentes, es diferente. La jugadora lo tenía ‘hecho’ con el Agustinos Mar Alicante, club que estaba llevando a cabo las gestiones del ‘papeleo’ como dijo el preparador Santiago Brián (sin decir el nombre) Entrevista Brián, 7 agosto. Pero Itxako ha llegado, por lo visto, con una oferta económica superior y la jugadora se ha decantado por la entidad ‘amarilla’.
La táctica de Itxako para tratar de convencer a las jugadoras está siendo, por lo que nos comentan muchos clubes, muy poco elegante -por decirlo elegantemente utilizando la redundancia-. Están llamando y tratando de fichar a jugadoras que ya entrenan con sus equipos, prometiéndoles ‘el oro y el moro’. Muchas les dicen que no. Y digo muchas, otras se lo están pensando. Nos consta que han contactado con Pepa Moreno (extremo del Málaga Costa del Sol) y nos consta que hablaron con Zulema Asensio (ex UCAM Murcia). No exageramos si aseguramos que han llamado a más de 20 jugadoras…
Pero Itxako tiene varios asuntos que resolver, además de fichar otras 9 jugadoras. Para competir en División de Honor es necesario contar con un número mínimo de fichas nacionales (las balonmanistas que más están rechazando las ofertas navarras) y tener categorías inferiores. Sabemos que las categorías de base de Itxako pertenecen ya al club que creó un grupo de personas con el objetivo de que casi 200 niños y niñas no dejasen de jugar al balonmano.
Es decir, Itxako deberá firmar algún convenio con algún club que ponga los equipos de base que la RFEBM exige para poder competir en División de Honor. El presidente del Itxako, Miguel Bujanda, intentó este objetivo pero no se ha concretado ningún acuerdo de filialidad ya que no puede establecerse con clubes de diferentes comunidades (como matiza el propio presidente del club de Logroño en el comentario).
Seis días para conocer el desenlace.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *