‘LAS PERLAS DE ARI’: MADDI AALLA

CAPÍTULO 12 – MADDI AALLA
Reportaje: ARIADNA CAÑAMERAS
Fotos: EHF – w19 / Víctor Uriel / RFEBM

Maddi Aalla tiene 19 años, nació el 1 de enero de 1997 en Plantzia (Vizcaya) y hace ya un par de temporadas que milita en el Prosetecnisa Zuazo de DHF. El pasado verano vivió la experiencia de jugar un Europeo júnior en Valencia defendiendo la elástica nacional y este curso, a pesar de haber jugado menos, ha tenido al lado una fuente de aprendizaje como Merche Castellanos. Guardameta de presente y de futuro, una de las principales claves parece ser su predisposición para un proyecto deportivo serio ya que el balonmano femenino actual es muy sacrificado en la actualidad. 

Foto: EHF W19

Foto: EHF W19

Kamikazes. Así es como yo llamo a las porteras de balonmano. Porque hay que ser valiente para ponerte bajo palos y dejar que disparen. Maddi Aalla es una de ellas y pretende volar alto, aunque creo que ya lo está haciendo. El colegio y las amigas son un clásico de nuestras perlas. En el caso de Maddi, fue en alevines cuando empezó a jugar a balonmano. “Desde el principio me gustó mucho y me lo pasaba muy bien”, afirma. Lo de ser portera también le viene de siempre: “desde pequeña me gustaba ser portera… ¡Disfrutaba mucho! Siempre me ofrecía para serlo y, en infantiles, tuve un entrenador que había sido portero, lo que suponía una oportunidad para aprender más, así que no me lo pensé dos veces”.

Sin ningún familiar que hubiese pisado el 40×20 antes, Maddi se sintió motivada, como muchas, cuando llegaron los éxitos. “En infantiles me llamaron para vestir la camiseta de la selección de Vizcaya y eso me dio mucha fuerza para seguir… Y aquí sigo”. Y suerte de esa llamada, que nos ha permitido del espectáculo del balonmano en la portería.

Foto: Víctor Uriel

Foto: Víctor Uriel

“Lo que más me gusta del balonmano es toda la gente que he conocido: al final, ellos se han convertido en mi segunda familia de tanto tiempo que pasamos juntos”, dice Maddi. Esta familia, con el tiempo, ha ido cambiando: ella no siempre ha jugado en el mismo club. Jugaba en el Urduliz, un club que le quedaba cerca de casa, y la verdad es que “me costó mucho marcharme”.

Y llegó el Prosetecnisa Zuazo. “Me llamaron cuando era infantil de segundo año para decirme que estaban interesados en hablar conmigo, y en las oficinas del club me dijeron que querían ficharme”. Pero Maddi no aceptó enseguida, sino que decidió terminar sus dos años de cadete en su club, el Urduliz, y se marchó al Zuazo cuando ya era juvenil, cuando ya se estaba convirtiendo en la gran portera que es ahora.

“Sin duda es una de las porteras con más proyección que hay ahora mismo en el panorama español”, confirma Sergio Barcenilla, el técnico del Zuazo. “Aun así, estamos hablando de una jugadora muy joven, y la madurez deportiva de una portera se mide, no solo con experiencia deportiva, sino también en años de experiencia real”. En un futuro, Barcenilla dice que “si Maddi apuesta por que su vida deportiva sea uno de sus proyectos importantes, es muy probable que dé un gran salto de calidad”.

La selección española también llamó a la puerta de Maddi. La primera vez que vistió la elástica nacional fue en infantiles, cuando participó en una concentración con muchas otras jugadoras. Pero cuando Maddi realmente se alegró fue cuando era juvenil: “Vi la lista cuando estaba en clase y en el recreo fui corriendo al despacho de mi madre a contárselo. No se lo podía creer. La verdad es que nos alegramos mucho. Esta llamada la valoro muchísimo”. Y lo mejor de representar a tu país también son las compañeras. “Hay muy buen rollo: la gente que conoces es fantástica y, fuera de la pista, pasamos muy buenos momentos juntas”, afirma Maddi. El alto nivel de competición también es algo que ella destaca.

Foto: Víctor Uriel

Foto: Víctor Uriel

Barcenilla asegura que “cuesta entender el concepto de la selección: las opiniones que tengamos los clubes no cuentan mucho, porque jamás nos preguntan cómo están las jugadoras, por qué juegan o por qué no juegan, cómo estamos trabajando con ellas,… Nada. La selección es un ente totalmente ajeno a los clubes, y si queremos que nuestras jugadoras jóvenes tengan futuro, debe haber una comunicación directa, y actualmente es inexistente”. En lo que respecta a Maddi, su técnico apunta que “mientras ella vea un resultado deportivo óptimo, es muy bueno que vaya a las concentraciones”.

El mejor recuerdo de Maddi en el balonmano es una celebración con sus compañeras, su segunda familia, “cuando ganamos el bronce con la selección de Euskadi en el último campeonato”. El peor, por el contrario, fue en un Campeonato de España de clubes en Málaga, donde “fuimos con muchas ganas y mucha ilusión, pero no conseguimos nada. La verdad es que fue un palo para nosotras, porque teníamos mucha confianza en el equipo”.

Maddi es una kamikaze con un futuro prometedor. Siempre ha tenido la valentía de ser portera: colocarse delante del batallón y dejar que le disparen. Ojalá escuche a su entrenador y apueste por su carrera deportiva. Hay portera para rato.

PERFIL TÁCTICO

(Sergio Barcenilla – Entrenador Prosetecnisa Zuazo)

Foto: RFEBM

Foto: RFEBM

“Es una jugadora con muchísima proyección y tiene grandes cualidades, tanto a nivel físico como a nivel táctico y técnico. Es una portera que va bastante bien abajo y que se coloca muy bien en la portería, lo que le permite llegar bien a los ángulos superiores. Es una muy joven, lo que hace que tenga que mejor su nivel de concentración durante la totalidad del partido. Es muy buena leyendo el lanzamiento cuando conoce a la jugadora, pero tiene que trabajar la adaptación a las que, durante los partidos, le cambian los lanzamientos. Debemos mejorar con ella su propia autoestima durante los partidos, que no se venga abajo, pero eso es propio de jugadoras jóvenes”.

El ConfesionARIo

Un referente del balonmano: Silvia Navarro

Un referente de la vida: Mi madre

Una comida: Gazpacho

Una película: ‘La vida es bella’

Una serie: ‘Mentes criminales’

Un libro: ‘El diario de Ana Frank’

Una canción: ‘Hello’, de Adelle

Un grupo/cantante: Adele

Un número: 5

Un lugar: El desierto

Tu mejor virtud: La sinceridad

Tu peor defecto: Que soy muy cabezona

Un sueño: Jugar unos Juegos Olímpicos

Un consejo: Disfruta de lo que haces y lucha por lo que quieres.

 

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Elorza dice:

    Perlón por la jugadora y por el dardo de Barcenilla. A ver si quien tiene oídos escucha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *