LAS HEROÍNAS DEL BALONMANO QUE LUCHAN CONTRA LA COVID-19

La lucha contra la  pandemia COVID-19 es el mayor reto que afrontamos como sociedad desde la Segunda Guerra Mundial. Si algo estamos aprendiendo y reconociendo estos días es la importancia, el valor y el coraje de aquellos que están en la primera línea de la batalla, nuestro muro de contención. Personal sanitario, de limpieza, de supermercados, de seguridad, de transportes… Estamos sobreviviendo y superaremos esta crisis gracias a ellas y ellos. Muchas personas vinculadas al balonmano femenino español están trabajando sin descanso para lograrlo y en DeporteCienPorCien hemos querido hablar con algunas de nuestras heroínas.

“Sobreviviremos como podamos”. Así es como afronta la situación el personal sanitario de nuestro país y, en concreto, Anna Vicente, exjugadora del Balonmano Elche, Elda Prestigio y Balonmano Benidorm. Vicente, que trabaja los meses de abril y mayo como enfermera en urgencias del Hospital Vinalopó de Elche, nos habla de una situación controlada “aunque se prevé un abril muy duro”. Hasta hoy, la ya jugadora retirada trabajaba en un centro salud realizando seguimientos de los pacientes que tenían síntomas o que habían dado positivo en COVID-19 y estaban en su casa. “Hay que llamarles todos los días y preguntarles cómo están, si tienen sintomatología, si las familias están bien, cómo lo están cumpliendo,…”, asegura la ilicitana.

Foto: Chaxi Hernández

Más allá de hospitales y centros de salud, el foco está también en las residencias de ancianos. Chaxi Hernández, jugadora del Rocasa Gran Canaria, es la única enfermera de la Residencia Altavista, en Las Palmas de Gran Canaria. Hernández afirma que, pese a no tener ningún caso positivo, llevan “quince días trabajando a tope, luchando contra algo totalmente desconocido, poniendo todas las medidas de prevención, siguiendo todos los protocolos al pie del cañón”. La extremo canaria reconoce que las horas de trabajo son “mucho más intensas” que de costumbre, “ahora más que nunca, porque tengo que hablar mucho con las auxiliares para comentarles que tienen que hacer el cambio de guantes más a menudo, el lavado de manos, organizarme con ellas…”. En este sentido, Hernández señala que “desde el Ministerio de Sanidad, desde donde tanto nos habían prometido, no nos ha llegado el material necesario para hacerlo bien, todos nos hemos movido para que nos llegue este material y vamos un poquito escasos de los EPIs. Tenemos mascarillas y tenemos guantes, pero se nos están acabando”.

El virus cambió nuestra vida de la noche a la mañana, especialmente en los hospitales. Jéssica Martínez, la que un día fue extremo izquierdo del Monóvar Urbacasas en División de Honor y que ahora es enfermera en el área quirúrgica del Hospital de Sagunto, reconoce que “nada era como antes”, con quirófanos cerrados (excepto para urgencias), la puesta en marcha de un plan de contingencia,… “Parecía que empezábamos una batalla que iba a ser dura”, asegura la exjugadora. “Te encuentras con tu ‘yo’ interior, en medio de un montón de gente, e intentas utilizar todo lo que has aprendido y vivido para afrontar esta nueva situación”. En su caso, Martínez admite que el espíritu deportivo le ha servido para potenciar “el trabajo en equipo, la unión de las personas que luchan por un mismo objetivo”.

Débora Torreira – Foto: DeporteCienPorCien

Pese al poco tiempo de adaptación psicológica que tuvieron los profesionales sanitarios, “dimos un paso al frente, sin protección, sin protocolos, sin mucha información… Nos lanzamos a la batalla”, apunta la valenciana. Esta adaptación le costó a Chaxi Hernández que, dice, “los primeros tres días me quedé un poco en shock, cuando de la residencia llegaba a casa tenía muchísima ansiedad, comía fuera de horas, llegaba superdescontrolada, me dolía la cabeza…”, aunque con el paso de los días y con su trabajo siempre en mente, se fue adaptando “siempre intentando que los abuelos, los pacientes, estén bien. La verdad es que es una carga psicológica dura pero, con el paso de los días y viendo a las personas que van cumpliendo las normas y que se están quedando en casa, te vas relajando”, añade la jugadora del equipo teldense.

Por su parte, Débora Torreira, jugadora del Liberbank Gijón y policía nacional, trabajo en seguridad, atendiendo a los que vienen a denunciar, vigilando las cámaras y haciéndose cargo de los detenidos. Aunque por protocolo no puede compartir mucha información, Torreira asegura estar viviendo “bien” la situación, “con un poco más de precaución a la hora de tratar con los ciudadanos, siempre con protecciones, siendo consciente de que esta situación es dura”.

Por otro lado, otro sector infravalorado e imprescindible estos días son los servicios sociales. Cristina Tornero, jugadora de balonmano playa de la selección española y del AM Team Almería, es trabajadora social del Ayuntamiento de Elche, donde atiende a familias y personas que se han quedado sin recursos o que necesitan ayudas para cubrir sus necesidades básicas. “Es una profesión que parece invisible, pero estamos ahí, al pie del cañón, con todas las personas que se han quedado sin recursos”, apunta la jugadora. “Sabemos cuál es nuestro sitio y, una vez más, no fallamos: nos debemos a las personas y con ellas saldremos de esta guerra silenciosa”, añade.

“Necesitamos entrenar la resistencia, la que no nos deja sin aliento al final del partido, la que nos da alas. Este es un momento de constancia, donde no bajamos los brazos y no bajamos la guardia, seguimos cuidándonos y donde seamos estrictos con las normas. Como lo somos desde el inicio hasta el final de una temporada. Comprometidos. Y con un tiempo para poner a prueba nuestra capacidad de resiliencia. Somos más capaces de lo que creemos. No podemos tirar la toalla, aunque el partido pueda llegar a convertirse en uno de los más difíciles de nuestra vida”

Jéssica Martínez, ex jugadora del Monóvar y enfermera del Hospital de Sagunto

Esta dureza se refleja, sin duda, en cada relato de Jéssica Martínez. Uno de los momentos que recordará siempre es cuando todo empezó y un paciente que todavía no estaba infectado por el COVID-19 (aunque se infectó más tarde), con necesidad de cuidados de UCI, logró felicitar a su hijo por su cumpleaños gracias a la videollamada que facilitaron las enfermeras. “El señor lloró durante bastante rato”, señala, “y le acompañamos como hacemos con todos, diciéndole que todo iba a salir bien. Y el señor nos dijo que no lloraba porque tuviera miedo a morirse, sino por miedo a no poder despedirse de los suyos… Se me partió el corazón”.

Foto: Jéssica Martínez

Estas experiencias dejan huella. “La gente aplaude y sí, nosotros estamos orgullosos y nos alegran muchísimo todos estos gestos, pero vas a trabajar con un miedo que si no estás metido allí nadie entiende”, defiende Anna Vicente. “Vas a trabajar con una sensación de no saber si estás haciendo lo mejor, o qué pasa si hago algo mal, si tengo algún fallo, o viene un paciente que no y luego sí, te contagias, puedes contagiar a tu familia o a la gente por la calle…”, añade la que fue pivote del Balomano Elche. En este sentido, Jéssica Martínez habla de que los sentimientos “se repiten una y otra vez: tensión, indignación, agobio, pena, añoranza, recuerdas el calor y la deshidratación que vives dentro de ese traje, agotamiento, mucho agotamiento, y encima no encuentras un consuelo físico al que agarrarte”.

Ni Anna Vicente ni Jéssica Martínez han visto a su familia desde que empezó todo. Martínez incluso asegura que cuando termina el turno no puede hablar con los compañeros, “como si lleváramos un mes sin vernos, nos tenemos que llamar por teléfono para comentar la situación”. Pasan los días y la situación no mejora, y el personal sanitario no tiene al lado a nadie a quien abrazar. “Cuando los familiares me llaman, a veces no me quedan ni fuerzas para contarles lo que estoy viviendo y a veces no les cuento toda la verdad para no preocuparles”, añade la exjugadora del Monóvar.

Foto: Anna Vicente

“La sensación que tenemos aquí es de miedo, aunque no lo parezca. Nos veis muy enteros, pero lo duro es a la vuelta, cuando llegamos a casa y debemos soltar toda la tensión que hemos acumulado”, reconoce Anna Vicente. “Estamos deseando que esto termine, porque ves las cifras y te desanimas, porque lo estás dando todo y los números aumentan. Lo pasamos mal, porque queremos hacer más y no podemos”, concluye la ilicitana.

Anna Vicente, Jéssica Martínez, Chaxi Hernández, Débora Torreira y Cristina Tornero son solo algunos ejemplos de las heroínas de nuestro balonmano femenino. Hay más personas luchando para salvar nuestras vidas en la primera línea como las enfermeras Teresa Francés (jugadora del Helvetia Alcobendas), Esther Arrojeria (jugadora del Super Amara Bera Bera), Ana Díez (árbitra de balonmano playa). Fátima Suaré (jugadora del Conservas Orbe Porriño), Laura Hernández (jugadora del Balonmano Elche), Estefanía Descalzo (jugadora del Marcalia Atlético Guardés) o Estefanía Parapar (jugadora del Oviedo BMF). La solidaridad social es uno de los conceptos que ha vuelto a relucir para tratar de paliar esta grave crisis sanitaria global, pero hay personas cuya labor es impagable en estos momentos y que la sociedad debería reconocer de manera permanente.

A todas ellas y a las que no sabemos sus nombres, pero siempre están: GRACIAS.


Esta encuesta ha terminado (desde 5 meses).

¿Qué se debería hacer con la División de Honor Femenina?

INVALIDARLA
61.38%
SUSPENDERLA MANTENIENDO ASCENSOS Y DESCENSOS
23.45%
TERMINARLA CON LA DEMORA NECESARIA
15.17%
Esta encuesta ha terminado (desde 5 meses).

¿Cuándo crees que debe disputarse la Copa de la Reina?

SUSPENDERLA
72.14%
APLAZARLA (Finales mayo o junio)
27.48%
SEGÚN LO PREVISTO (24/26 abril)
0.38%

NOELIA ONCINA – #SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. 06/04/2020 - 2: 57

    […] a la lucha contra la pandemia. Además de algunas balonmanistas que, por sus profesiones, ocupan la primera línea de las labores esenciales en esta situación de […]

  2. 16/04/2020 - 12: 32

    […] de las y los deportistas, el tiempo de preparación física y psicológica (teniendo en cuenta que muchas de ellas están trabajando para combatir el virus y el periodo de cuarentena posterior), un desenlace justo, los intereses económicos (como los […]

  3. 17/08/2020 - 11: 10

    […] La exjugadora Jéssica Martínez nos hablaba de cómo el espíritu deportivo le había servido para … A ti, el hecho de haber jugado a balonmano toda la vida, ¿te ha ayudado en algo estos meses? […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *