LAS ‘FINANZAS’ EN DIVISIÓN DE HONOR

BALONMANO FEMENINO
DIVISIÓN DE HONOR
SITUACIÓN ECONÓMICA
Foto: cordopolis.com

Los aguinaldos en el balonmano de mujeres español no han sido, ni mucho menos, boyantes durante estas Navidades. Muchos clubes mantienen sus arcas tiritando y, sin duda, uno de los que peor situación atraviesa en cuanto a lo financiero es el Adesal Córdoba. El conjunto que prepara Rafa Moreno está sufriendo las consecuencias de lo que muchos equipos practican en esta nuestra querida Liga: planificar un presupuesto ‘potencial’. Es decir, contar con un posible dinero que tiene que llegar pero que no tienen.
La marcha de Cristina Gabaldón primero, la renuncia de Mercedes Fernández después y las recientes declaraciones del técnico reflejan la delicada etapa que viven y sufren las jugadoras de la escuadra cordobesa. Y no estamos diciendo que estas renuncias sean únicamente por lo económico. El entrenador declaró hace algunos días en Cordópolis que “si no llegaban recursos pronto, esto será una escabechina”. Aunque su aseveración, “los plazos están en el aire”, es muy matizable. Los plazos son que las chicas no han cobrado lo acordado y, lo que más sorprende desde fuera, es que hayan incorporado a Arantza Marín. Algunas cantidades, que no alcanzan ni de lejos el ‘salario’, se han producido en forma de goteo.  Aunque lo peor no es solo la deuda, si no la atmósfera que inunda el club.
No es el único equipo que no está al día, lamentablemente, pero sí parece ser el que más difícil tiene terminar con lo que prometió. Otros clubes de la División de Honor no han cumplido con todo lo prometido, León está esperando la subvención para poder pagar a sus balonmanistas alguna nómina. Hay situaciones de ‘peligro escaso’ -plantillas que padecen algún retraso sin demasiada trascendencia-, como Porriño o Bera Bera. Aunque hay que resaltar un aspecto muy importante, la escuadra donostiarra es las única que tiene a todas las jugadoras de su primera plantilla dadas de alta. Otros clubes tienen una, dos o tres jugadoras que coticen.
Rocasa ACE tiene que saldar la deuda de la campaña anterior cuando reciba, de manera inminente, la subvención pública -las insulares solo deben la nómina de diciembre de este curso-. Canyamelar Valencia también sufre muchos problemas, solo han percibido dos meses pero están pendientes de ingresar la subvención pública y de la aportación de un par de nuevos patrocinadores privados, que podremos ver a partir de ahora en las camisetas.
Castelldefels es el equipo menos profesional, económicamente hablando, ya que las componentes de su primer equipo no perciben ninguna nómina. Caso muy similar es el del Aula Cultural de Valladolid, las chicas que son de fuera perciben la manutención pero ninguna balonmanista tiene ‘nómina’. Estos clubes no prometen lo que no pueden, como otros. 
Este año los dirigentes de nuestro deporte han decidido ser más realistas y cuadrar presupuestos más austeros: Mar Alicante (con matices), Mecalia Guardés, Elche Mustang, Helvetia Alcobendas, Kukullaga, Rocasa ACE (a falta de saldar el mes de diciembre) y Prosetecnisa Zuazo cumplen con lo que dijeron en el mes de agosto.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *