LA IHF ACUSADA DE HOMOFOBIA

BALONMANO FEMENINO
MUNDIAL DINAMARCA 2015
ARTÍCULO DE OPINIÓN
Foto: IHF (1), TV2 (2)  y marca.com (3)

Nunca imaginamos escribir sobre este asunto, pensábamos que habitábamos Europa en el siglo XXI. Pero parece que algunos se han quedado en épocas pretéritas de censuras y prohibiciones. En la TV2 noruega se denunciaron, el pasado día 19 de diciembre por la periodista Ida-Marie Vatn, prácticas homofóbicas por parte de la IHF. También se hizo eco la agencia de noticias alemana DPA un par de días después sobre las prácticas de esa federación internacional retrógrada que preside el egipcio Hassan Mustafa. El veto a participar del Mundial a varias delegadas por parte de a IHF.
Jutte Ehrmann-Wolf es una exárbitro alemana que ha tenido la valentía de denunciar públicamente esta sangrante situación, acusa a la IHF de homofobia (aversión obsesiva hacia las personas homosexuales). Esto adquiere un cariz muy grave, ella no es la única que ha sido vilipendiada por su orientación sexual y, según comenta, algunos miembros de la ejecutiva de la IHF valoran más su vida privada que su demostrada capacidad como delegada. Hasta la ex internacional noruega y capitana del Larvik HK, Gro Hammerseng-Edin, ha declarado que este debe ser un debate público. Qué pena que el vicepresidente, español por cierto, de la IHF, Miguel Roca no reconozca esta discriminación. La TV2 trató de conseguir la versión de la IHF y le resultó imposible, pero Roca dijo “no creo que sea cierto, si tienen pruebas tendrán que publicarlas”. Los acomodados siguen metiendo la cabeza debajo de la tierra. En una situación muy similar a la de Ehrmann-Wolf se encuentra la española Carmen Manchado, que también actuó como delegada arbitral en el pasado Mundial de Serbia 2013. 
Muchas veces no es oro todo lo que reluce, todas las iniciativas pro mujer llevadas a cabo por la IHF son puro escaparate. Me contaron que en la última asamblea, celebrada en Sochi, a alguno se le llenaba la boca hablando del superávit económico en las arcas de la IHF. Es curioso que tras firmar un nuevo y millonario acuerdo televisivo con Bein Sports (filial de Al Jazeera) en 2014, no hayamos podido ver gratis, en streaming y en alta definición, todos los encuentros del Mundial de Dinamarca 2015 a través de una web que se colgaba en hora punta. 
Como podrán imaginar, la polémica del gol fantasma de Corea del Sur con la posterior expulsión de colegiados y delegados implicados, la eliminación del vídeo en las porterías, la extraña designación de los árbitros alemanes del España – Francia y el lamentable funcionamiento del portal web ihf.info durante la cita mundialista, pasan a un segundo plano. Pero es obvio que muchas cosas, demasiadas, huelen muy mal en estos lares que controla Mustafa. 
Ojalá que más figuras de nuestro deporte se mojasen, jugadoras y dirigentes. Algunos ya lo han hecho, el prestigioso entrenador del Flensburg, Ljubomir Vranjes, denunció en su Twitter esta injusticia (IHF = Edad de Piedra):

Solo un apunte que no he visto publicado en ningún sitio. Las federaciones deportivas internacionales dependen del Comité Olímpico Internacional y el COI se basa en una Carta Olímpica que es la codificación de los principios fundamentales del Olimpismo. Y uno de los seis principios, concretamente el quinto, reza lo siguiente:
Cualquier forma de discriminación contra un país o una persona basada en consideraciones de raza, religión, política, sexo o de otro tipo es incompatible con la pertenencia al Movimiento Olímpico.
El sexto punto asegura que la pertenencia al Movimiento Olímpico exige ajustarse a la Carta Olímpica y contar con el reconocimiento del COI. Hemos evolucionado mucho respecto al papel de la mujer en el deporte, gracias entre otros a Juan Antonio Samaranch, para que lleguen dirigentes ultras y retrocedan en este sentido. Sentimos asco y pena ante esta política deportiva carca y rancia, esperamos que el presidente del COI, Thomas Bach, tome cartas en el asunto. La FIFA, Blatter y Platini, la investigación de la FEB (Federación Española de Baloncesto) y ahora esto. El deporte contaminado por la corrupción y la censura. Sálvese quien pueda.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *