LA COPA DE LAS CONFIRMACIONES

Alfredo Domínguez

Alfredo Domínguez es coordinador de ‘Pasión Balonmano Radio’ y  director del programa ‘A la Madera’, un espacio semanal de dos horas que repasa la actualidad del balonmano español. Su trayectoria es dilatada en la difusión y promoción del balonmano, estuvo in situ en la Copa de la Reina 2019 en Barakaldo y repite en DeporteCienPorCien como firma invitada para ofrecer su visión acerca del torneo del ko.


Han pasado unos días del cierre de la final a ocho de la Copa de la Reina 2019 disputada en el Polideportivo Lasesarre de Barakaldo y me gustaría compartir con vosotros las sensaciones que me quedaron tras vivir en persona la gran fiesta anual del balonmano femenino español. Lo primero, antes de empezar, es agradecer a los compañeros de DeporteCienPorCien que me cedan su espacio para poder expresar mi valoración de lo disfrutado en tierras bizkainas y remarcar que se echó en falta por allí la presencia del medio referente del balonmano de mujeres en este país.

Una Copa de la Reina que se preveía de mucha igualdad ya antes de que empezara por la emoción que estamos viendo en Liga durante todo el curso, lo ocurrido durante los tres días confirmó esas predicciones. Con una jornada de cuartos de final muy bonita, quizás la más completa de los últimos años de la Copa, donde todos los partidos fueron ajustados tanto en tanteador como en juego mostrado por los ocho equipos y una semifinal Elche-Aula sencillamente espectacular donde, si hubieran jugado otros 70 minutos, los espectadores lo hubiéramos disfrutado también. Y, a partir de ese momento, una demostración de superioridad defensiva de un compacto Super Amara Bera Bera que supo plasmar sobre el 40×20 de Barakaldo las ideas con las que fueron en búsqueda de recuperar un trono copero que no cogían desde 2016.

Hablamos de una Copa de la Reina que tuvo gran nivel en lo deportivo por parte de todos los equipos y eso hay que remarcarlo más, si cabe, teniendo en cuenta las bajas por lesiones (algunas importantes) que arrastraban varios de los equipos participantes… Ni me imagino la locura de ese Elche-Aula si las Laura Hernández, Ivet Musons, María O’Mullony o Bea Puertas hubieran sido de la partida. Y lástima la lesión también de Soraia Lopes el primer día ante Málaga. Pero, pese a todos estos inconvenientes, en Barakaldo se demostró que el nivel competitivo y de calidad de juego de los equipos femeninos españoles está en una tendencia al alza que ojalá haga que Carlos Viver y el resto de seleccionadores de categorías inferiores tengan más trabajo y más dificultad, para bien, a la hora de hacer las convocatorias con las Guerreras y las selecciones de formación.

Foto: VGGaribay

Y antes de cerrar el plano deportivo, obviamente hay que felicitar al Aula Alimentos de Valladolid por el gran torneo que hicieron. Más allá de la histórica plata y de que el físico no les diera para más en la final ante Bera Bera, esta Copa de la Reina fue la confirmación del gran trabajo de cantera del conjunto vallisoletano con unas jugadoras que juegan y se divierten en el parqué a partes iguales. Y con un planteamiento táctico de Miguel Ángel Peñas ante Granollers y Elche de chapó. Necesitan un premio como este para que se diera visibilidad (más aún) a un gran ejemplo en nuestro balonmano femenino, haciendo disfrutar a una afición de Valladolid que ya desde el primer día fue numerosa y ruidosa y que, con el paso de los días, creció en número y en felicidad por igual.

Hablando de afición. Si esta Copa de la Reina 2019 se recordará también, será por el gran ambiente que hubo en las gradas del Polideportivo Lasesarre de Barakaldo durante los tres días, sobre todo en semifinales y en la final. Cierto es que el viernes es un día siempre difícil en las Copas para atraer un gran número de público, pero en los últimos dos partidos con las aficiones de Bera Bera y Zuazo se vio ya una buena animación en la grada. Lo del sábado, con más de 2.000 personas en ambas semifinales, y lo del lleno de entradas en la final del domingo fue ya la guinda. No sólo se trataba de gente que iba a ver balonmano femenino, sino que además animaba y daba un mejor ambiente a Lasesarre. La gente en Barakaldo y en Bizkaia tenia ganas de disfrutar de la Copa y así lo hizo.

Y si hubo ese gran ambiente en las gradas fue, en gran parte, por el trabajo de difusión que se hizo de la Copa de la Reina antes y durante el torneo tanto en el propio Barakaldo como en toda la zona de Bizkaia. Mucha cartelería por las calles anunciando la Copa (al igual que en el metro de Bilbao y en lugares estratégicos de la capital bizkaina), la Fan Zone en el centro de Barakaldo con distintos eventos durante todo el fin de semana donde participaban las jugadoras de la Copa… Si estabas por la zona esos días, era complicado no saber que allí se jugaba una Copa de la Reina de balonmano. Y ese gran trabajo de difusión del torneo liderado por el Club Balonmano Zuazo y por las instituciones locales es para aplaudir y para copiar en próximos eventos de este tipo. Servidor, que ha sido uno de los pocos periodistas que ha cubierto este año Copa del Rey en Alicante y Copa de la Reina en Barakaldo, ha visto la promoción local que se ha hecho de ambos torneos y ha sido como comparar una noche fría de invierno con una tarde soleada de verano.

Una organización del torneo que también se volcó en que todo saliera bien y que los que allí fuimos pudiéramos realizar nuestras labores correctamente. Más allá de lo que jugadoras y clubes ya han expresado estos días en redes sociales, la labor de los voluntarios fue muy positiva y siempre muy atentos a que no faltara nada en la pista (tanto en la zona de juego como en la zona de prensa). Organizativamente, si hay algo que se pudiera achacar (en búsqueda de la perfección) es quizás la falta de indicativos de entrada y bajada a pista para prensa para aquellos que no somos habituales por Lasesarre y que los únicos aseos disponibles para prensa estuvieran arriba en la zona de grada (con el consiguiente paseo en carreras para ir y volver sin perderse nada del torneo).

Foto: VGGaribay

Y en cuanto a la parte comunicativa, el hecho de que la RFEBM dispusiera de una zona mixta donde todas las jugadoras y entrenadores tenían la obligatoriedad pasar camino a vestuarios facilitó bastante el poder tener protagonistas de todos los partidos, sobre todo para las distintas emisoras de radio que estábamos cubriendo en directo la Copa de la Reina y así poder difundir todo el torneo, como hicimos en Pasión Balonmano Radio con las retransmisiones de todos los partidos en directo y con el programa con el ‘A la Madera’ – Especial Copa de la Reina del pasado lunes. Aunque hubo un equipo que, quizás por despiste o porque no se le informó desde la RFEBM, no pasó por dicha zona mixta por lo que tener declaraciones de ese equipo nos costó un poco más. Por cierto, el wifi como en pasadas ediciones de la Copa volvió a ir a ratos bien y a ratos no pero, sabiendo de buena tinta que dos días antes del torneo se tuvo que montar de cero por un error administrativo de la gestión municipal del pabellón, bastante bien funcionó. Esperemos que para Alhaurín de la Torre 2020 consigamos ya el pleno funcionamiento del wifi para la prensa…

En definitiva, una Copa de la Reina que nos sirvió para confirmar que en lo deportivo hay mimbres para que los clubes sigan yendo a más en cuanto a calidad de juego y de jugadoras, que cuando se facilita un poco la labor para difundir balonmano en los medios se pueden hacer cosas que gustan a todos y que si se trabaja de manera decente en difundir un torneo y en organizarlo de buena forma, rara vez le va a salir la jugada al que se esfuerza en hacerlo. El listón que deja Barakaldo es alto, ojalá el nivel se mantenga e incluso suba en 2020 y sucesivos.


SINFILTROSDEPORTECIENPORCIEN – TERESA FRANCÉS

 


Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *