¡INFARTO EN EL PALAU!


BALONMANO MASCULINO – LIGA ASOBAL


FC Barcelona Borges 26-26 Reale Ademar de León

Sin duda el Palau Blaugrana acogió ayer el choque más atrayente de la octava jornada de liga. Emoción hasta el último instante…y no es un decir. Los 3000 espectadores que medio llenaban el coliseo azulgrana sufrieron de corazón con este auténtico duelo de titanes no apto para cardíacos. La intensidad del encuentro quedó patente cuando, en el minuto 3, el incombustible Héctor Castresana se dislocaba un dedo de su mano izquierda -el médico del Barça se lo colocó en un visto y no visto- y minutos después se incorporaba a la ‘batalla’.

La primera mitad fue un tú a tú en toda regla, el Ademar consiguió una renta de tres goles en el minuto 12 (6-9), entonces Xavi Pascual cambió el dispositivo defensivo a 5:1 con Víctor Tomás en el avanzado y los locales revolvieron el marcador con un contundente parcial de 4-0. Aún así el partido no estaba siguiendo el guión que le convenía al Barça, prueba de ello es que Romero y Rutenka tardaron en anotar 25 y 27 minutos respectivemente. Con este último parcial favorable al equipo azulgrana se llegaba al descanso 15-14. Había partido.

Iker y Siarhei sí salieron enchufados en la continuación, lo que posibilitó que el anfitrión mandara en el luminoso hasta el minuto 46 del encuentro (21-18). La inspiración de Mirko Alilovic, el portero del Ademar, una inferioridad de los azulgranas, motivada por exclusión de Garabaya, y el infranqueable 6:0 de los leoneses hizo que los pupilos de Jordi Ribera igualaran a 23 cuando restaban menos de diez minutos para que la bocina dictase el final. Era el turno de los guardametas, innegablemente MVP’s, con 18 paradas para Saric y 14 para Alilovic. Quedaban cinco minutos y persistía la emoción y la igualada, esta vez a 24. Cuando parecía que un detalle desequilibraría la balanza, el Reale tiraba de garra y se ponía dos arriba a falta de tres minutos con goles de Jorge García y Gonzalo Matías Carou. La consigna era contemporizar el partido, dormirlo, pero Buntic -máximo goleador del Ademar con seis tantos- cometía un error infantil reteniendo el balón en exceso que le costó la exclusión, lo que a la postre sería la clave del partido. El Barça se puso a uno, Stranovsky falló un 7 metros y Rutenka puso las tablas cuando faltaban menos de 30 segundos para terminar.

Un punto para cada uno, el Barça insatisfecho y el Ademar que no daba crédito. El mayor beneficiado de este empate ha sido el BM Ciudad Real que ve como aventaja ya en tres puntos a su máximo rival.

FC BARCELONA: Saric y Barrufet; Víctor Tomás(1), Garabaya(1), Sarmiento(3), Ugalde(6), Romero(6), Rutenka(6), Jernemyr, Hansen, Rocas, Boldsen, Oneto e Igropulo(3).

REALE ADEMAR: Alilovic y Álamo; Carou(1), Martins, García(2), Castresana, Buntic(6), Chernov, Krivochlykov(4), Aguirrezabalaga(5), Ortigosa(1), Stranovsky(5), Doder y Bicanic(2).

El testimonio de los técnicos

XAVI PASCUAL: “Siempre que viene el Ademar nos causa problemas” comenzaba el técnico blaugrana, que lamentaba posteriormente la diferencia con el líder de la ASOBAL, “ahora estamos a tres puntos del Ciudad Real”. Cuando le preguntamos si a su equipo le convenía ese ritmo lento de la segunda mitad contestó: “No es cuestión de conveniencia, pienso que estamos capacitados para jugar a pocos goles o a muchos…Cuando nos hemos ido tres arriba, creo que nos ha faltado un poco de experiencia aunque parezca mentira”.

JORDI RIBERA: “Nos sabe a poco tras acabar, hemos dejado escapar un punto pero el equipo sigue sumando…Ciudad Real y Barça están un nivel por encima del resto”. Ribera definió la última exclusión de Buntic como “una situación decisiva y muy inocente”. Para finalizar destacó la labor de Saric y aseguró que “el equipo había estado muy serio en defensa”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *