EL SUFRIMIENTO DE LAS PROTAGONISTAS…

BALONMANO FEMENINO
SITUACIÓN ACTUAL
OPINIÓN

No es cuestión de ser alarmistas, pero la situación monetaria del balonmano de mujeres en España es verdaderamente triste. Este año, los movimientos se han ralentizado en todos los sentidos. Movimientos para renovar y/o fichar jugadoras de cara a la siguiente campaña. Ha finalizado la Liga y más del 60% de clubes españoles deben dos o tres nóminas, en el mejor de los casos, a sus balonmanistas. Sólo van al día, según nuestras informaciones, Bera Bera, Sagunto, Murcia, Ro’casa y León –según algunos-. Algunos equipos no han renovado a sus principales jugadoras cuando restan menos de dos semanas para que se vayan de ‘vacaciones’. Los que antes se muevan, sin duda, saldrán triunfadores de este extraño mercado de fichajes que nos han brindado este año. Lo que está claro es que va a producirse una ‘españolización’ de plantillas de cara a la próxima temporada, equipos como Elche o Alicante, entre otros, van a disminuir el número de jugadoras extranjeras.
La temporada de los sueldos impagados, los arbitrajes ‘fiados’ y los recortes en muchas parcelas de los clubes han sido una constante. Pero hay un caso ciertamente preocupante, el del Marina Park de Santander –equipo descendido que militará en la División de Plata-. Hay muchas noticias desde tierras cántabras, quizá se refunde un nuevo equipo que arranque desde cero para el año que viene. Desde el inicio se dijo que el sponsor principal tenía que abonar la cantidad con la que se comprometió y no lo hacía, se escucharon rumores de denuncia porque había rúbrica que validaba el contrato. Son nueve meses –seis de este curso y tres del pasado- lo que adeuda la directiva del club a las jugadoras y podemos confirmar que el máximo mandatario de la entidad, Enrique Villa, ha dejado de asistir a los encuentros en las últimas jornadas. Es lo de siempre, al final las damnificadas son las deportistas que han dado la cara, han viajado durante 11 horas para jugar un encuentro entre semana y volver al autobús otras tantas horas. Más de 1.500 kilómetros en sólo 24 horas para disputar un encuentro, ellas entrenan todos los días pero no obtienen la recompensa acordada a final de mes. Así no puede evolucionar el balonmano femenino nunca. Una jugadora nos decía el otro día que se iba de España porque “ahora ni se cotiza ni se cobra”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *