EL LARVIK, SU ESTILO Y A LA FINAL

BALONMANO FEMENINO
CHAMPIONES LEAGUE
#EHFFINAL4 – SEMIFINAL
Foto: ehffinal4.com

LARVIK HK 31-22 DINAMO SINARA

Se cumplieron los pronósticos. Las noruegas de Ole Gjekstad accedieron, como todo el mundo adivinaba, a la gran final de mañana. Con solvencia, dominando el tempo del encuentro de principio a fin. Los nervios provocaron algunas imprecisiones en los primeros compases, pero enseguida las balonmanistas de ambos conjuntos soltaron brazos y piernas para exhibir un nivel superior. 
El 6:0 nórdico, situado prácticamente en los 9 metros, dificultaba el lanzamiento exterior ruso, los primeros cañonazos de Kochetova y Dmitrieva los detuvo Toft, que se erigió en una de las estrellas del primer acto. Las pupilas de Ryabykh solo encontraban petróleo en la línea continua, cuando conectaban con El Ghaoui -la única africana en esta EHFFINAL4-. Nora Mork, que atrae todos los ‘flashes’, necesito cuatro lanzamientos para estrenar su casillero -los tres anteriores disparos se estrellaron en los palos-. aunque esta vez fue la extremo Riegelhuth  la que se vistió de goleadora. El Larvik representa la solidaridad y el pase, su retaguardia es casi perfecta cuando están en modo eléctrico. Tienen buena portería y muchas armas ofensivas que aparecen merced a una riqueza táctica ofensiva notable. Apareció Dmitrieva, la joven primera línea de 19 años, para presentarse al mundo Eso fue pasado el ecuador de la primera mitad, anotó cuatro goles y propició que su escuadra no se despidiera antes de tiempo. No abrían la brecha definitiva, pero las favoritas se marcharon al descanso con tres goles de ventaja. 
Hubo que esperar casi 32 minutos para visualizar el primer tanto de Akopian, Olga Levina para los clásicos. En la reanudación, las noruegas explotaron aún mejor sus principales armas: defensa y contragolpe. La diferencia crecía progresivamnente en el luminoso, hasta alcanzar el +7 en el 35. Se notaba que disfrutaban en el 40×20, mantuvieron la renta e incluso dosificaron minutos en la recta final del compromiso pensando en la batalla de mañana. Las gradas se iban llenando poco a poco, llegaban los primeros aficionados de Buducnost y Vardar. Por cierto, ver a Tonje Larsen, con 40 años, defendiendo en la zona central es algo muy top. Nueve goles a la contra y 15 paradas de su guardameta, dos datos que revelan cómo se desarrolló la contienda. Y más de dos horas de recuperación que el rival en la finalísima. 
FICHA TÉCNICA
LARVIK HK (16+15): Toft (15 paradas) y Hasanic; Larsen, Hammerseng-Edin A (4), Hammerseng-Edin G (2), Frafjord (4), Molid (1p), Breivang, Mork N (4, 2p), Breistl (1), Johansen (2), Koren Riegelhuth (9, 4p), Sulland (2), Mork T, Lund y Solberg (2). 
DINAMO SINARA (13+9): Sedoykina (7 paradas) y Utkian; Chernova, Belikova, Kochetova (1), Dmitrieva (7), Frolova, Gace (1), Fanina, Akopian (2), Vedekhina (1), Petrova, Chopikian, Peche, Danshina (5, 4p) y El Ghaoui (4).
PARCIALES: 3-1/4-4/7-5/10-8/13-10/16-13 (descanso). 20-14/23-16/26-18/26-19/28-21/30-22 (final). 
ÁRBITROS: Poulsen y Mortensen (DEN). Excluyeron a Riegelhuth, Larsen y Frafjord por el Larvik; a Akopian, Dmitrieva, Petrova (2) y El Ghaoui por el Dinamo. 
CANCHA: Papp Laszlo Sportarena de Budapest ante algo unos 3.000 espectadores al inicio. Más de 4.000 a la conclusión

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *