EL CULEBRÓN AUSÁS

BALONMANO FEMENINO
DIVISIÓN DE HONOR
MERCADO DE FICHAJES
Foto: Juan Carlos García

El culebrón de Gareth Bale que ha inundado portadas de periódicos, programas de radio y espacios televisivos durante este verano no tiene nada que envidiarle al que han protagonizado tres ‘agentes’, los dos clubes implicados y la jugadora, durante este mercado estival. Mónica Ausás, formada en la cantera del Granollers, abandonó tierras catalanas para poner rumbo a León y jugar en División de Honor femenina. Después de dos campañas en la élite, emigra a la capital con el objetivo de mejorar y disputar competición continental. La lateral zurda, cotizada por muchos equipos, tiene 20 años y mide 183 centímetros.
Hace ya varias semanas que algunos medios de León publicaron que Mónica Ausás había fichado por el Helvetia Alcobendas. Era falso, aunque el indicio de dicha noticia era real como la vida misma. La jugadora decidió, a mediados de julio, que no quería continuar otro curso más en la disciplina de la entidad leonesa. Es cierto que Mónica lleva varias semanas entrenando a las órdenes de Félix García, técnico del Alcobendas, pero NO es jugadora del club madrileño porque ni siquiera está inscrita en la RFEBM cuando apenas faltan 20 días para que se inicie la Liga. Otro debate es si la joven primera línea acabará jugando en el Pabellón de los Sueños, que lo normal es que sí. 

LA VERSIÓN DEL CLEBA LEÓN
Mantiene que los derechos de formación que Mónica Ausás ha generado durante los dos años que ha formado parte de la plantilla leonesa le pertenecen, única y exclusivamente, al club y no a la jugadora. Obviamente la discrepancia con el entorno de la balonmanista es patente y los directivos del Cleba, capitaneados por el presidente Roberto Álvarez, aseguran que llegarán hasta donde haga falta para resolver este conflicto de intereses. Ellos consideran que tienen la razón y que las formas, tanto de la jugadora como del Helvetia Alcobendas -como club receptor-, no han sido las más adecuadas. De hecho, las relaciones entre madrileñas y leonesas estarían totalmente finiquitadas. Prueba de ello es que no tienen ningún amistoso pevisto para esta pretemporada con la ‘proximidad’ geográfica de ambas escuadras.  
En territorio leonés sostienen que si este ‘lío’ se hubiese producido antes y la jugadora hubiera ido de cara, quizá le hubiesen dejado marchar al disponer de tiempo suficiente para cubrir esa demarcación tan cotizada del lateral derecho. La oferta de renovación del Cleba a la jugadora era importante en lo económico pero finalmente no aceptó.

LA VERSIÓN DEL ENTORNO DE LA JUGADORA
Lo primero que argumenta la jugadora es que el Cleba no ha cumplido con lo que le prometió, es decir que todavía le deben pasta de este pasado curso. Había un acuerdo para abonar la deuda en dos partes una vez concluida la temporada, la entidad leonesa pagó el 75% el día 15 de julio y el otro 25% restante de la cantidad que se le adeuda a Ausás está pendiente todavía.
Mónica Ausás abonó el coste de sus derechos de formación a Granollers cuando salió del club catalán antes de convertirse en jugadora senior, ese concepto está firmado en un documento por el gerente del BM Granollers. Por otra parte, en el contrato de Mónica con el Cleba León, el actual máximo mandatario del conjunto leonés reconoce con su rúbrica que los derechos de formación pertenecen, única y exclusivamente, a la jugadora.
La lateral finalizaba contrato con León el pasado 30 de junio, hasta esa fecha no podía negociar con ningún otro club y lo ha respetado, ya que fue a mediados de julio cuando comunicó a la directiva leonesa que no continuaría. La jugadora ha estudiado distintas ofertas (una de Francia, una de Dinamarca, una de Rumanía y algunas más dentro de España). El objetivo de Ausás está centrado en lo deportivo más que en lo financiero, quiere jugar en Alcobendas para pelear por los cinco primeros puestos de la tabla y vivir la experiencia de disputar alguna eliminatoria de competición continental. 

LA VERSIÓN DEL HELVETIA ALCOBENDAS
El club que preside Luis Carlos Torrescusa está, obviamente, interesado en la jugadora. Ausás ha estado entrenando bajo la dirección de Félix García durante toda la precampaña, pero el Alcobendas no quiere pagar por su traspaso porque entiende que la balonmanista llega libre. La junta directiva considera que no tiene la obligación de dirigirse al Cleba León para ningún tipo de negociación y se mantiene a la espera del desenlace.

¿EL DESENLACE?

El organismo que tiene que decidir quién tiene razón no es otro que el Comité de Competición de la Real Federación Española de Balonmano -se espera que decida la próxima semana-. Si este decide y la parte ‘perdedora’ no esta conforme, el asunto pasaría al Comité de Apelación de la RFEBM, para que pase al Consejo Superior de Deportes como última instancia antes de la justicia ordinaria. Esperemos que no haya que llegar a este extremo, porque se convertiría en una historia surrealista y la principal perjudicada sería la jugadora.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *