DHF: SEGUNDA VELOCIDAD INTERNACIONAL

BALONMANO FEMENINO
DIVISIÓN DE HONOR 
ARTÍCULO DE OPINIÓN
Tablas: EHF

Nuestra competición doméstica ha confirmado su declive. Esto es información. El año pasado advertimos de lo que podría suceder sobre las plazas europeas de la Liga española en el futuro cercano. Poco se ha hecho esperar. La crisis económica propició que las mejores jugadoras se marcharan de España, eso desembocó en una pérdida clara de potencial -aunque se pueda extraer alguna conclusión positiva de dicha situación-. Cuando casi no teníamos extranjeras y las internacionales más talentosas se marcharon, para poder ser consideradas profesionales del balonmano de mujeres, nuestros equipos redujeron considerablemente sus posibilidades de llegar lejos en las competiciones europeas. En 2011, Alicante e Itxako fueron subcampeones de Recopa y Champions respectivamente, los tres siguientes cursos ninguno de nuestros equipos superó los 1/4 de final. Esos éxitos nos mantuvieron en la élite, pero ya han pasado tres años -tiempo que contabiliza la EHF para componer este ranking-. La delicada situación financiera ha facilitado renuncias de equipos como Bera Bera, BM Porriño o Helvetia Alcobendas a disputar la competición que les correspondía por méritos deportivos. Eso resta puntos. Esa suma de factores se ha traducido en el descenso espectacular de nuestro peso en Europa: 29 puntos menos que en la campaña pasada y situados en la octava posición. Han subido Hungría y Dinamarca, las mejores ligas del continente según este baremo que establece la EHF. Nos han adelantado Alemania y Francia y, si no cambia mucho la cosa, Montenegro podría superarnos el próximo año.  

En la campaña anterior ocupábamos la sexta posición, pero de cara a la temporada 2015/16 se producirán los primeros cambios relevantes: entramos en el grupo de países que juegan la Challenge Cup, la competición continental de menor prestigio. Eso no había pasado nunca, España no había descendido al nivel Challenge en toda la historia de nuestro balonmano.
Las montenegrinas, últimamente en las rondas finales de Champions, están en fase de crecimiento y los países que están por debajo del nuestro no tienen ningún peso internacional en lo que se refiere a sus ligas. Remontar el vuelo es un proceso largo y complejo, no es un riesgo decir que tardaremos años en recuperar nuestro nivel. 
Pasó a la historia tener cinco plazas de primer nivel, esta será la nueva distribución de billetes continentales:
– Una plaza Champions
– Una plaza EHF
– Una plaza Recopa
– Dos plazas Challenge 
El campeón de la Copa de la Reina tendría derecho a disputar la Recopa de Europa, siempre y cuando no finalice entre los dos primeros para elegir la Champions o la EHF -considerada inexplicablemente más potente que la Recopa-. Si el campeón copero no finalizara la Liga entre las cinco primeras posiciones, el quinto clasificado no disputaría competición europea. Es una paradoja que las #Guerreras sean actuales subcampeonas de Europa y nuestra competición doméstica deambule por estos lares. 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *