CRISTINA CABEZA: “ME ENCANTARÍA TRABAJAR EN ESPAÑA”

BALONMANO FEMENINO
NUESTRAS EMIGRANTES
LIGA ALEMANA
Fotos: Cristina Cabeza
Entrevista: DeporteCienPorCien

Cristina Cabeza tiene 38 años y fue,
o es, una de las centrales más inteligentes de la última década. Emigró a
tierras germanas, se convirtió en entrenadora-jugadora del DJK/MJC Trier y es
pionera en dirigir a un equipo alemán. Analiza todo, reivindica y explica, un
lujo poder leer las palabras de alguien que vive el balonmano 100%. Lleva tres
temporadas en Alemania y no rechazaría una oferta atractiva en nuestro país.
Añora España.
Llevas tres años en tierras alemanas, ¿cómo se han desarrollado los
acontecimientos para que juegues y dirijas al Trier?
La primera temporada que llegué aquí
lo hice solo como jugadora y al año siguiente, al enterarse el manager, por
casualidad, de que iba a hacer el curso de entrenador nacional me preguntó si
me veía capacitada para hacer de entrenadora/jugadora la siguiente temporada. Debo
recordar que el equipo debía en un principio salir en la segunda liga pero al
haber un problema económico con el Franckfurt se nos ofreció la plaza por orden
de descenso y salimos en primera. Como podéis imaginar, mi respuesta fue que
sí, a pesar del idioma. Esta es mi tercera temporada, continúo con ficha de
jugadora, pero no juego prácticamente nada y empiezo a cogerle el gustillo al
banquillo.
Recuerdo cuando Aldeguer exaltaba tu inteligencia táctica, ¿cuándo te
percataste de que querías ser entrenadora?
Pues sinceramente me costó bastante
tomar la decisión, a pesar de que llevo desde los 18 años entrenando equipos de
categorías inferiores en Alcalá, Almería y Elche. Con Aldeguer aprendí
muchísimo, pero no era el único que me decía que podría ser entrenadora, que ya
realizaba funciones parecidas desde dentro de la pista. Mi pareja ha influido
bastante en la decisión. Lo decidí en el último momento, cuando vi que se
acababa la etapa de jugadora, aunque imagino que dentro de mí  esa decisión estaba más que tomada desde hacía
mucho tiempo.
Tú conoces nuestra Liga, ¿qué diferencias fundamentales destacarías?
El primer punto fundamental es que
aquí la liga es profesional y en España no. Y cuando digo profesional, me
refiero a que las jugadoras tienen los mismos derechos que cualquier otro
trabajador, en cuanto a contratos contributivos, seguridad social,… Con
respecto a lo deportivo, hay muchas diferencias, el balonmano alemán es más
físico, rápido, de mayor contacto  y
tácticamente más cerrado, echo mucho de menos la creatividad española en esta
liga. Aquí no tenemos la obligación de jugar todos los partidos en sábado,
también jugamos los domingos e incluso entre semana si el calendario es muy
apretado sin necesidad de ser por motivos de competiciones europeas. Una cosa
que destacaría de esta competición es que los entrenadores tenemos la
obligación en los cuatro días siguientes al partido, de rellenar una encuesta
sobre los árbitros por internet y disponemos de una plataforma en la que al día
siguiente del partido puedes disponer de cualquiera de ellos al completo, de
nuestra liga y de ligas inferiores, es muy interesante.
¿Cómo es el entorno del balonmano femenino alemán? La prensa, la afición,
los patrocinadores,… 
El ambiente que se crea en torno a un
partido es festivo, las aficiones acompañan a los equipos a donde vayamos, con
clubes de fans incluidos. Siempre hay un sitio reservado en las gradas para los
aficionados del club adversario. La cultura de la cerveza está muy arraigada en
cada evento. La prensa está presente en todos los partidos, con televisiones
locales y los días previos al partido los periodistas llaman para informarse
sobre los detalles. El día después siempre salimos en prensa escrita, ahora con
las nuevas tecnologías tardamos poco en enterarnos de todos los detalles de
cada partido. En cuanto a medios está bien cubierto. Los patrocinadores son
parte activa del club, mantenemos buena relación y después de cada partido en
casa tenemos la obligación, jugadoras y cuerpo técnico, de acudir a la sala VIP
a cenar y departir con los patrocinadores, directivos, familiares, etc.
¿Cómo explicas que las #Guerreras triunfen más que los combinados
nacionales con mejores competiciones ligeras como Dinamarca, Francia o
Alemania?
La mayoría de las #Guerreras por no
decir todas juegan en grandes clubes y en ligas muy competitivas como la
francesa. Llevan muchos años jugando y ganando cosas importantes y yo destaco,
por encima de todo, la calidad y la unión del grupo -incluyendo el cuerpo
técnico por supuesto-. El buen ambiente que se ve desde fuera, y me consta que
así es, hace que la confianza de unas en otras esté por encima de todo. Son muy
grandes y con el tiempo valoraremos mucho más todo lo que están haciendo por
nuestro deporte.
¿Añoras España? ¿Aceptarías una oferta para dirigir a un equipo de DHF?
Me siento una privilegiada por vivir
lo que estoy viviendo, otra cultura, otro idioma… Pero no hay día que no
añore España, levantarte cada día y no ver el sol es lo que peor llevo, echo
mucho de menos a la familia, los amigos, la comida, la playa… Por supuesto
que aceptaría una oferta de un equipo de DHF, me encantaría trabajar en España
en un proyecto deportivo atractivo que es lo fundamental y no necesariamente
tiene que ser un equipo de DHF, me encanta trabajar también con la cantera.
El papel de la mujer aquí sigue como siempre, solo dos mujeres
entrenadoras, solo dos mujeres presidentas y casi ninguna directiva…
En ese sentido, Alemania no difiere
mucho de España, somos siempre minoría, solo 3 mujeres  entrenadoras. Aquí no tenemos la figura del
presidente del club, es como una junta directiva con manager y solo conozco una
manager en toda la Bundesliga que, a su vez, es entrenadora.  En el último Europeo femenino sólo vimos una
mujer entrenadora, la sueca Helle Thomsen. Desde las
federaciones deberían incentivar mas la figura de la mujer entrenadora, este
año en el 2º ciclo del CNE de 35 alumnos, solo había una mujer, yo. Además creo
ser la primera mujer española entrenadora que entrena en el extranjero y no
conozco ninguna mujer entrenando hombres al máximo nivel, no me parece lógico.
Si el manager del Trier te dijera: elige dos jugadoras españolas, una
menor de 21 y otra mayor, y las fichamos… ¿Cuál sería tu respuesta?
Interesante pregunta esta, hay muchas
y muy buenas jugadoras españolas que me traería a Alemania, tengo una gran
debilidad aunque tienen 22 por África Sempere y Lara González, menor de 21 me
quedaría con Teresa Francés  y mayor con
Marta Mangué.
¿Qué me dices de tu Elche querido?
Sigo teniendo contacto con
prácticamente todas las jugadoras que compartí vestuario, aunque la mayoría de
ellas ya no están jugando allí, otras se han retirado y otras tienen la suerte
de haber sido mamás recientemente.  Le
tengo un cariño especial a muchas personas. En cuanto al equipo, lo sigo todas
las semanas, creo que han encontrado por fin ese punto de conjunción que no
tenían al principio y el equipo da señales de estar engrasado, teniendo a José
Ignacio de entrenador no tenía la menor duda y no lo descarto como favorito
para la Copa. Les deseo muchos éxitos.
Te lo pregunto porque mides 162cm. Hace unas semanas y tras declaraciones
de Jenaro Félix, seleccionador juvenil, se habló mucho de la antropometría.
¿Qué opinas? ¿Sufriste esto en tu edad júnior? ¿Debe ser más importante el
talento o la dualidad centímetro-kilo?
Creo que debería haber un equilibrio
entre las dos cosas, claro que la antropometría es importante, pero no por ser
grande eres mejor. Las pequeñas tenemos más capacidades adaptativas. De hecho,
nuestra selección no tiene jugadoras tan grandes como otras selecciones y ahí
están ganando medallas. Para mí siempre fue un hándicap, muchas veces he
escuchado la frase esa de: “eres buena… Pero pequeña”, no fue fácil la
verdad, pero también reconozco que había centrales muy buenas como Montse Puche,
Lidia Sánchez y después Barnó o Macarena. Es una espinita que llevo clavada
después de ver jugadores como Ljubomir Vranjes (168cm) o Kristina Kristiansen (162cm),
jugué con la selección júnior, pero no tuve la oportunidad en la absoluta.
¿Quiénes son tus ídolos en los banquillos y por qué?
Ídolos como tal no tengo, pero me
gusta una combinación de varios. No se puede hablar de balonmano femenino
español sin nombrar a Cristina Mayo, fue pionera en este mundo cuando todo eran
hombres en los banquillos y ahí estuvo ella haciendo campeón de Europa a su
equipo. De Aldeguer me quedo con su facilidad de análisis durante un partido,
la primera vez que coincidí con él me llamó mucho la atención y en cuanto tuve
la posibilidad de repetir, no lo dudé. Y de Dragan Adzic (entrenador de la selección femenina
de Montenegro y del Buducnost) me encanta la complicidad que transmite con sus
jugadoras, es tranquilo, sereno y muy seguro de lo que hace.
La última: una reivindicación, un deseo, una petición, una crítica, una
reflexión,… Lo que quieras y con despedida en alemán.

El balonmano se merece un lugar mejor
dentro del deporte español, es practicado por miles de niños en las escuelas y
nuestros mejores equipos siempre dan la talla a nivel internacional, necesita
apoyo institucional y que los patrocinadores apoyen un poco más al femenino
sobre todo. Si Alemania hubiese conseguido lo que nuestras #Guerreas en este
último Europeo, habría una respuesta impresionante por todo lo que se genera
alrededor del balonmano, no sabemos aprovechar nuestros buenos momentos y es
una autentica pena. Mi deseo es seguir creciendo como persona y como
entrenadora y que el balonmano goce de buena salud por muchos años. Por último
me gustaría agradecerte a ti, Vicente Soler, tu trabajo de manera altruista,
gracias a ello nos acercas el balonmano español a los que estamos lejos, faltan
muchos como tú. Mil gracias. Viel Glück und viel Spass. ¡¡¡Tschüss!!!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *