BARBUSSE: “ES RIDÍCULO QUE METZ JUEGUE CON FALDA”

BALONMANO FEMENINO
DEPORTE, MUJER y SEXUALIDAD
Foto: hand-planet.com
Entrevista original: hand-planet.com
Traducción: balonfemme.blosgpot.com

Béatrice
Barbusse (socióloga especializada en deporte y ex vice presidenta de la LNH) ha respondido a varias preguntas, que conciernen a una parte de la
última obra en la que ha participado, titulada “Los deportes y las
mujeres”. 
-Por el capítulo que tú has escrito,
me parece que se puede llegar a la conclusión que el deporte es sexuado, ya que
está reservado bastante a los hombres. Y observamos que ese mundo de hombres
lleva mal el tema de la homosexualidad ya que, a día de hoy, ningún
balonmanista ha realizado su “salida del armario” y parece que sea un
tabú.
Béatrice Barbusse: Es exactamente eso. El deporte es un medio donde la
masculinidad no ha evolucionado, o muy poco. La prueba, cuando algunos
“salen del armario” en el fútbol, ellos mismos crean un equipo de
gays como si todo el mundo no se pudiera mezclar. Teniendo en cuenta las
estadísticas nacionales, difícilmente puedo creer que en el balonmano no haya
homosexuales, pero podemos creer que revelar su orientación sexual es un riesgo
que un balonmanista no puede permitirse hoy. Según mi opinión, no se habla
nunca sobre eso, mientras que para las mujeres hace tiempo que es un tema
banal.




El lugar de la
mujer en el deporte está unido a su lugar en el espacio público. Desde hace
mucho tiempo, las mujeres asociadas a una mirada pública eran las prostitutas.
En el teatro se tuvo que esperar al siglo 15 para que los personajes de mujeres
no fueran solo interpretados por hombres, si no por actrices. ¿Por qué se tiene
tanta dificultad en aceptar a la mujer y su imagen en el espacio público?
B.B.: ¡Porque el espacio público es un espacio que históricamente es
reservado a los hombres! Y es después de la época grecorromana. ¡La mujer en
los hornos y confinada en los espacios domésticos y el hombre en el poder y en
las funciones políticas en el sentido amplio del término!. No se cambia una
cultura tan fácil! Hace falta tiempo. Hace falta que las mujeres, desafiando
los impedimentos, prueben que ellas son capaces de asumir las funciones públicas.
Sirviendo de modelo, ellas mostrarán a los hombres y a las mujeres que eso es
posible, sin que por ello ellas sean consideradas como unos “chicos”,
si no más bien como mujeres de un nuevo género.

En el libro, tú
recalcas el rol de los medios que reproducen las desigualdades en cuestión de
sexismo. Por ejemplo, Laurie Delhostal en Canal + comenta los partidos que
salen en Sport+ y no en Canal+Sport (con más audiencia). Y hay muy pocas
mujeres en el plató de Los Especialistas.
¿Las
mujeres solo están ahí para “hacer bonito” sin que nadie le confíe
nunca un rol de experta?
B.B.: Resumiendo, más o menos es eso, sobre todo en el deporte! Es a
menudo su capital estético el que es promocionado y no su capital intelectual,
que es más bien un atributo masculino. Hace falta ver el uso que hacen los
deportes profesionales de las cheerleaders! O de observar atentamente cómo el
deporte femenino es retransmitido. Mira un partido de fútbol femenino: sobre
quién los cámaras realizan más primeros planos? Louisa Necib! En el balonmano,
recuerdo que en 2007, durante el Campeonato del mundo en Francia, los
balonmanistas solo hablaban de la noruega Gro Hammerseng, ciertamente por su
juego, pero sobre todo por su físico.
¿Tú que piensas? ¿Cuántas
veces los cámaras, durante una competición femenina, se recrean en las piernas,
el culo o la bonita cara de las protagonistas? ¿Y qué decir de los comentarios?
“La bella…” “La guapa…” “La gracia de…” Una
mujer en el deporte no solo ha de ser competitiva, ella debe ser guapa también
si quiere ser mediática. Pero no un hombre! A Ribéry, nadie le pide que sea
guapo! Todo se deriva a la estética y al físico de la mujer, y es por eso que
algunos consideran que deportes como el rugby o el boxeo no son para las
mujeres. Respecto a las expertas, los medios se atrincheran a menudo en el
hecho de que no hay! Y son siempre los mismos a los que vemos, como si las
mujeres fueran incapaces de tener un punto de vista experto sobre el deporte y
de compartirlo. Pero aquí también las cosas progresan, aunque no demasiado
rápido, pero progresan. Últimamente hemos visto a Amélie Goudjo y Angélique
Spencer, dos jugadoras del Issy, comentar partidos en Sport + y Canal + Sport,
¡también de balonmano masculino! ¡Seamos optimistas!
-En el libro comprendemos que el
deporte permite conocerse mejor y transforma la relación respecto a tu cuerpo
y, puede ser, a tu sexualidad. ¿Una parte del bloqueo vendría del hecho de que
son los hombres los que prefieren ser ellos los que hagan descubrir su cuerpo a
las mujeres?

B.B.:
Es pertinente como hipótesis. En efecto, puede que sea una manera
(inconsciente, está claro) para ellos de mantener el control y por tanto el
poder sobre las mujeres. Habría que estudiarlo de una manera más profunda.

-Las jugadoras del Metz juegan
con faldilla. ¿Qué piensas?
B.B.: ¡Ridículo! Es una vuelta atrás
cuando vemos cuantas mujeres a lo largo del siglo XX han tenido que luchar en
el plano del vestuario para poder hacer deporte y llevar vestimentas que les
permita competir estando cómodas. Para poder llevar una camiseta se ha
necesitado que ellas lucharan, ya que al principio del siglo XX solo la ropa
(larga si era posible) les estaba permitida. Y las primeras mujeres que jugaron
al fútbol al principio del siglo XX debían llevar gorras. ¡No se podía ver nada
del cuerpo femenino!
Así que la faldilla del Metz es
una aberración o sobre todo una historia de marketing como los calendarios que
pululan en este momento de deportistas desvestidas y sugestivas. Todo esto se
hace para llamar la atención de los anunciantes, difusores, medias y sponsors!
Y además esto supone ingresos suplementarios para las marcas deportivas y así
todo el mundo gana excepto el género femenino! Como mujeres, no nos podemos
enorgullecer de ir hacia atrás en pleno siglo XXI! Si yo fuera jugadora del
Metz hoy en día, es seguro que yo rechazaría llevar la faldilla incluso
teniendo que cambiar de club. Además no estoy segura que sea funcional. ¿Qué
interés tiene francamente, si no es comercial y venial?

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *