ANDREA BARNÓ, EL EJEMPLO

BALONMANO FEMENINO
DIVISIÓN DE HONOR
ARTÍCULO DE OPINIÓN
Foto: Noticias de Navarra

ANDREA BARNÓ se retiró con 32 años del balonmano profesional la semana pasada, ‘imitando’ otros grandes nombres que han decidido dejar la práctica de este deporte en su versión élite como Isabel Ortuño, Vero Verdú, Patri Pinedo o Bea Morales entre otras. Es Ingeniera Técnica Agrícola y ahora está estudiando  Ciencias Medioambientales, dispone del título nacional de entrenadora y ha sido un ejemplo de disciplina y entrega desde que empezó su carrera profesional. 
Hemos querido hablar con sus dos entrenadores de los últimos años, Ambros Martín en su club y Jorge Dueñas en el combinado nacional -con el que ha logrado tres medallas-. Ambos preparadores coinciden, ni una palabra negativa sobre la central. 
JORGE DUEÑAS (Seleccionador nacional): “Es una jugadora ejemplar en su actitud, en su trabajo y en su voluntad de superación. Una jugadora que ha conseguido llegar a la élite con mucho sacrificio, quizá no ha tenido unas condiciones físicas espectaculares pero ha logrado llegar con mucho empeño y muy buenos resultados. Es una balonmanistamuy profesional, ella sabía que tenía que cuidarse mucho para poseer el rendimiento esperado y la longevidad deportiva que ha tenido. Ejemplar en todo, se abrigaba después de entrenar, estiraba como la que más, cuidaba su alimentación,… Siempre estuvo comprometida con la labor que desempeñaba. Excelente compañera, dispuesta siempre a ayudar a las demás e incluso a los técnico para que mejorase el equipo”.

AMBROS MARTÍN (Ex entrenador de Itxako y actual técnico del Györ): “Hablar de Andrea daría para escribir un buen libro. Mi historia con ella comienza en una deportista con estudios y con una gran pasión por el balonmano que le vien de familia. Lo suyo tiene más mérito si cabe porque tuvo que tomar una decisión difícil y arriesgada en su carrera: dejar de trabajar para dedicarse de lleno al balonmano. Su menatalidad y capacidad para afrontar el esfuerzo, el trabajo y los retos le han llevado a lo más alto del balonmano mundial, además ejercía funciones de ‘gran’ capitana dentro y, sobre todo, fuera de la pista. Sentía un gran respeto y lealtad por todas sus compañeras. Creo que jamás en siete u ocho años tuve que llamarle la atención en cuanto al trabajo y la dedicación. Todo lo que ha conseguido en su vida ha sido por méritos propios, realzando aún más su curriculum, su madurez personal, su esfuerzo y sacrificio mencionados, y su responsabilidad como capitana y estellica”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *