AMBROS MARTÍN, EMPERADOR DE EUROPA

BALONMANO FEMENINO
CHAMPIONS LEAGUE
FINAL – VUELTA (Veszprem)
Foto: eurohandball.com

GYÖRI AUDI ETO 23-22 LARVIK HK

Llevaba acumuladas siete semifinales de Champions de manera consecutiva y a la séptima fue la vencida. Ambros Martín sentado en el banquillo y una ‘pléyade’ de estrellas brillaron en un escenario inmejorable para vivir una batalla de este calibre. El Arena de Veszprem respiraba balonmano, ni un alma indiferente, 5.000 gargantas alentaron cada posesión y cada defensa de las pupilas de ese canario que llevo a territorio magiar con un único objetivo y lo cumplió a las primeras de cambio. La presentación fue un espectáculo… Otro nivel.
La renta de tres goles que el Györ obtuvo en Noruega les valió para levantar el cetro continental que acredita a un equipo como el mejor del planeta. Fue un partido de los grandes… Las magiares arrancaron como un ciclón, hay un factor psicológico muy trascendente en el deporte de élite y en eso las locales ya habían ganado. En el ecuador de la primera mitad el marcador reflejaba un 9-2 para las de Ambros, las noruegas se estrellaban contra las manoplas de Haraldsen. En ese momento, minuto 16, el porcentaje de acierto nórdico no superaba el 15% mientras que la guardameta del Györ rebasaba el 85%. En ataque salía todo, probó con Kovacsics en el extremo -fortaleza defensiva y alternancia con Görbicz en el lateral-. Esa diferencia permitió que las de ‘verde’ dominaran el tempo del encuentro a su antojo hasta el descanso La clave, el binomio retaguardia -sin exlcusiones- y portería. Durante el primer acto anotaron siete balonmanistas magiares y solo cuatro noruegas, únicamente cinco goles en ataque posicional.
La reanudación tuvo color anfitrión, en el minuto 39 la diferencia fue de +7 -con Loke marcando goles imposibles en los 6 metros-. Luego se produjo una relajación casi lógica y empezaron a aumir responsabilidades veteranas como Hammerseng y Larsen. A diez minutos del final, el Larvik se puso a dos pero surgió la reacción otra vez. Exclusión y 7 metros convertido ‘llorando’ por Kovacsics, parada de Lunde y gol de Radicevic suponían la tranquilidad.
Solo contabilicé un contragolpe 1 contra 1 en primera oleada de Larvik tras robo de balón en defensa por anticipación, una de las principales características del conjunto noruego, a pesar de todo consiguieron empatar cuando faltaban 60 segundos para que una escuadra hecha para eso levantara la Champions. El último minuto fue para el recuerdo, con el pabellón en pie y con Ambros diciendo, en el último tiempo muerto, que quería ganar el choque. Y se ganó. el de Lanzarote ya dispone del trofeo más prestigioso que tiene este deporte en cuanto a clubes. Un título que no podía faltar en el palmarés de una jugadora como Görbicz, de nombre Anita.   
GOLEADORAS
GYÖR (13+10): Amorim (2), Görbicz (4, 3p), Kovacsics (2, 1p), Lekic (3), Radicevic (5), Loke (5) y Szepesi (2).
LARVIK (8+14): Edin (2), Larsen (2), Blanco (2), Hammerseng (4), Mork T. (3), Mork N. (4, 3p) y Koren (4).
ÁRBITROS: Gubica y Milosevic (CRO).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *