¡SIMPLEMENTE MARAVILLOSO, UN VERDADERO PLACER!

José Luis Villanueva (Barcelona, 1963) es uno de los grandes entrenadores de este país. Ha dirigido a varios equipos (Bera Bera, BM Torrevieja, Handbol Esplugues, KH7 Granollers,…) y su conocimiento sobre el balonmano femenino internacional es notable. Ha seguido esta cita mundialista pormenorizadamente y estas son sus conclusiones.


Pudiera parecer que el Mundial ha acabado, pero no, ahora es cuando el trabajo se agolpa sobre la mesa de mi despacho: múltiples notas manuscritas, clips de video, información sobre jugadoras, interpretación de construcción de nuevas ideas deportivas, formas de gestionar un gran evento, la evolución en el tratamiento de las principales cadenas televisivas mundiales y horas de charlas e interactuaciones con compañeros/as (y sin embargo amigos/as), relacionados de una u otra manera con nuestro deporte.

González de Garibay, Barbosa y Martín. Foto: IHF

Ha sido muy enriquecedor, como siempre, una fuente de inspiración permanente, un no perder detalle que me ha servido para actualizar y reciclar los conocimientos y para volver a confraternizar con mi deporte. Tras estas dos semanas intensas quedarán bastantes días, con sus respectivas noches, para sacarle el provecho necesario a esa inversión en horas, pero retengo algunas cuestiones que quiero compartir:

Francia, justa campeona. Inteligente planificación de la competición. Buena gestión del tiempo de las jugadoras trascendentes. Modelo de juego claro y reconocible. Un EQUIPO capaz de borrar el entramado estratégico de las mejores, Noruega, merece el reconocimiento al trabajo muy bien hecho.

Noruega, el balonmano femenino engancha gracias a selecciones como la nórdica. Interpreta a la perfección la esencia de nuestro deporte. Capaz de sacar talentos generación tras generación y fiel a una idea de funcionar y de proceder, reconocible al 100%. Todo el mundo sabe cómo juega, pero solo Francia encontró el antídoto adecuado (no valoro la derrota ante Suecia, respetando mucho el trabajo desarrollado por las escandinavas).

Países Bajos, bronce y algo más. Continúa cosechando éxitos y reconocimiento al trabajo bien hecho en los despachos y perfectamente interpretado en la pista. Excelente campeonato el suyo lleno de momentos que deben ser vistos una y otra vez. Un buen espejo donde mirarse.

A partir de los tres primeros clasificados, emerge de nuevo:

Dinamarca. Gran puesta en escena a la que le faltó rematar con el pase a las semifinales. Volvieron a gustar y a gustarse. Son reconocibles de nuevo y nos anima a pensar que volverá a estar en los primeros lugares en próximos campeonatos.

Dinamarca y Rusia. Foto: IHF

Enamoran siempre

Corea del Sur. Exquisitas, vehementes, vertiginosas, plásticas, precisas y muchos más adjetivos se merecen las jugadoras del gran Jae Won Kang, que siempre despliegan ese balonmano capaz de sacar las expresiones de admiración de todas aquellas personas que se sientan a presenciar el espléndido espectáculo que, partido tras partido, nos han deparado. En algún momento, el balonmano deberá devolverle lo que ellas hacen por el balonmano.

Las revelaciones

República Checa: Aprovechamiento máximo de los recursos que disponía el seleccionador. Disciplina a ultranza y fortaleza mental de un grupo concienzudamente escogido, que expresaron fielmente la idea que querían desarrollar.

Montenegro: La renovación encabezada por el sueco Per Johansson, quien apuntaló a su equipo con ilustres veteranas, dejó un halo de poder reverdecer laureles en no mucho tiempo que ilusiona tanto o más que su juego.

Suecia: El compromiso hecho equipo, lo dieron todo en cada partido y llegaron extenuadas a la lucha por el bronce, pero merecen el reconocimiento a este equipo jerarquizado, en donde cada jugadora asume a la perfección su papel en cada momento. Espíritu Ubuntu: yo soy porque nosotras somos.

Nos ofrecieron buenos momentos

Eslovenia, el grupo más joven del Mundial maximizó los recursos que llevaba, la gasolina se le acabó en la fase preliminar. Japón en plena evolución, siempre tan marcada su propuesta deportiva por el condicionante físico. Serbia mostró que pueden competir como, y contra, las mejores. Fenomenal fase de grupos la suya. El cruce de octavos, con un balonmano similar, contra Montenegro, la condenó a la eliminación. Hubo muchas cosas buenas como para darle opciones en los próximos campeonatos internacionales.

A buen seguro los distintos gabinetes técnicos de las selecciones de Alemania, Rumania, Brasil, Angola, Hungría y Polonia andarán analizando y evaluando el papel desempeñado por sus respectivos equipos nacionales con respecto a los objetivos que previamente se hubieran planteado.

Comentario aparte merece Rusia. Para mí es el equipo más completo que asistió al Mundial, con más fondo de armario, pero su juego pareció no permitir sacar el máximo de un ramillete de jugadorazas (dos por puesto, prácticamente). Pese a ello sigo apostando por ellas, ningún equipo llevaba tanto como Rusia y lo que le llega de las categorías inferiores asusta solo de pensar cuando se junten a las actuales.

Continúan intentando dar el salto cualitativo los equipos nacionales de Argentina, Camerún, China, Túnez y Paraguay, cuyas propuestas hoy por hoy les alejan, provisionalmente de un hipotético pase a octavos.

He dejado para el final el comentario sobre España.

En su momento escribí y expliqué que se debía gestionar el cambio y que eso no era  tarea fácil. En este sentido ha sido consecuente Carlos Viver con todas las nuevas caras que ha llevado al Campeonato del Mundo, haciéndolas sentirse protagonistas e inculcando la importancia del papel que debían realizar en cada momento para tener el equilibrio necesario. Ha conseguido que el grupo creyera en la propuesta y supiera expresarla con gusto, ofreciendo además una buena transmisión de lo que interpretaban. También incidía en mi reflexión previa al inicio del Mundial que veríamos una idea de balonmano moderna, atractiva y con sistemas nadan rígidos. 

Creo que España ha empleado sistemas de juegos flexibles, modernos, vistosos, y que han dado protagonismo a las diferentes jugadoras que han tenido que interpretarlos. Se ha intentado tapar, de cara a los rivales, aquellos aspectos todavía en fase de mejora de nuestro juego para potenciar otros que podían dar resultado inmediato. También aseguré que veríamos a un equipo hambriento, ambicioso, compacto, combativo, generoso en el esfuerzo e implicado, con jugadoras que pondrían al servicio del colectivo su talento individual. 

Al respecto podremos debatir, o no, sobre si mejor en defensa o en ataque, pero queda fuera de toda discusión que el equipo ha puesto sobre el terreno de juego todo aquello que pudiéramos ambicionar ver en un equipo nacional. El reto sigue siendo grande, pero lo mostrado anima a pensar en cotas mayores en un futuro con trabajo, con mucho trabajo, tanto dentro como fuera del 40×20.

Mork y Abbingh. Foto: IHF

Menciones especiales (y subjetivas) para…

El mejor ataque: Corea del Sur

La mejor defensa: Francia

El equipo más generoso en el repliegue: España

El contraataque: Noruega

El otro (mi) siete ideal

Portera: Kinga Janurik (Hungría); Lateral Izquierdo: Xenia Smits (Alemania); Central: Nerea Pena (España); Lateral Derecho: Ana Gros (Eslovenia); Extremo Izquierdo: Manon Houette (Francia); Pivote: Albertina Kassoma (Angola); Extremo Derecho: Iuliia Managarova (Rusia).

Excepcional el trabajo de todos/as los entrenadores del campeonato que,  con más o menos resultados, han participado activamente para que esta edición haya sido brillante. Mi admiración y respeto por tanto trabajo. Un último apunte hacia el colectivo arbitral comandado por Ramón Gallego. Me han gustado mucho las parejas que he podido observar y su interés por facilitar el desarrollo del juego. Algo sigue cambiando de la mano del ilustre asturiano ilustre. ¡Felicidades!

No es que esté triste, carajo, es que me acuerdo… Así reza una frase de la canción, de Joaquín Sabina, “Posdata”, y es que cada frase del maestro es un mundo de imaginación.

¡¡¡Sucediste, lo sé!!!


 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *