PEPA MORENO: “CONFÍO EN MI CIUDAD, MÁLAGA, PARA IR A EUROPA”

Por Ariadna Cañameras

Pepa Moreno, una todoterreno. Sinónimo de Rincón Fertilidad Málaga, un club que crece según avanzan los cursos. Tras debutar en División de Honor hace tan solo tres temporadas, el pasado sábado logró la clasificación para disputar competición europea el próximo año, un hito histórico para el equipo y también para la ciudad entera. Moreno, que lleva más de dos décadas jugando a este deporte, ha sido la capitana del conjunto malacitano durante esta travesía y, además, en su última etapa ha compaginado la competición en el 40×20 con la dirección del club desde los despachos. Y no solo ha sido directiva y capitana, sino que también ha tenido tiempo para disfrutar de una larga trayectoria en el balonmano playa, tanto como jugadora como formando parte del cuerpo técnico que capitanea Diego Carrasco. En esta disciplina es, por ejemplo, vigente campeona de la Champions.

Este año ha anunciado su adiós a las pistas, aunque seguirá vinculada al Rincón Fertilidad como máxima mandataria. Con el billete para disputar la competición continental, su reto este verano será doble: seguir configurando una plantilla de garantías y lograr el apoyo económico necesario para participar en Europa. Ninguna de las dos tareas es sencilla, pero Pepa Moreno y el Rincón Fertilidad han demostrado que saben aprovechar todas las oportunidades que el balonmano les brinda.

Foto: Rincón Fertilidad Málaga


Antes de nada, enhorabuena por la cuarta plaza. Es todo un éxito, ¿no?

Este año quisimos dar un pasito más para estar más arriba y al final ha sido un éxito. Queríamos jugar la fase final de la Copa de la Reina y mejorar la clasificación de la temporada pasada, pero la verdad es que no pensamos que íbamos a quedar cuartas. Es la recompensa al trabajo de la gente del club, sobre todo de Diego [Carrasco] y de la plantilla que, pese a que ha sido un poco justa, estaba llena de jugadoras de calidad y eso, al final, da sus frutos.

Os tocó un papel complicado ante Alcobendas. ¿Cómo vivisteis el partido?

Fue muy difícil. Ya nos pasó en León, que también se la estaban jugando. Ante Villaverde, en Madrid ya vimos que es un equipo que lucha mucho, con gente joven con mucha calidad y nos costó sacar el partido. En casa, en la penúltima jornada, salimos con todo, pero es cierto que la buena actuación de Patri [Encinas] fue determinante. Yo creo que Alcobendas quizás esperaba que ganáramos a Villaverde, pero la Liga es así: se han dado resultados parecidos, con los de arriba perdiendo contra los de abajo. Son momentos muy duros, porque al final Alcobendas es todo un referente en División de Honor, con una trayectoria impecable como club, siempre arriba, jugando Europa, la Copa de la Reina,… Este año, es cierto que han tenido muy mala suerte con las lesiones, porque tiene jugadoras de gran calidad y lo que vivimos allí fue bastante desagradable. Al fin y al cabo, los que nos movemos en este mundo sabemos lo difícil que es llegar y lo que cuesta mantenerse allí, que desciendan teniendo a grandes jugadoras lesionadas es un varapalo, pero confío en que el año que viene vuelva a donde tiene que estar, que solo sea un año de transición. Fue duro. Cuando terminó el partido, nosotras ni miramos el resultado de Zuazo, la verdad. Queríamos ganar para hacer un buen papel y terminar la Liga con los deberes hechos. Cuando nos enteramos del empate de Zuazo nos fuimos al vestuario y lo celebramos allí, también por respeto a lo que estábamos viviendo allí. Ha sido un poco amargo, con la lesión de Bea Puertas: la fiesta no fue completa porque todavía estamos a la espera de los resultados, pero es posible que tenga que volver a pasar por el quirófano… Dios quiera que no. Fueron momentos amargos, pero a la vez estábamos viviendo algo histórico. Aún estamos asimilando lo que hemos conseguido. Al final, un día compensa los diez meses de trabajo.

Foto: Rincón Fertilidad Málaga

Hay equipos que en su día tuvieron que renunciar a Europa. ¿Puedes confirmar que jugaréis la competición continental?

En estos días estamos en proceso de ver qué ayudas tenemos. Es cierto que nos prometieron algunas para poder jugar en competición europea, pero ahora estamos determinando si podremos disponer de ellas. En principio tenemos patrocinador, que está convencido y es el primero que tiene muchísimas ganas, porque esto no es solo un éxito para el balonmano malagueño, sino también para Andalucía: somos ahora mismo el único equipo de la máxima categoría que representamos a nuestra comunidad. Es la primera vez, es algo histórico. Junto al Unicaja, somos los dos equipos que vamos a jugar el año que viene competición europea. Por nuestra parte hay muchísimas ganas. No me quiero aventurar, porque estos días vamos a determinar el sí o el no, pero yo confío mucho en la ciudad donde estoy, una ciudad como Málaga, con la cantidad de empresas que tenemos aquí, con las instituciones que también se están volcando… Apostaría a que sí podremos jugar nuestro sueño europeo.

Y cada año se va mejorando.

Ha sido un año muy difícil: aunque nuestro deporte es cada vez más visible, porque nosotros este año sí hemos notado más apoyo por parte de instituciones y las empresas nos conocen más, todavía queda mucho camino por recorrer. Sigo insistiendo: si tuviéramos el apoyo de tantas empresas importantes que hay en Málaga y que presumen de ser malagueñas, nuestro camino sería menos amargo. Esta es, quizás, la espinita que tengo. No pierdo la esperanza de que se nos dé el lugar que merecemos. Nosotras hacemos todo el ruido posible y en nuestro juego demostramos que queremos estar ahí y que se nos reconozca y espero que algún día tengamos la ayuda suficiente por lo menos para estar tranquilos y no pasarlo mal como nos ha pasado este año.

Ojalá. Al Rincón Fertilidad y a todos los equipos de la DHF.

Sí, pero al final nosotros somos el único equipo de Andalucía en la máxima categoría. Estamos hablando de toda la comunidad, no solo de Málaga. A veces parece que no existimos y te planteas si seguir o no, pero luego es cierto que tenemos a Manolo Rincón, que es el mecenas del balonmano malagueño, y sin él no hubiéramos cumplido ningún sueño. Sabemos que hay empresas en Málaga mucho más importantes que las que pueda tener él y bueno… Esta es una asignatura pendiente que quizás algún día la gente saque su orgullo malagueño y diga: “oye, quiero que los de Málaga sean los mejores”. ¡Nosotras con poca ayuda hacemos mucho! La gente nos compara con el futbol o el baloncesto, pero en realidad nosotras por muchísimo, muchísimo, menos estamos cuartas. Si tuviéramos una pequeña ayuda más podríamos soñar con ganar la Liga… Por qué no. Por nosotras no va a quedar.

Foto: Rincón Fertilidad Málaga

¿Cómo has podido compaginar todo este tiempo la faceta de jugadora y presidenta del mismo club?

¡Dejando muchas cosas de lado! Dejando algún que otro trabajo para poder gestionar un club, porque esto es de lunes a domingo, 24 horas al día, más entrenamientos. Al final, con ayuda de gente que nos apoya seguimos adelante. Carmen Morales ha sido un gran apoyo para mí, me ha ayudado y aconsejado muchísimo en mi primera etapa como presidenta. Por supuesto, este club sin Diego [Carrasco] no sería lo mismo: nadie sería capaz de hacer el trabajo que hace este hombre. Al final, somos unos cuantos locos, como digo yo, que estamos aquí por amor al arte.

¿Has tenido alguna ventaja o desventaja?

En mi caso, tengo claro que cuando me he vestido para salir a la pista me he sentido totalmente jugadora –de hecho, me sigo sintiendo más jugadora que presidenta-, y cuando he tenido que estar en los despachos lo he estado. Creo que lo he llevado bastante bien porque, al fin y al cabo, era mi primer año como presidenta pero llevo desde los 13 años jugando aquí y siendo la capitana de este club. No he notado que me haya perjudicado en ningún momento el hecho de ser presidenta dentro del vestuario, sino al contrario: he tenido mucho más apoyo. Creo que aquí, en Málaga, todo el mundo me conoce y sabe que soy totalmente transparente y lo más imparcial posible.

Ya confeccionáis la plantilla para la próxima temporada, ¿habrá muchos cambios?

Nosotros queríamos esperar un poco porque nos hemos estado jugando la clasificación a Europa hasta el último día y, al final, esto también es determinante a la hora de poder traerte jugadoras o no. Hay renovaciones que ya se han hecho públicas y otras que estamos en negociaciones, porque tenemos a jugadoras que interesan a otros equipos. También estamos pendientes del presupuesto que tengamos y la opción de jugar en Europa. Está claro que nuestra intención siempre es mantener una base, pero ya sabemos cómo es este mundo: cuando otros equipos pueden ofrecer algo más económicamente hablando a las jugadoras, algunas se dejan ir por eso, que también es normal. Nosotros hacemos todo el esfuerzo posible pero las ayudas que tenemos son las que tenemos. Al final, nosotros cumplimos: tenemos a las jugadoras dadas de alta y, en este aspecto, intentamos hacer las cosas bien, como hay que hacerlas. Tener a jugadoras contratadas es un esfuerzo para el club y ellas también tienen que valorarlo si tanto reivindicamos que queremos que nuestro deporte sea profesional. Nosotros, a día de hoy, queremos seguir arriba y tenemos esa ambición, así que estamos contactando con algunas jugadoras. Espero que esta semana podamos ir confeccionando la plantilla de la mejor manera posible, contar con el máximo de malagueñas posible –porque son las primeras a las que les ofrecemos las renovaciones- y, a partir de ahí… Nosotros ya nos hemos vuelto muy competitivos, exigentes y nuestra intención es seguir siendo una buena plantilla.

Foto: VGGaribay

Tú te retiras. ¿Por qué ahora?

Lo decidí prácticamente el año pasado, pero desde el club y el cuerpo técnico me dijeron que continuara, que hacía falta en el equipo. Al fin y al cabo, yo estoy entregada a mi club: nunca me voy a negar a aportar todo lo que pueda. Este año he esto un poco en la sombra, gestionando el club y asumiendo el papel de capitana lo mejor que he podido. Ha sido duro, pero creo que ha merecido la pena. Creo que ya ha llegado el momento de apartarme… Quizás soy más útil en otra faceta, como gestionando el club como presidenta. A ver si viene gente, hacemos un proyecto bonito y afrontamos la próxima temporada, que también será importante.

¿Qué es lo que más has disfrutado durante todos estos años?

Me siento una privilegiada por haber jugado en este club y haber defendido siempre la misma camiseta y esta ciudad. Hay muchísimas jugadoras que les gustaría estar en su casa y tener un equipo y un club como este, yo me he sentido muy afortunada y lo he valorado siempre. ¡Como en casa, en ningún sitio! [Risas] He tenido oportunidades de salir pero mi club, aunque sea modesto, siempre ha cumplido con todo y siempre hemos ido a más. Cuando un club te da tanto, lo mínimo es devolvérselo. He disfrutado mucho con la gente que, sobre todo, ha estado muchos años, que empezamos desde la nada… Hace tres años hablábamos de un ascenso a DHF; hoy podemos decir que estamos en Europa. Para nosotros es un sueño y una recompensa a tantísimo trabajo, porque esto del balonmano femenino es muy duro, eh.

¿A qué jugadora has admirado siempre?

Silvia Navarro siempre me ha parecido una jugadora espectacular y, lo poco que la conozco, también como persona, por su humildad. Después hay otras que me gustan mucho como Nerea Pena, una mujer con garra, con fuerza, y a mí me gustan mucho este tipo de jugadoras. Me identifico con las que tiene carácter, porque si por algo se caracteriza nuestro club es por su carácter y su espíritu de lucha.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *