MONTSE PUCHE: “DE BERA BERA ME LLEVO UN MÁSTER DE BALONMANO”

Hace algunas semanas que saltó a la palestra mediática la noticia. Montse Puche no seguiría dirigiendo al Super Amara Bera Bera en la temporada 2018/19 después de que el club guipuzkoano no renovase su contrato. Llegó sin experiencia a territorio vasco en el mes de marzo de 2015 y se estrenó en el banquillo, semanas después, en Carrús. Ganó la Liga. El triplete del curso 15/16, con Supercopa, Copa y Liga, completó su mejor año que luego continuó con la siguiente Supercopa. Y su sexto título lo consiguió el día de su despedida. Su palmarés como directora de orquesta no ha empezado nada mal, según ha hecho ha hecho un máster durante estos 38 meses. Quiere seguir entrenando, su experiencia como jugadora ha contribuido en su actual rol dentro de un equipo. Conoce a la perfección todo lo que se concentra en un vestuario, imprime carácter. Su actividad en la banda durante el juego contrasta con su mensaje calmado en los tiempos muertos. La madrileña de 48 años analiza el cambio de rumbo, desvela lo mejor y lo peor de esta etapa que finaliza y relata ideas acerca de su estilo. El año pasado era la única mujer entrenadora de la División de Honor, este año ya hay dos mujeres: Susana Pareja (Canyamelar Valencia) y Cristina Cabeza (Helvetia Alcobendas). Puche tiene alguna oferta encima de la mesa que medita en estos momentos, veremos qué depara el futuro de una entrenadora novel que fue una de las mejores balonmanistas de España.

Foto: VGGaribay

Lo primero enhorabuena porque, por mucho que se otorguen favoritos, nunca es fácil ganar un título y menos aún si es la Liga… Tú lo has hecho. ¿Qué fue lo primero que pensaste cuando sonó la bocina en Lasesarre?

Bufff, ¿lo primero que se me pasó por la cabeza? Que al final ha habido recompensa a tantísimas horas de trabajo.

Según el comunicado, la decisión de no renovarte fue por del Bera Bera. ¿Te sorprendió esta decisión?

Sí, sí me sorprendió.

¿Por qué?

Porque, bueno, creo que el balance de trabajo – resultado aquí en Bera Bera ha sido positivo. Entonces, con un equipo tan joven… Tú eres protagonista al saber que no éramos favoritas ni al principio, ni en la mitad, ni en los 3/4 de la competición y, al final, pues nos hemos llevado el gato al agua.

Según tu balance de esta etapa, ¿tú hubieses decidido seguir otro año?

Sí, no me hubiera importado seguir un año más.

¿Hubo más razones además del cambio de ciclo que enuncia el comunicado? ¿Te dieron alguna más en el ámbito personal?

Aparte del cambio de ciclo, me han argumentado una falta de compromsio y de emplear algunas horas más en el trabajo del club. Y eso ha sido un poco lo que me han dicho.

¿Falta de compromiso? ¿Suena un poco mal no?

Sí… A ver, no es falta de compromiso. Es gestionar un poco más, alguna hora más en la oficina, saber gestionar determinados aspectos… Es que no te puedo decir, es que esa pregunta se la tienes que hacer a quien ha tomado la decisión y no a mí. Yo lo único que te puedo decir es que me voy con la conciencia muy tranquila porque le he echado horas no, lo siguiente. No he tenido prácticamente ningún día libre a la semana, ninguno, mi fin de semana empezaba el jueves a las 19:30 horas de la tarde y duraba hasta las 15:30 horas de la tarde del domingo. Tampoco te puedo contar mucho más. El viernes entrenábamos, terminábamos sobre las 17:30 o por ahí, el sábado si no tenías que viajar había partido en casa y el domingo con la base. Llevaba también un equipo de base, más todo el trabajo de analizar, planificar, ver la jornada, ver a los rivales, ver a tu equipo, afrontar cada semana el rival que tocaba más el lunes preparar todos los cortes, los vídeos, planificar la semana,… Ha sido muy muy intenso.

Montse Puche el día que consiguió su último título – Foto: VGGaribay

¿Cómo de difícil es dirigir a un equipo que siempre aspira a todo como el Super Amara Bera Bera?

Pues es muy complicado. Aparte de tener que gestionar un grupo y un equipo. Luego está la presión de saber que es un club ganador, que exige mucho y que los resultados tienen muchísima importancia. Es bastante complicado, cada partido es una final y no puedes fallar prácticamente nunca, luego además vas teniendo incidencias durante el año y tienes que reajustar y ver cómo puedes solucionar los imprevistos que van surgiendo y es complicado.

Una de esas incidencias, imagino, fue la marcha de Judith Sans. Tú no estabas de acuerdo con su salida, claro…

No, claro, claro que no. El rol que tenía Judith [Sans] dentro del equipo era muy importante. Además, creo que en los dos años anteriores se vio claramente toda su evolución. Cuando llegó a Bera Bera, que prácticamente llegamos juntas las dos, nadie sabía quién era Judith Sans. Y la verdad es que, con mucho trabajo y esfuerzo, logró hacerse un rol muy importante a nivel defensivo en el equipo. De hecho se le abrieron las puertas de la selección muy merecidamente. Su salida… Cuando ya tienes claro dónde hay que enfocar el trabajo, cuando tienes algo establecido y de repente te dicen “pum”. Es lo mismo que pasó el año pasado con las dos lesiones que sufrimos, las dos centrales estaban en un momento importante de juego y a nivel personal, es lo mismo. Te toca reestructurar, gestionar y buscar una solución en ese sentido. Y es duro. Ha habido muchas incidencias, en mi etapa ha habido varias.

Has dicho que te vas con la conciencia muy tranquila, ¿qué idea quisiste instaurar, qué estilo, qué toque personal? Y di si crees que lo has conseguido.

Sí, es cierto que en la esencia que tiene Bera Bera durante la historia siempre ha destacado por ser un equipo defensivo. Cuando yo llegué intenté incidir más en ese aspecto defensivo, sobre todo saber aprovechar los errores del contrario, apretar mucho atrás, la subida del balón teniendo clara la toma de decisión en un corto espacio de tiempo, según recibo el balón ya sé qué tengo que hacer, ahí he insistido mucho. Y también en que a nivel individual se pueden ganar partidos pero no campeonatos. Si te fijas nunca ha habido una jugadora del Bera Bera entre las 10 o 15 mejores goleadoras de la Liga ni las mejores jugadoras, siempre estaban en otros equipos a pesar de que este equipo [Bera Bera] era el que ganaba los títulos. Mi objetivo cada año estaba en implicar, coordinar y cohesionar a un número de jugadoras suficiente para lograr ser un equipo.

¿Eras la máxima responsable deportiva en el sentido de controlar todos los fichajes mientras has estado en el club?

No, en ese sentido no. En el club hay varias personas que son las que tienen la última palabra en cuanto a fichajes y en cuanto a decisiones, yo tenía mi criterio pero no era el único que se tenía en cuenta.

¿Qué es lo peor de tu etapa en Bera Bera?

¿Lo peor? Ufff, pues… No sé. [Piensa] Lo peor, las lesiones. No por lo que me involucraran o me pudieran salpicar a mí sino porque, como cuando yo era jugadora he vivido esas situaciones, sé cómo se puede sentir una jugadora, lo que influye y lo difícil que es luego recuperarse, empezar casi de cero, trabajar tantísimo y meterte dentro del grupo… Es complicado. Las lesiones que han tenido las jugadoras son lo peor, pero no por lo me repercutiera sino empatizando con ellas porque las he vivido en carne propia.

¿Y lo mejor? Cuando la gente te pregunte por tu periplo en Bera Bera, ¿qué dirás?

La gente que me llevo de aquí. El cariño que sentí en el último partido que jugamos en Bidebieta no tiene precio, cómo se volcó la gente conmigo, cómo me trasmitieron todo eso que yo llevaba dentro con ellos. Pero, claro, es muy difícil trasmitirlo uno a uno y ellos me lo trasmitieron a mí, eso es impagable. No tiene precio, ya te digo. Y te pido un favor, quiero hacer hincapié en la gente de San Juan. Yo he vivido aquí y con ellos ya ni te cuento. O sea, ha sido increíble. Increíble.

Foto: VGGaribay

¿Qué jugadora, de las que has entrenado, crees que ha sido la que más se parecía a ti como jugadora?

A ver, déjame pensar en los diferentes años. Es que yo creo que cada una tiene sus características o su forma de trasmitir el balonmano, entonces…

Una especulación por tus declaraciones a lo largo de los últimos años, ¿puede ser que tu debilidad deportiva haya sido Maitane Echeverria? 

[Piensa] Puede ser, pero ha habido más. Si me tengo que quedar con alguna que se pareciera a mí como jugadora, me quedaría con Esther Arrojeria.

Desde fuera se te ve como una motivadora desde el banquillo pero luego una entrenadora que trata de instaurar la calma durante tiempos muerto especialmente complicados, ¿eso cómo se consigue?

Sí, a ver. No soy yo quién para decirte que he sido siempre muy competitiva. No me ha gustado nunca perder ni a las chapas, ya te lo digo. Pero mi experiencia como jugadora me dice que cuanto más serena estés y más tranquilidad intentes trasmitir a tus jugadoras, mucho mejor. Tú sabes que he vivido etapas con entrenadores y entrenadoras muy impulsivas, vamos a llamarlo así, o impulsivos. Y mi experiencia me lleva a trasmitirles tranquilidad, en momentos complicados hay que retomar aspectos muy básicos. Muy básicos como lanzar bien, pasar bien, cambios de ritmo, fijaciones simples, no querer inventar en momentos difíciles algo que no dominamos. Ir a lo que conocemos y, a partir, de ahí todo fluye.

El futuro cercano de Montse Puche, ¿quieres seguir entrenando?

Sí, claro. Creo que me queda muchísimo balonmano dentro de mí, tengo muchas ganas de trasmitir el máster de balonmano que me llevo de Bera Bera y creo que ha sido una experiencia muy enriquecedora. Me queda mucho por delante.

En DHF los huecos en los banquillos son reducidos, ¿quieres decir algo de los rumores que apuntan al Mediterráneo? ¿Puede acabar Montse Puche por ahí?

Puede ser, no puedo decir ni confirmar nada pero puede ser. Ahí, además de esas opciones puede haber otras…

¿De fuera de España?

[Risas] También hay algo de fuera de España.


¿Qué selección parte como favorita al oro en los JJMM Tarragona 2018?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Si quieres recibir un informe semanal con las últimas noticias publicadas, puedes suscribirte con tu mail:

/ metros
447 vistas totales 3 vistas hoy

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Elorza dice:

    Una grande. La manera en que logró darle la vuelta a la marcha de Sans -ojalá el centro defensivo lo formen ahora Estitxu y Judith- y a la final de Copa perdida para llevarse la Liga, ya merece todo el respeto.

    Ojalá le vaya de maravilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies