LYDIA PENA: “GANAMOS LA PRIMERA COPA DE LA REINA CONTRA PRONÓSTICO”

Entrevista: Ariadna Cañameras

DeporteCienPorCien se viste de gala para hablar con una de las mujeres que levantó la primera Copa de la Reina. Fue en 1980, la primera edición de esta competición, en un partido que enfrentaba al Iber Valencia con el Rancho Castelldefels. El partido terminó 11-15 favorable a las catalanas y Lydia Pena escribió su nombre en la historia de nuestro deporte como integrante del primer equipo campeón.

Pena empezó a jugar a los 16 años, cuando unas jugadoras estaban reclutando deportistas para crear un equipo en Castelldefels, tutelado por el Hotel Rancho, que tenía una pista descubierta. En poco tiempo, ese equipo llegó a la máxima categoría estatal: la División de Honor. A partir de ahí, Pena creció hasta llegar a vestir la camiseta de la selección española absoluta (41 internacionalidades y 39 dianas con la elástica nacional). También se debe destacar su etapa como formadora y entrenadora de equipos de base en Castelldefels.

A través de su hija Ona Vegué, extremo del KH7 BM Granollers (internacional juvenil y júnior), Pena se reincorporó al balonmano como madre y formando un club en Torrelles de Llobregat. Actualmente, ejerce como vicepresidenta de la Federación Catalana de Balonmano (FCH) y como responsable de la sección de balonmano femenino del mismo ente. “Una vida dedicada en cuerpo y alma al balonmano femenino”, como la propia Lydia Pena confirma.

Foto extraída de Mundo Deportivo


¿Qué es la Copa de la Reina?

La Copa de la Reina tiene un significado muy especial para mí: la ganamos, contra todo pronóstico, en la primera edición. Los dos equipos que estábamos luchando por ganar la competición éramos Iber Valencia y nosotras, Rancho Castelldefels. Iber tenía un equipo muy bien compenetrado y en la liga nos costó ganarles…

1980, Huelva. Rancho Castelldefels contra Iber Valencia. ¿Qué recuerdas de ese día?

Recuerdo que nadie nos daba por vencedoras, más aún cuando en el partido que nos enfrentamos para poder ganar la liga habíamos perdido de 10 goles. Nervios, muchos nervios, pero con la ilusión de poder dar el campanazo. El equipo estuvo como nunca, con un entrenador que confiaba en todas nosotras y nosotras, que confiábamos en todas y cada una de nuestras compañeras. Al final campeonas de la Copa de la Reina, fue un gran logro, contra pronóstico y, sobre todo, una frase: no hay equipo grande ni pequeño, a partido único todo puede pasar.

El resultado fue de 15-11. ¿En qué ha cambiado el balonmano femenino en estos 35 años?

Para mí, y que quede claro que es una opinión muy particular, antes el balonmano se jugaba de una manera más intuitiva, se leía la defensa y en función de la respuesta se realizaba la acción y, sobre todo, era menos físico. Ahora se basa mucho en jugadas y, sobre todo, en potencia física y primeras líneas: a veces me cuesta ver esa parte de lectura del juego, la diversificación y la variación en las jugadoras. Creo que nos hace falta dar un salto en la preparación de la base, técnica individual y fomentar la creatividad.

Foto: FCH

¿Qué piensas ahora que ves que retrasasteis un año más la hegemonía del Valencia? Han ganado 20 copas en total…

Valencia siempre ha sido un referente en el balonmano femenino. Esa hegemonía ahora está más diversificada, por suerte, ya que cuantas más comunidades autónomas tengan equipos que consigan triunfos en diferentes categorías, más crecerá el balonmano. No es bueno que las competiciones no tengan eso, la competición.

¿Qué recuerdas de tu pasado como internacional absoluta? ¿Qué opinas de lo que se  ha logrado en los últimos años?

En mi época jugábamos muy pocos campeonatos, éramos un equipo flojo cuando nos comparábamos con otras potencias y había una gran diferencia entre los recursos dedicados al masculino y al femenino. Luchamos para que el balonmano femenino estuviera en la misma situación que el masculino pero era difícil, como en todos los deportes. Ahora algo se ha mejorado, pero seguimos estando con muchas diferencias: creo que la incorporación de mujeres a nivel de federaciones, selecciones y como entrenadoras indica que vamos por buen camino, pero todavía nos queda mucho por recorrer.

¿Es cierto que tu hija, Ona Vegué, luce el mismo dorsal que tú?

Sí, el 14. Para mí fue un referente en su día y me gusta que ella lo siga pidiendo. Ya sabes: amor y orgullo de madre.

Ona podría jugar este año su primera Copa de la Reina. ¿Qué consejos le darías?

El mismo que le daría a cualquier jugadora y que a mí me sirvió en su momento: no hay equipo grande ni pequeño, los partidos se han de jugar. Y, sobre todo, que la disfrute, que la viva. Jugar la Copa de la Reina es una de esas competiciones diferentes y que normalmente se quedan en el recuerdo, sobre todo la primera.

Foto extraída de Mundo Deportivo

Ella ya es una habitual de las concentraciones con la selección española júnior. ¿Crees que llegará a la absoluta?

Eso nunca se sabe, depende de muchas cosas: de quién juega en tu puesto, de la proyección y capacidad de aprendizaje, de la tipología de juego que se establezca en la selección y, sobre todo, ahora más que nunca, de la situación personal donde estamos viendo que estudios, trabajo y capacidad económica están condicionando la continuidad de jugadoras. Al no tener resuelto el sustento económico y la vida deportiva, compaginar estas dos cosas es difícil y más cuando puedes apostar por ello y una lesión puede apartarte de las pistas y del más alto nivel.

¿Cómo definirías a Ona como jugadora? ¿Y como hija?

Ona tiene, según los expertos, una visión de juego amplia y una capacidad goleadora innata conjugada con unas cualidades físicas buenas de velocidad y coordinación. También tiene una mentalidad fría que hace que, en grandes ocasiones y con partidos importantes, se crezca. Además, es una jugadora de equipo e inteligente. Y como hija, ¡qué voy a decir yo que soy su madre! Aunque acaba de cumplir 18 años, es una persona con las ideas muy claras, critica con ella misma, lo que le hace crecer. Sobre todo, por lo que veo, es una persona muy apreciada entre sus amigos, lo que me hace muy feliz.

Foto: Javier Fernández – Agustí

Cuéntanos alguna manía, superstición o secreto de tu hija…

Tiene una ropa interior especial para jugar partidos importantes y también tiene la manía de hacerse trenzas.

Como vicepresidenta de la FCH, ¿qué medidas vais a implantar con más urgencia respecto a la disciplina femenina?

Creo que el trabajo que se ha hecho en la Federación en base a la promoción deportiva femenina ha sido buena en los últimos años, pero creo que todavía le tenemos que dar un impulso mayor, sobre todo en conexión con los clubes. Es cierto que se han aumentado fichas, que en SSCC se han mejorado resultados,… Pero la diferencia entre fichas masculinas y femeninas sigue siendo muy grande y hay que aumentar el nivel de los equipos femeninos: no sirve de mucho que las competiciones sean solo de dos o cuatro partidos importantes. Hay que dar recursos para que el nivel suba… También creo que es muy importante empezar a tener entrenadoras, árbitras… Tenemos que ser capaces de que las niñas quieran jugar a balonmano porque sea un deporte que las atraiga, y ahora no estamos en esa situación.

Otra cosa que implantaremos en breve será la mesa del balonmano femenino, que trabajará para dirigirnos hacia esa implicación mayor, el fomento y el crecimiento de la base con participación de entrenadores y de la promoción específica dedicada desde la Federación. En cuanto a los clubes también queremos dar continuidad a las selecciones catalanas a nivel júnior y sénior, para poder tener mayor visibilidad y que las niñas puedan tener un referente cercano.

¿Por qué tan pocas mujeres en el balonmano de mujeres?

¿Por qué hay tan pocas mujeres en todo lo relacionado con los niveles de decisión? Para mí sigue siendo una asignatura pendiente. Estoy muy contenta de que la Federación Catalana de Balonmano integre en su directiva a dos mujeres en las vicepresidencias, además de ser vicepresidentas activas y participativas. Cambiar eso pasa por que las mujeres nos hagamos más visibles, que luchemos por la parte que nos corresponda y que estemos ahí. Somos válidas, solo hace falta que nos lo creamos. Desde la FCH esperamos, en estos cuatro años que tenemos por delante, conseguir que las mujeres tengamos más participación en todas las áreas, además de acercarnos en fichas a los chicos.


¿Quién ganará la Copa de la Reina 2017?

  • MECALIA GUARDÉS
    (41%, 124 Votos)
  • OTRO EQUIPO
    (21%, 62 Votos)
  • SUPER AMARA BERA BERA
    (20%, 61 Votos)
  • ROCASA GRAN CANARIA
    (17%, 52 Votos)

Votos totales: 299

Cargando ... Cargando ...

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *