‘LAS PERLAS DE ARI’: ANTHÍA ESPIÑEIRA

CAPÍTULO 9 – ANTHÍA ESPIÑEIRA
Reportaje: Ari Cañameras
Anthía Espiñeira nació en Vigo hace 19 años. Es una central que ofrece espectáculo, muy vertical. Esta campaña no ha tenido el protagonismo esperado debido a su grave lesión de ligamento cruzado, pero el año pasado anotó 47 dianas en los 24 compromisos ligueros que disputó. Especialista también desde los 7 metros, su último gran partido con la elástica de la selección española júnior fue el pasado verano: 12 goles ante Montenegro.

11035305_10204139482791438_52081784558715533_n

Gracias, Marga, por convencer a su hija para que juegue al balonmano. El talento innato, la visión de juego, la pasión por este deporte… Anthía Espiñeira es un gran perla con un futuro más que prometedor, aunque ahora esté lesionada.

Y todo empezó gracias a su madre: “yo quería jugar al fútbol sala, pero mi madre me insistió en que jugase a balonmano en el pabellón que hay al lado de mi casa. Yo no conocía este deporte, pero fui a probar con mi prima y me enganché”. Las amistades y la práctica del deporte hacen del balonmano “un vicio: una vez empiezas, no puedes parar… No sabes cuándo vas a parar”.

Anthía fue creciendo en el Lavadores, su club de toda la vida. “Yo sabía que juvenil de segundo año iba a jugar en mi club, pero que luego yo quería seguir formándome y progresando”. Y apareció el Mecalia Atlético Guardés, uno de los mejores clubes de nuestra División de Honor Femenina. La central recibió varias ofertas, pero se decantó por este club. ¿El culpable? Manu Etayo, su actual entrenador. “Cuando salí de hablar con él, mi decisión fue muy clara: ‘Mamá, me voy al Guardés’. Él me dio mucha confianza”.

La gallega llegó a la máxima categoría del balonmano español con sólo 17 años. “¡Dónde voy yo, si soy una cría!”, pensó. El juego del deporte cada vez era más serio: “sentí mucha responsabilidad y respeto por saber que iba a jugar en la DHF, con gente que sabe jugar a esto… Ya se va convirtiendo en algo más profesional”. Y es que, al final, jugar con el equipazo que tiene el Guardés solo te puede beneficiar. “Estar en este equipo es un lujo, porque juegas con gente que sabe y que te enseña: en los entrenamientos me ayudan mucho con lo que hago bien y lo que hago mal, y eso también hace que yo mejore muchísimo. Además son buenas personas y en todo lo que puedan ayudarme están ahí”.

La central es una pieza clave en la selección española júnior, donde jugó por primera vez cuando era cadete de segundo año. “Cuando me llamaron estaba en el salón y me puse a saltar como una loca –no te exagero-. Llamaba cada 5 minutos a mi madre para que viniera a casa, porque no se lo quería contar por teléfono. Cuando llegó, le di un superabrazo y las dos empezamos a gritar”.

10917861_10204155548033059_2942982577696676614_nPero Anthía sufre una lesión que le ha apartado toda la temporada del 40×20. Manu Etayo, su entrenador, afirma que ahora lo que tiene que hacer es “recuperarse y ojalá llegue en verano a competir con la Júnior, que puede estar en los plazos, pero estamos pendientes de ver cómo evoluciona”. Según la propia jugadora, hay muchos factores que determinarán si eso será posible o no, especialmente su estado físico y mental. Pero ella no lo duda: “mi meta es llegar. Me quiero recuperar bien, pero sin prisas”. Etayo, su actual entrenador, la adora: “el año pasado, ya con 18 años, demostró en partidos importantes el talento que tiene. Este año yo tenía muchas esperanzas en ella y la lesión le ha cortado un poco esa progresión. Pero Anthía llegará donde se proponga”.

A la jugadora gallega le cuesta elegir solo un buen recuerdo de su carrera deportiva, aunque no niega que siempre recordará el Campeonato de Europa de este pasado verano: “no todos los días puedo jugar un Europeo con la selección nacional”. Para el peor recuerdo, es mucho más tajante: “la lesión”. Sin más.

Gracias, Marga, por hacer que podamos disfrutar del talento de su hija. Ya queda poco para que se recupere y pueda seguir deleitándonos con su balonmano. Yo, ya cuento los días. Tic, tac; tic, tac…

_JLR2671PERFIL TÁCTICO

(Manu Etayo – Entrenador Mecalia Guardés)

“La primera vez que la vi de juvenil la definí como una jugadora muy especial: una central pura, con mucha visión de juego, tácticamente muy rica y con una calidad y un talento innatos. Con todo este talento también cubre sus carencias a nivel físico, ya que no tiene una gran envergadura. Ahora mismo, con 19 años, tiene un margen de mejora brutal. Puede llegar donde se proponga. Tiene claro, además, que esto es su pasión. El talento ya lo tiene; sólo queda trabajo y que lleguen los premios”.


 

El ConfesionARIo

Un referente del balonmano: Macarena Aguilar

Un referente de la vida: Mis padres

Una comida: Tortilla de patatas

Una película: ‘En busca de la felicidad’

Una serie: ‘Anatomía de Grey’

Un libro: ‘El monje que vendió su Ferrari’, de Robin Sharma

Una canción: ‘Hall of fame’, de will.i.am

Un grupo/cantante: Maldita Nerea

Un número: 19

Un lugar: Vigo (Galicia)

Tu mejor virtud: Soy buena compañera

Tu peor defecto: Soy un poco cabezota

Un sueño: Jugar unos Juegos Olímpicos

Un consejo: No puedes poner un límite a nada. Cuanto más sueñes, más lejos llegas

 

/ metros
5154 vistas totales 3 vistas hoy

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Charo Sánchez dice:

    Todo talento, raza y nobleza; buena hija y buena gente en general, con grandes y profundos sentimientos, valores y principios, ¡ Que orgullosos estamos todos de ti. !
    TE QUEREMOS Y ERES NUESTRO ORGULLO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies