LAS GUERRERAS SE DESPIDEN DEL MUNDIAL CON LA CABEZA ALTA

ESPAÑA 23-31 NORUEGA

Foto: VGGaribay

La enésima vez que se enfrentaban, hacía 14 años que España no ganaba a las nórdicas en un partido decisivo -aunque se impusieron en la primera fase de la cita olímpica londinense- y la racha seguirá vigente, al menos hasta 2019. Aguantaron a la potencia del siglo XXI. Una selección que siempre es favorita a todo, esta vez los resultados giraron la lógica previa y cruzaron a España con el peor contrincante posible.

La primera modificación táctica fue la inclusión de Barbosa como ‘3’ del 6:0 acompañando a Lara González, más velocidad y más capacidad de disuasión para cortocircuitar el talento de la primera línea noruega. El tempo iba a ser una de las claves, Noruega quiso establecer vértigo y abrió una brecha de cuatro goles (2-6) en los primeros compases del encuentro. España aguantó el tirón y consiguió comprimir la renta, pero enseguida apareció otra embestida de las de Hergeirsson y tiempo muerto español: el problema no era el qué, era el cómo. El talón de Aquiles seguían siendo las pérdidas de balón -siete en 17 minutos- y otra vez cuatro abajo. Pero nadie tiraba la toalla, cambió el dispositivo defensivo al 5:1. Apareció Loke en cancha y el equilibrio quería abrirse paso con el 9-11 en el electrónico. El cuerpo técnico noruego tuvo que detener la contienda, habían cambiado las tornas porque las imprecisiones sumaban en el casillero de las actuales campeonas. Almudena tuvo unos minutos de muchos galones y dos fogonazos suyos hacían que las Guerreras se mantuvieran en la pelea. Cuando el primer acto estaba a punto de expirar, llegó una nueva inferioridad númerica y las de Oftedal se marcharon tres arriba al descanso. Lunde sacó algunas manos decisivas para evitar que el resultado reflejase más igualdad todavía, pero existía la certidumbre de que se habían sacudido la presión.

La consigna era no desaprovechar las posesiones, a menos que fuese tras lanzamiento. España lo logró en el segundo cuarto del compromiso y las fuerzas no parecían tan desiguales. Otro motivo de esperanza era saber cómo Nora Mork, máxima artillera rival, gestionaría sus dos exclusiones durante los segundos 30 minutos. Arderíus entró en cancha en sustitución de Nerea Pena, que se hizo daño en una acción ofensiva, para dirigir los designios del combinado español. Noruega sufría en posicional, pero anotaba a través de los 7 metros. El luminoso exhibía la famosa goma, entre los dos y los cinco goles de ventaja. Con esta última diferencia se llegó al ecuador del segundo tiempo. Parecía que lo que desestabilizaba la balanza era la aportación de Katrine Lunde bajo palos, a pesar del buen inicio de Zoqbi en la reanudación, y la rentabilidad que cada equipo conseguía de sus superioridades. Volvió Nerea Pena, salió Ivet Musons y se intentó de todas las maneras, siempre luchando porque es la esencia de este equipo. Paulatinamente, Noruega empezó a dominar todas las facetas y sentenció la batalla a falta de seis minutos para la conclusión (20-27). Mork marcaba su undécima diana y la machada se tornó imposible y Noruega accedió a los cuartos de final para enfrentarse a la Rusia de Trefilov. Quizá, la final anticipada.

Aquí llega a su fin el camino de las Guerreras en este Mundial de Alemania, ahora es turno para los ocho combinados que se disputarán las tres medallas en juego. Primera piedra de toque para esta nueva generación que dirige Carlos Viver, se pueden marchar con la cabeza bien alta. Las jóvenes han superado las expectativas y habrá tiempo para analizar y evolucionar.

FICHA TÉCNICA

ESPAÑA (10+13): Silvia Navarro (3 paradas) y Darly Zoqbi (5 paradas); Nerea Pena (2), Silvia Arderíus (1), Alexandrina Barbosa (5), Lara González (1), Ivet Musons (1), Almudena Rodríguez (3), Mireya González (1), Carmen Martín (6), Maitane Echeverria, Amaia González Garibay, Jennifer Gutiérrez, María Núñez (1), Eli Chávez (2) y Paula García ().

NORUEGA (13+18): Katrine Lunde (12 paradas) y Kari Grimsbo (2 paradas); Stine Oftedal (6), Veronica Kristiansen (4), Nora Mork (11). Stine Skogrand (1), Camilla Herrem (2), Heidi Loke (1), Sanna Solberg (2), Vilde Insgtad, Kari Brattset, Helene Fausket, Amanda Kurtovic (2), Arntsen (2) y Marit Jacobsen.

PARCIALES: 1-4/3-6/5-7/6-11/8-11/10-13 (descanso). 11-14/13-17/16-20/18-24/21-27/23-31 (final).

ÁRBITROS: Hansen y Christiansen (DEN). Excluyeron a Barbosa, Rodríguez, García y Gutiérrez por parte de España; a Mork (2), Solberg y Skogrand por parte de Noruega.

CANCHA: Arena de Leipzig ante 1.263 espectadores.


 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *