CRIS CABEZA: “EN ALEMANIA, EL BALONMANO ES UN ESPECTÁCULO MÁS”

Entrevista: Ariadna Cañameras

Cristina Cabeza (39 años) vuelve a pulverizar los pronósticos en Alemania. Llegó al DJK/MJC Trier para terminar su carrera como jugadora, desarrollando la compatibilidad en cancha y banquillos simultáneamente. Tras el descenso de su equipo a la 2 Bundesliga, Cabeza se fue en busca de nuevos proyectos, pero el conjunto alemán (agonizando, a punto de perder la categoría) volvió a recurrir a ella para dirigir el milagro. Y lo logró. No solo su equipo se salvó, sino que esta temporada, para sorpresa de muchos, el Trier está a solo un punto del ascenso a la máxima categoría –suben los dos primeros clasificados tras la competición regular–. Elche es la ciudad que le vio convertirse en la perfecta directora de orquesta: su visión de juego y su clarividencia eran sus señas de identidad en el 40×20. Fue una central líder y ahora imita ese mando desde el banquillo. De nuevo, el talento de las nuestras triunfa más allá de nuestras fronteras.

Foto: Volksfreund.de


Estáis destacando en la segunda categoría germana contra todo pronóstico. ¿Lograréis el ascenso? ¿Es el objetivo del club?

Estamos haciendo una buena temporada en una liga muy complicada, donde todos podemos ganar o perder contra los demás. Nuestro objetivo sigue siendo el mismo que al principio: no descender. Es una liga de 16 equipos en la cual suben dos y bajan cuatro directamente. Hemos jugado solo la mitad de la competición y aún es pronto para pensar en el ascenso. Yo estoy contenta con el rendimiento del equipo pero aún no hemos conseguido nada, debemos seguir partido a partido como hasta ahora, en un par de meses ver dónde estamos y entonces buscar otros objetivos, siempre y cuando el primero se haya cumplido.

Fuiste jugadora y entrenadora al mismo tiempo, algo difícil de ver en nuestro deporte. ¿En qué pudo beneficiar al equipo?

Fue una situación muy complicada, no solo por el rol que tuve que asumir en el equipo, también (y sobre todo) por el idioma… Solo llevaba una temporada aquí cuando decidí asumir el puesto. Lo que más benefició al equipo fue la experiencia que yo podía aportar en la pista: cuando tú ves que al equipo le falta algo y tú puedes entrar y buscar otras soluciones y dar otras opciones, todo es más fácil. También te digo que es un rol difícil de asumir, porque no todo el mundo lo entiende igual y tienes que tener mucho tacto en diferentes aspectos. Creo que no todo el mundo puede asumir esa doble responsabilidad, pero para mí fue una experiencia positiva.

¿Y cuáles son los aspectos más complicados?

Cuando todos peleamos en una misma dirección es raro que surjan conflictos de intereses. Tienes que manejar muy bien los tiempos y los momentos en los que apareces. Las jugadoras entendieron muy bien que yo solo salía a la pista para ayudar al equipo a conseguir los objetivos… Claro que es difícil decirle a una jugadora que está jugando “oye, ven y cambia conmigo que tengo que jugar”, pero no tuve ningún problema al respecto y hoy en día algunas de ellas me piden que me ponga la camiseta por si en algún momento tengo que salir a la pista. De hecho, sigo teniendo ficha, pero no juego.

Alemania no es un destino que elijan muchas jugadoras (Egozkue, Barbosa o Aguilar han sido las Guerreras que han jugado allí). ¿Por qué lo recomendarías?

Lo recomendaría sobre todo por cómo se vive aquí el balonmano. Hace poco en un partido de liga entre Metzingen y Nellingen hubo récord de aficionados en el pabellón con mas de 6.000 espectadores en la grada… Eso en España no pasa. Vivir otras experiencias, otra cultura u otro idioma siempre enriquece a las personas y a nivel deportivo ver otros estilos de juego y analizar otros métodos de entrenamiento hacen que, a lo largo de tu carrera deportiva, te ayude a crecer. 

Foto: DJK/MJC Trier

¿Qué diferencias ves entre Alemania y España a nivel táctico?

El balonmano femenino en Alemania a nivel táctico suele ser bastante cerrado, con defensas muy agresivas y de mucho contacto y con un sistema de ataque variable pero todo muy definido. En España, el nivel táctico es muy diferente: tenemos sistemas más abiertos que dejan más libertad a las jugadoras y donde juega un papel muy importante la toma de decisiones. Somos más valientes y arriesgados y podemos improvisar en muchos momentos. En Alemania, la improvisación no es una de las virtudes de su juego, pero la contrarrestan con mucha disciplina y un gran físico.

¿La repercusión del balonmano femenino en Alemania es muy diferente?

Sí, es diferente. Primero, es un deporte profesionalizado y como tal se le trata, con mucho respeto y haciéndolo muy visible para todos. Sin ir mas lejos, el último partido que nosotras jugamos en casa estando en 2 Bundesliga vinieron a vernos alrededor de 1.200 espectadores y todo ello es porque los medios de comunicación ayudan a difundir este deporte y lo consideran parte de su cultura.

¿Cómo es esa cultura deportiva?

Tienen un alto nivel competitivo, son muy respetuosos y ellos ven el deporte como un espectáculo más. Cuando van a un pabellón o a un estadio, van a disfrutar con su equipo, es una fiesta para ellos, beben mucha cerveza y a pesar de las circunstancias que se puedan dar en un partido, son bastante pacíficos.

Cambiamos de tema. ¿Crees que el inicio del relevo generacional en las Guerreras se está llevando bien?

Valorar eso de momento es un poco prematuro, pero sí creo que las jugadoras nuevas que han formado parte del último Europeo en Suecia han solventado con nota su papel dentro del equipo nacional. 

Tras los últimos resultados, ¿qué debe cambiar (si es que hay que cambiar algo)?

Esta es una pregunta un poco trampa, porque yo no estoy dentro del grupo para saber si es necesario o no cambiar algo. Opinión personal: siempre hay que algo que cambiar y mejorar en todos los aspectos de la vida.

¿Qué opinas de la reelección de Blázquez y de su primer movimiento para el balonmano femenino situando a Sandoval como director deportivo?

Con respecto a Blázquez, su elección por primera vez como presidente coincidió cuando yo ya estaba fuera del país y estábamos en plena crisis. Es un presidente que siempre apuesta por el balonmano femenino y lo que yo vivo desde aquí es que el balonmano femenino en estos últimos años se ha hecho bastante más visible que cuando yo jugaba en España. Hay un programa semanal dedicado a la Liga Loterías, podemos ver los partidos de la Liga, la Copa o los campeonatos autonómicos online. Hay mucho por hacer, pero creo que vamos en la dirección adecuada. La elección de Sandoval como director deportivo es un paso más para ayudar al balonmano femenino: es una persona con mucha experiencia y estoy segura de que todo lo que va a aportar a nuestro deporte va a ser positivo. Tiene mucho trabajo por delante y necesita tiempo.

Foto: Trierer Miezen

¿Seguirías apostando por Dueñas o crees que hay que cambiar el rumbo? ¿Qué perfil sería el idóneo desde tu punto de vista?

A Dueñas hay que reconocerle el trabajo y los éxitos conseguidos con el balonmano femenino español. Él ha hecho posible que nuestras Guerreras luchen por todo, consigan medallas y se posicionen como una de las selecciones a respetar. Seríamos injustos si solo valoráramos los tres últimos campeonatos, pero el deporte vive de resultados y la memoria es muy corta, los ciclos se acaban y creo que el de Dueñas se puede estar terminando después de nueve años dirigiendo el grupo. No es fácil nada de lo que ha conseguido y el cambio, si se produce, va a ser muy difícil. No tengo un perfil idóneo para la selección, pero lo que sí tengo muy claro es que si hay cambio, la persona que coja las riendas de la selección tiene un papel muy complicado, va a necesitar tiempo y mucha confianza. España tiene una clasificación contra Ucrania muy difícil para el próximo Mundial de Alemania.

Eras una central que suplías con talento tus carencias antropométricas, ¿cómo es tu Trier? ¿Tus jugadoras favoritas son del estilo de Mork, Vyakhireva o Möller?

A eso del talento le añadiría mucho trabajo y sacrificio. Esas carencias antropométricas ahora no se tienen tan en cuenta. El Trier es un equipo semiprofesional, con jugadoras de muchas nacionalidades diferentes y eso es un factor muy a tener en cuenta en cuanto a la mentalidad de cada una de ellas. Somos un equipo con mucho carácter que intenta defender bien para poder correr, jugamos un balonmano un poco diferente al estilo alemán, dejo más libertad en ataque siempre dentro de un orden y con mucha disciplina. El equipo pelea todos los partidos hasta el último minuto independientemente del resultado y eso me gusta. En cuanto a jugadoras favoritas, no tengo ninguna en especial, pero me gusta mucho Vyakhireva, porque asume responsabilidades con mucha facilidad a pesar de su juventud y puede hacer varias funciones dentro de un mismo equipo.

¿Qué manías tienes como entrenadora?

Manías como tal, no tengo. Sí puedo tener costumbres a la hora de comer, de la preparación del partido, pero son las jugadoras un poco las que me arrastran a las suyas. Por ejemplo, tenemos por costumbre que cuando yo entro al vestuario para dar la charla prepartido, siempre tiene que sonar una canción española y normalmente es reggaeton.


/ metros
4565 vistas totales 1 vistas hoy

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies