AMBROS MARTÍN: “EL SENTIMIENTO QUE DESPIERTA ESTE EQUIPO ES ALUCINANTE”

Ambros Martín Cedres. El entrenador español de clubes más laureado del siglo XXI. Suma más de dos decenas de títulos si se suman sus logros en España [Itxako] y Hungría [Györ], pero los más prestigiosos, además de Copas, Supercopas y Ligas en ambos países, son los títulos de Champions League. Ya tiene tres. Y cinco finales, porque de las derrotas se aprende más. No le interesan demasiado los récords, ni los palmareses… Se siente un afortunado por poder competir con el potencial de una superplantilla. Y por disfrutar cómo se vive el balonmano en Hungría y en Györ.

Repasa la semifinal y la final de Champions, reconoce que sufrió ‘flashes’ de la edición anterior que se le escapó desde la línea de los 7 metros y confirma que la celebración se prolongó durante días. Habla de lo que significa la ‘REINA’ Anita Görbicz en el balonmano, de sus debilidades españolas, del proyecto del próximo curso y también de su rol en la selección rumana y de una de las mejores jugadoras de la historia: Cristina Neagu.

El canario tiene 49 años y dispone de un año más de contrato con el campeón magiar. No pierde la ambición ni el afán de superación, ese es uno de los secretos de su éxito. Es una obviedad que, antes de su llegada, el Györi Audi ETO siempre se quedaba a las puertas de la final y ahora, en su vitrina, lucen tres Champions. Las mismas que tienen Viborg y Slagelse, los dos trasatlánticos daneses.

Foto: Uros Hocevar (EHF Champions League)


Cinco finales y tres títulos de Champions, se dice pronto pero cuesta muchísimo…

Bueno, en realidad cuesta lo mismo, ganes o no. Y para todos los equipos, es decir, es un año o varios años de trabajo para conseguir unos objetivos, unas veces se consigue y otras no. De eso se trata y, en eso, todos los equipos compartimos el mismo fin, que es el de ganar el siguiente partido y si fuera posible, una competición. No imagino a ningún deportista que piense de otra manera. La diferencia está, posiblemente, en la plantilla de jugadoras, la estabilidad, la continuidad, la experiencia y la suerte. Además, debo decir que, por encima de las ganadas, mis recuerdos siempre están en las no ganadas, tanto en Itxako como la del año pasado con Györ. En ambos casos, sirvieron de motivación y convicción para ganar las siguientes.

Solo el Hypo tiene más títulos (4) con el nuevo formato, pero Györ tiene la triple corona como Viborg y Slagelse… ¿Qué piensas de esto? Eres el único entrenador español con tres Champions femeninas.

La verdad es que no pienso en ello, solo que soy un tipo con suerte, que ha estado en el sitio exacto y en el momento oportuno.

Hablando ya de la final, ¿pensaste en los últimos minutos que se os podía escapar como el año pasado?

Sí, debo reconocer que cuando entramos en la prórroga, algunos flashes de la temporada pasaron vinieron a mi cabeza. Además, había cierto pánico a los lanzamientos de 7 metros, no solo por lo del año pasado sino porque, recientemente, habíamos perdido la Copa húngara de esa manera tan injusta.  Pero solo fue cuestión de segundos. Nos habíamos propuesto, firmemente, solamente pensar y estar centrados en el proceso, en la siguiente acción y nunca en el resultado final o el marcador momentáneo.

Foto: EHF Champions League

La semifinal contra Buducnost, especialmente la primera mitad, fue soberbia… ¿Cómo puedes explicar solo cinco goles en contra en 21 minutos con Neagu, Bulatovic y Jaukovic enfrente?

Ante semejante potencial ofensivo, no había otra solución que realizar un gran trabajo defensivo y focalizar nuestros esfuerzos en contactar con las lanzadoras rivales y llegar a las ayudas. Afortunadamente, cuando tienes jugadoras tan completas como las que hay en el  equipo, todo resulta más fácil.

¿Cómo ha sido esta semana posterior de celebración y reconocimientos diversos? ¿Le han puesto ya tu nombre a alguna plaza de Györ? ¿Te han regalado un Audi?

Bueno, las celebraciones han estado acorde al fin de semana vivido. No sé de qué nos ha costado más recuperarnos, si de los partidos del fin de semana o de las celebraciones posteriores. En cualquier caso han estado justificadas. En Györ en especial, y en Hungría en general, el sentimiento que despierta este equipo es alucinante. Para nosotras, supone una motivación extraordinaria que nos obliga a ser mejores, y en los partidos o competiciones como el del fin de semana, nos ayuda a ganarlas.

Foto: Györi Audi ETO

Háblanos de Görbicz por favor… Una jugadora que fue la mejor del planeta como central, que fue madre, que volvió al más alto nivel y que ahora se dedica también a dar clases magistrales desde el extremo… ¿Qué significa ella en Györ y en el balonmano húngaro?

Pues sencillamente, es la “QUEEN”. Una Reina con reino, con magia en sus manos y también en su cabeza. Lo que no deja de sorprenderme de ella es que el balonmano no tiene secretos, lo interpreta a su modo: el del espectáculo. Y no hay presión o partido que le impida ofrecerlo a sus aficionados, que le rinden pleitesía.

Nos dijiste después de ganar tu primera Champions que Nerea Pena era tu debilidad y todavía no está en tu equipo…

Cierto, la conozco bien. Quizás demasiado… Y se adaptaba perfectamente al estilo de juego y a las necesidades del equipo. Siempre ronda por mi cabeza esa opción, así como alguna otra jugadora española, pero al final creo que ella está muy a gusto en Budapest con su rol en el equipo.

El objetivo del próximo año será ganar todo en Hungría y revalidar la Champions, ¿puedes adelantar algo de la futura plantilla?

Bueno, es oficial que, de la plantilla actual, solo una o dos jugadoras jóvenes irán cedidas en busca de minutos y experiencia. El resto continúa. Además, hemos fichado a Stine Oftedal y a Ana Mette Hansen, jugadoras jóvenes pero a su vez contrastadas que inyecten savia nueva y el empuje necesario después de un año de éxitos.

Foto: Györi Audi ETO

Una doble, ¿es verdad que tuviste una oferta para entrenar a la selección española? La segunda: ¿te gustaría entrenar a las Guerreras en el futuro?

No hubo oferta, pero supongo que los clubes y federaciones deben manejar distintas posibilidades en cuando a lo de encontrar jugador@s o entrenador@s y es posible que yo estuviese en alguna de ellas.

Una última sobre tu papel como seleccionador de Rumanía, ¿hay potencial en la selección para poder luchar por podios de aquí a Tokio 2020? ¿Cómo definirías a Cristina Neagu?

Por potencial diría que sí, sin duda, pero me temo que hay equipos que nos llevan una ventaja importante y comprobaremos si en los años siguientes seremos capaces de reducirla. Sobre Neagu, simplemente con verla jugar se define a sí misma. Lo que sí os puedo añadir es que es muy competitiva, extraordinariamente competitiva. Y eso, unido a su clase y talento, hacen de ella, posiblemente, una de las mejores jugadoras que ha dado el balonmano en los últimos años, quizás en décadas futuras…


/ metros

3024 vistas totales 3 vistas hoy

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies