AINA LLOBET: “HAY POCAS MUJERES ARBITRANDO QUIZÁ POR MIEDO”

Entrevista: Ariadna Cañameras

Sin la afición, nada de esto tendría sentido: las jugadoras no vivirían el deporte como lo hacen y nuestro trabajo no existiría. Es una cuestión de mercado, la oferta y la demanda. Esta semana queremos homenajear a todas y todos aquellos que apoyan y viven el balonmano femenino, que siguen en pie de guerra ante cada campeonato y ante cada partido. Aina Llobet es una de las miles seguidoras de las que nos enorgullecemos. Tiene tan solo 19 años… Muy pocos para todo lo que ha logrado. Empezó a jugar al balonmano con 11, en el Ceaca Tàrrega, hasta que hace dos temporadas se marchó al CH Lleida Pardinyes, donde debutó en Lliga Catalana. Aina también arbitra, desde hace solo tres meses, a nivel federativo. Pero, por encima de todo, Aina es una fiel admiradora de las Guerreras: junto a Samuel Vidal, gestiona el Club de Fans de Carmen Martín y la página oficial de Facebook de Lara Gónzalez. Ha hecho vídeos, ha conocido a las Guerreras en persona y… ¡consiguió que Carmen Martín hiciera un clínic en su club! Defensora férrea del deporte femenino, Aina es una de esas Guerreras con las que compartir el balonmano femenino siempre es un placer.

Foto: Aina Llobet


¿Por qué eres seguidora de las Guerreras? ¿Cuándo empezaste a seguirlas?

Podría decir mil razones sobre por qué soy seguidora de las Guerreras, pero la más importante es por los valores que transmiten. Garra, lucha, fuerza, humildad… ¡Y enganchan! Empecé a seguirlas cuando tenía unos 13 años, el año antes de los Juegos Olímpicos de Londres, y desde entonces no las he dejado nunca.

Has llegado a contactar con alguna de ellas. ¿Cómo lo lograste?

Hace ya unos años, Pablo López, un chico de Galicia, me regaló una camiseta de Noelia Oncina, de su etapa en Sagunto, e intenté que me la dedicara. Así pues, contacté con ella a través de Facebook, le envié la camiseta y me la firmó. Cuando me llegó el paquete resultó que había algo más: estaba la camiseta de Carmen Martín. A partir de ese momento, empecé a hacer vídeos para las Guerreras, para mostrar el apoyo de todos los aficionados, y ellas siempre lo han agradecido. Todas las chicas han sido siempre muy amables conmigo y la verdad es que es de agradecer. Los otros deportes deberían de aprender de ellas. Deportistas de diez, pero personas de diez también.

Eres muy seguidora de Carmen Martín. ¿Por qué?

Por cómo es, nada más. A nivel deportivo, por las ganas que pone en el 40×20, la fuerza, la pasión que tiene por el balonmano, por su juego. A nivel personal, por lo bien que se ha portado siempre con mi familia y conmigo, por ser una persona tan cercana, tan humilde, tan humana,… Cosa que hace mucha falta a muchos deportistas. Desde aquí, quiero darle las gracias por todo lo que ha hecho y hace por mí. Y creo que no hace falta que le diga que es una persona muy importante en mi vida, porque ya lo sabe.

Foto: Aina Llobet

Lograr que hiciera un clínic en Lleida no fue nada fácil. ¿Qué supuso para ti como organizadora del evento?

Fue una pasada, ¡una auténtica pasada! Luchamos mucho para que Carmen estuviera y lo conseguimos. También tengo que decir que ella nos puso muchas facilidades y salió todo rodado. Era el primer año que en el club hacíamos una jornada de tecnificación femenina y contar con una Guerrera de tal nivel fue increíble… Las niñas alucinaban.

Foto: Aina Llobet

Eres jugadora y, además, arbitras. ¿Cómo ves tu futuro dentro del balonmano?

Espero seguir jugando durante muchos años más y arbitrando también, pero para eso hay que ponerle ganas y luchar día tras día para seguir creciendo. Tengo 19 años, así que supongo que me queda mucho balonmano por delante.

¿Por qué crees que hay tan pocas mujeres arbitrando partidos?

Realmente no lo sé, pero me atrevería a decir que por miedo. Vivimos en un mundo muy machista, y cualquier cosa que haga una mujer (y que también hace un hombre), siempre será menos.

Hiciste un trabajo de investigación sobre el deporte femenino. ¿A qué conclusiones llegaste?

Que la mujer ha evolucionado mucho respecto a sus orígenes, pero el deporte femenino sigue sin tener la misma importancia que el masculino y, a día de hoy, creo que sigue siendo una asignatura pendiente. Somos nosotros los que hacemos que el deporte masculino pase por encima del femenino, porque no lo consumimos o no nos lo dejan consumir. Si no hay el suficiente apoyo por parte de los medios, nunca conseguiremos que el deporte femenino aquí en España sea reconocido y, por lo tanto, este tendrá que seguir luchando por conseguir una máxima igualdad.

¿Tienes en mente algún otro proyecto sobre deporte femenino?

Sí. Estoy escribiendo un libro junto a Olga Laguarta y Pablo López. De momento están todas las ideas claras de lo que va a ser, solo falta acabarlas de desarrollar. Creo que será de gran ayuda para que la sociedad vea lo que está pasando con el deporte femenino. También estoy realizando charlas sobre deporte femenino en centros educativos, a niños de la ESO, ya que son las nuevas generaciones y tienen que hacer el futuro.

Foto: Aina Llobet

Como aficionada, ¿qué es lo mejor del balonmano femenino?

Creo que lo mejor es ver cómo las jugadoras luchan cada día para seguir haciendo crecer al balonmano. Ver cómo luchan por sus sueños. Ver cómo viven por el balonmano, porque el balonmano a muchas de ellas no les da para poder vivir.

¿Echas de menos algo? ¿Qué mejorarías?

Echo de menos la igualdad. Que las chicas tengan los mismos recursos que los chicos, es decir, que tengan los mismos horarios de entrenamiento, en los mismos pabellones, que viajen como ellos viajan,… Nada más, solo igualdad.

¿Cómo definirías la palabra ‘Guerrera’?

Hace un tiempo les hice el vídeo “¿Qué significan las Guerreras en mi vida?” y creo que es el que mejor define a la palabra Guerrera. “Las que siempre luchan, las que nunca se rinden, las que se caen y se levantan. Las que nos sacan más de un millón de sonrisas, las que nos enseñan que lo único imposible es aquello que no intentamos, que nunca nos debemos dar por vencidos y que, si queremos, nos podemos comer el mundo en un solo bocado. Esas mujeres que nos han emocionado, las que siguen haciendo historia, las que sueñan y nos hacen soñar”.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *